Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 4 2006 Internacional 31 Los escándalos ponen a Blair al borde del KO Esta semana negra recuerda a la de 1992, cuando John Major tuvo que retirar la libra del SME de parar la caída negándose a ceses o dimisiones a la espera de las municipales, a las que llega con los peores sondeos desde 1987 EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Los británicos pusieron ayer el nombre de miércoles negro a la jornada en la que tres ministros de Tony Blair se vieron en la picota por diversos escándalos: uno de ellos, el de Interior, con la dimisión presentada dos veces en un margen de pocas horas por la excarcelación de más de mil presos extranjeros sin repatriarlos; otro- -nada menos que el viceprimer ministro- investigado para ver si se violó el código de conducta ministerial en su affair con una secretaria, y un tercero, la titular de Sanidad, que recibió sonoros abucheos del sector sanitario que pretende reformar. La Prensa coincide en que se trata del peor momento de Blair en el Gobierno y avisa de que, como en el miércoles negro de John Major- -la histórica fecha de 1992 en la que el Ejecutivo se vio obligado a retirar la libra del sistema monetario europeo y que marcaría el definitivo declive de los conservadores- lo ocurrido ahora puede señalizar la pérdida de pulso de los laboristas y su final desmoronamiento. b El premier británico trata tranjeros están en la cárcel. Después de dar la cifra de 10.000, ayer Interior tuvo que admitir que 600 reclusos que habían asegurado ser británicos resulta que no lo son, y que de otros 915 se desconoce su nacionalidad. Descontrol e incompetencia En esta imagen de descontrol e incompetencia llueve sobre mojado, pues el martes Clarke tuvo que disculparse públicamente por haberse dejado en libertad a 1.023 presos extranjeros en los últimos siete años sin que, tras cumplir sus penas, se iniciara el preceptivo estudio sobre su repatriación. Los Servicios Penitenciarios habían advertido de las irregularidades hace casi un año sin que el Ministerio tomara medidas. Interior trata ahora de localizar a los excarcelados, pero sólo ha dado con un centenar. La dimisión de Clarke, negada dos veces por Blair, será inevitable si alguno de los ex presos comete un crimen grave (entre ellos hay tres condenados por asesinato y nueve por violación) Por su parte, el viceprimer ministro, John Prescott, está siendo investigado para determinar si en su relación de dos años con su secretaria personal, dada a conocer por el Daily Mirror, se ha roto el código de conducta ministerial. Al parecer, su amante, Tracey Temple, estuvo con él en el autobús electoral del Partido Laborista en la última campaña; también podría haber viajado en el coche oficial de Prescott para desplazarse hasta la residencia oficial del viceprimer ministro. Prescott lleva 44 años casado y ha indicado que su esposa, a la que comunicó el affair cuando supo que el asunto iba a ser publicado, está devastada Tony Blair, acosado por los escándalos, ayer en el 10 de Downing Street En el cambio de Gobierno que se produjo en 1997 hubo un previo desmorone conservador, pero los laboristas estaban mucho más altos en los sondeos (55 por ciento) Los tories advierten de que esa profunda diferencia comenzó a partir del miércoles negro de Ma- REUTERS Apatía electoral A Blair le salva que frente al bajo 32 por ciento de apoyo que los ciudadanos dan al laborismo para las municipales del 4 de mayo, los conservadores están en un 34 por ciento, según una encuesta publicada por The Guardian. jor y confían en que lo propio suceda tras el miércoles negro de Blair. Al miércoles le siguió un jueves no especialmente luminoso. La presión sobre el ministro del Interior, Charles Clarke, aumentó al saberse que en realidad el Gobierno no sabe cuántos ex-