Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 4 2006 Internacional 27 NIKIFOROS DIAMANDOUROS Defensor del Pueblo Europeo Los españoles son los que más quejas plantean en Bruselas TEXTO FRANCISCO DE ANDRÉS. FOTO SIGEFREDO MADRID. Su nombre es, a primera vista, tan complejo como la misión que desempeña desde hace tres años en Bruselas: defender al ciudadano europeo de a pie del mal funcionamiento de las instituciones comunitarias. Pero los españoles han aprendido rápido a utilizar el correo electrónico del Ombudsman europeo. Desde 2004 son los ciudadanos que más quejas plantean ante su oficina, y este año- -según presagia el griego Nikiforos Diamandouros- -lleva el mismo camino gracias al enorme caudal de denuncias presentadas por los ecologistas por la construcción del puerto de Granadilla en Santa Cruz de Tenerife. ¿Somos más quisquillosos que los nórdicos en materia de buena administración comunitaria? -Bueno, la mayor parte de las quejas que recibe el Defensor del Pueblo Europeo se refieren a la protección del medio ambiente, y en eso los países del sur de la UE son más sensibles porque padecen más el problema. -En 2005 su Oficina recibió 3.920 quejas, un 20 por ciento de ellas procedentes de ciudadanos españoles, lo que nos sitúa en primer lugar, muy por delante de Alemania, la segunda con el 11 por ciento. ¿Da abasto para resolverlas? -Tengo que decir que la mayor parte de las reclamaciones que recibimos- -en concreto el 75 por ciento- -están fuera de mi competencia, que se limita estrictamente a las instituciones comunitarias; pero dada mi estrecha relación con los Defensores del Pueblo de cada Estado desvío muchas a las correspondientes instancias nacionales. ¿Cuáles son los principales males de la administración europea según se desprende de las demandas? -Son básicamente cuatro: la negligencia por parte de la Comisión Europea o del resto de las instituciones, los problemas en la selección de personal, las irregularidades en los concursos públicos, y la falta de transparencia en el acceso a los documentos. ¿Algún caso reciente que haya podido resolver? -Pienso por ejemplo en la demanda de una funcionaria europea a la que se negó la reducción de jornada cuando la solicitó para poder atender a su hijo. Su solución ha servido de precedente para evitar ese tipo de discriminaciones que afectan más a las mujeres. -En el año 2000 se aprobó una Carta de Derechos Fundamentales de la que el Defensor del Pueblo Europeo se supone garante... -Sí, pero en estos momentos no tiene ninguna fuerza legal hasta que se apruebe la nueva Constitución Europea. Cuando esto se produzca, el mandato del Ombudsman europeo se ampliará además al órgano máximo de de- cisión en la Unión, el Consejo Europeo formado por los jefes de Estado y de Gobierno. ¿Recibe quejas de ciudadanos españoles en lenguas distintas al castellano? -No está previsto por el Tratado comunitario. El Gobierno español podría hacer las traducciones a las lenguas cooficiales, pero, claro, eso plantearía problemas para la confidencialidad de las quejas.