Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 4 2006 Deportes 89 Zidane hizo oficial su adiós, pero la idea es hacerle embajador y que enseñe a la cantera del Madrid, ciudad donde vivirá El poeta enseñará su arte a los niños TEXTO: JOSÉ MANUEL CUÉLLAR FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Día tremendo, de lloro y pérdida. De emoción mal disimulada, de aires trágicos ante la certeza de que en breve no volveremos a ver la fantasía de Zidane sobre el campo, ni su poesía ni su capacidad para hacer sentir a los aficionados que son como niños ante el esplendor de su magia. No había buenas caras en Valdebebas, mucho pesar, como si se fuera un patrimonio de la Humanidad (que lo es) y una comparecencia que se extendió casi una hora, con muchas perlas: No puedo más, no puedo seguir otro año esperando. Llevo tres temporadas esperando ganar algo para poder despedirme, pero había que tomar esta decisión y es hora de hacerlo. No puedo seguir jugando cada tres días, mucho más cuando sé que no lo estoy haciendo bien y que sufro demasiado a menudo molestias que no tenía hace años La consternación fue general. No había colores ayer, los que eran del Barça, del Atlético, del Valencia, del Deportivo, todos se mostraban apesadumbrados. Y es lógico teniendo en cuenta que su arte sobrepasa las fronteras: Me quedo con lo bueno, con los compañeros. Ninguno de ellos, ninguno, quería que me fuera, y eso me lo ha hecho mucho más duro Bromeó con los mejores momentos, que son los con los que se queda: La consecución del Mundial y la final de la novena. Me gusta decirle a Roberto Carlos que me envió un melón en vez de un centro. Es bonito compartir un gol como ese con un compañero Asegura que se va en contra de la opinión de todo el mundo: Yo quería haberme ido antes, es verdad. Cuando hablé con Florentino para la renovación tenía mis dudas. Yo le decía que, como mucho y sin tenerlo seguro, un año. Pero él quería que renovara, no un año ni dos, sino hasta tres. No podía ser, yo sabía que no podía. Y al final lo dejamos en dos Me quedo con el cinco, gracias Fueron bastantes los que se acercaron a Valdebebas para dar su adiós al francés. Salió tarde porque tiene que cuidar su tobillo derecho, pero cuando lo hizo fue aclamado por la afición que, por cierto, pasó bastante de la plantilla, que se entrenaba en un campo cercano. En la grada una pancarta, que rezaba: Me quedo con el cinco, gracias crack No fue el único agradecimiento que recibió: Más de treinta cámaras, innumerable fotógrafos y más de doscientos periodistas, que se pusieron en pie para tributarle una gran ovación al final de la comparecencia. El sí que lo merecía... Asegura que se va en contra de la opinión del vestuario y que por eso ha sido más duro esas exclamaciones ante los controles imposibles, las roulettes marsellesas, los engaños a las defensas rivales con la misma facilidad con que engañaba a la cámara de televisión (gol al Deportivo) A Zizou le parecía increíble: No sé. Nunca lo entendí bien. Tal y como he estado jugando últimamente lo normal es que me hubiesen silbado y gritado mucho más, pero no ha sido así y no sé la razón. Quizás es porque soy una persona muy accesible, no sé. Lo único que puedo decir es que me han tratado de maravilla y me he sentido muy, pero que muy querido en este campo A los aficionados madridistas les van a quedar los vídeos de las jugadas imposibles, de los goles majestuosos y esa sensación de luminosidad cada vez que el francés saltaba al campo pero, sobre todo, le va a quedar esa imagen de caballero dentro y fuera de la cancha, de corrección y de honestidad al irse renunciando a seis millones de euros cuando un contrato se los garantizaba: No puedo seguir, de verdad, me cuesta pensar en empezar la pretemporada de nuevo. Si no estoy bien, si no puedo hacer las cosas que hacía, prefiero irme. Siempre me quedará la opción de coger una licencia amateur y jugar en mi barrio Queda una última esperanza, el deseo del Olympique de Marsella de repescarle después del Mundial. Es su ciudad y su gente, pero parece difícil que se eche atrás. Ayer en Valdebebas hubo mucha gente que lloró. Yo lo hice y me siento orgulloso de ello. Se esfuma la poesía... Zidane, durante el anuncio de su despedida en Valdebebas REACCIONES Frank Beckenbauer Presidente del Comité Organizador del Mundial de Alemania Tenemos la suerte de que participe en el Mundial después de su regreso a la selección. No imagino un final más grande que un evento así para uno de los mejores futbolistas europeos de la historia Raúl González Capitán del Real Madrid Se va un jugador único, con una calidad que no he visto en otro futbolista. Ha sido un buen compañero, una persona muy trabajadora y humilde Marcello Lippi Seleccionador de Italia Ha sido grandísimo, el más grande en los últimos quince años. En los partidos y en los entrenamientos hizo cosas realmente increíbles David Beckham Jugador del Real Madrid Como jugador para mí es el número uno, el mejor del mundo, y como persona igual. Estoy muy triste de que el mejor jugador del mundo no vaya a seguir jugando en el Real Madrid. Es triste, pero su carrera ha sido la mejor y le deseo mucha suerte El respeto de la afición Se va a quedar a vivir en Madrid. El club sigue pensando en hacerle embajador por el mundo, pero lo que él quiere hacer es enseñar a los niños, con los que se siente bien: No estoy preparado para ni siquiera acercarme a la primera plantilla Y hubo recuerdos para muchos, para Makelele: Con él nos habría ido mucho mejor. El club no quería que renovara, pero no era la opinión de los jugadores. Su trabajo era muy importante y perdimos mucho cuando se fue Pero la máxima mención fue para la afición, que siempre estuvo con él, ese profundo silencio de respeto cuando las cosas no salían,