Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 4 2006 Internacional 33 La Fiscalía israelí, sin pruebas contra el líder del FPLP por el asesinato del ministro de Turismo El Ejército asaltó el 14 de marzo la prisión de Jericó para evitar la fuga de Ahmed Saadat b El dirigente palestino no será puesto en libertad, ya que se le relaciona con otros delitos contra la seguridad de Israel que todavía no se han especificado JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Mucho ruido, ensordecedor, para no demasiadas nueces... a la vista de los acontecimientos legales. El pasado 14 de marzo, en una acción militar retransmitida en vivo y en directo por las cadenas de televisión de medio mundo, el Ejército de Israel, el Tsahal lanzó una operación de acoso y derribo contra la mukata de Jericó en la que se encontraba recluido el líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) Ahmed Saadat. El argumento de un ataque que duró más de diez horas y se saldó con la destrucción del centro administrativo palestino, cuyos escombros va a retirar de inmediato la Agencia Española de Cooperación Internacional tras un acuerdo entre Miguel Ángel Moratinos y Saeb Erekat, fue la retirada de la mukata de los observadores británicos y norteamericanos que custodiaban la prisión para evitar la fuga de Saadat y de sus compinches en el asesinato, en octubre de 2001, de Rehavam Zeevi, ministro hebreo de Turismo. La operación, como no podía ser de otro modo, se saldó con éxito para los intereses israelíes. Ahmed Saadat y los otros cuatro palestinos involucrados en el crimen contra Zeevi fueron capturados mientras el resto de los prisioneros y funcionarios salían y se entregaban en calzoncillos en unas humillantes imágenes que dieron la vuelta al planeta. Según los servicios de inteligencia interiores israelíes, el Shin Bet Saadat era responsable directo de haber ordenado el asesinato de Zeevi, amigo personal de Ariel Sharón, en respuesta a la muerte del anterior líder del FPLP, Abu Ali Mustafá. Pues bien, tras exhaustivos interrogatorios de todos los detenidos, el fiscal general del Estado israelí, Menajem Mazuz, ha llegado a la conclusión de que no existen pruebas suficientes y definitivas para inculpar a Saadat del crimen contra Zeevi (sí contra los otros cuatro sospechosos que ya fueron juzgados y condenados por los Tribunales palestinos) en lo que la Prensa hebrea ha calificado de vergonzoso fiasco del Shin Bet Mazuz ha asegurado que Saadat no será puesto en libertad pues está relacionado con otros actos contra la seguridad de Israel (no los ha especificado) pero no será llevado ante el juez israelí por el asesinato de aquel ministro de Turismo en Jerusalén Oriental. Ahmed Saadat, custodiado por militares israelíes, el pasado 27 de marzo Responsable intelectual Durante los meses más duros y decisivos de la Segunda Intifada, el Tsahal rodeó, atacó y aisló la mukata de Ramala, donde se encontraba Yaser Arafat, porque el presidente palestino daba refugio a Saadat. Israel no podía permitir que el responsable intelectual del asesinato de Zeevi no recibiera castigo y no cejó en su operación militar hasta que se llegó a un acuerdo para que Saadat fuera enviado a la cárcel de Jericó, donde le vigilarían de cerca los observadores internacionales. En una entrevista telefónica con ABC desde la prisión, Ahmed Saadat negó con vehemencia cualquier relación directa o indirecta con el asesinato del ministro de Turismo, conocido como Gandhi por su parecido físico, en su juventud, con el líder hindú que no por su apuesta por la no violencia. Ahora el fiscal general del Estado le ha concedido la razón, que no la libertad, para la que tendrá que esperar varios años, los que le caigan por los otros delitos contra la seguridad israelí de los que se le acusará en los Tribunales Militares. AFP Olmert y Peretz cierran el acuerdo para el Gobierno de coalición b Será el encargado de llevar a cabo la anexión definitiva de buena parte de Cisjordania para sellar las fronteras de Israel 60 años después (en 2008) de su creación J. C. JERUSALÉN. El resultado de las elecciones generales celebradas el pasado 28 de marzo en Israel sólo permitía una única combinación dentro del sentido común- -el menos común de los sentidos cuando de política- -también israelí- -pero no sólo israelí se habla- -para la formación de un Gobierno de coalición. La suma de fuerzas y escaños necesaria para la cocción de un Ejecutivo estable liderado por el Kadima, con Ehud Olmert, el heredero de Ariel Sharón, a la cabeza, apunta a la alianza del nuevo partido de centro- derecha con los laboristas, los jubilados y algún partido ortodoxo judío, en este caso, los sefardíes del Shas. Tal como estaba cantado. Partidos de los jubilados Y así será, con la posibilidad de alguna incorporación, prescindible en cualquier caso, de algún rezagado de última hora. Olmert, en efecto, cuenta ya con un acuerdo cerrado con el Partido Laborista- -ayer se hizo finalmente público el pacto- -que ocupará siete Carteras ministeriales (Defensa y Educación, las más importantes) y con el Partido de los Jubilados (ha conseguido un Ministerio, el de la atención a a las personas mayores, como es tremendamente obvio) Muy próximo está el acuerdo con el Shas, que se haría con los ministerios de Comunicaciones y de Industria y Comercio, aunque no con el de Interior, como era su deseo.