Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 JUEVES 27 4 2006 ABC Sociedad Ucrania, Rusia y Bielorrusia conmemoran por separado el veinte aniversario de Chernóbil Actos oficiales y religiosos se simultanearon con acciones de protesta b La policía rusa detuvo a una do- cena de activistas de Greenpeace que se manifestaban contra el proyecto del Gobierno de construir 40 nuevas centrales nucleares RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia, Ucrania y Bielorrusia, los tres países más afectados por el escape nuclear de Chernóbil, formaban parte del mismo Estado hace 20 años, cuando se produjo el accidente. Las tragedias suelen unir a los pueblos, pero también los pueden separar. El vigésimo aniversario de la mayor catástrofe de la historia de la industria nuclear civil se conmemoró ayer de forma muy distinta en las tres antiguas repúblicas soviéticas. En Ucrania lloraron a las víctimas bajo el signo de la esperanza. En Rusia las autoridades pasaron casi de puntillas ante el aniversario, mientras la oposición protestaba por el olvido que sufren los afectados y por los planes de construir más centrales nucleares. En Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, el último dictador de Europa, se empleaba a fondo contra quienes se resisten a aceptar sus planes de repoblación de las zonas contaminadas. Las ceremonias comenzaron de madrugada en Kiev, la capital ucraniana, con una misa en la iglesia de San Miguel, situada junto a uno de los monumentos dedicados a las víctimas de Chernóbil. A los oficios acudieron el presidente del país, Víctor Yúshenko, y otras personalidades, como el primer ministro y el alcalde de la ciudad. Al mismo tiempo y coincidiendo con la hora en la que hizo explosión el reactor numero 4 de la planta de Chernóbil (la 1: 24 de la madrugada) en Slavútich, localidad situada a medio centenar de kilómetros al noreste del lugar de la catástrofe, tenía lugar otro emotivo acto religioso. Veinte campanadas y una sirena recordaron el momento exacto en el que la cubierta del reactor 4 saltó por los aires, liberando a la atmósfera 50 toneladas de desechos con un nivel de radiactividad equivalente a 500 bombas atómicas como la de Hiroshima. El monumento en memoria de los liquidadores los 650.000 bomberos, soldados y voluntarios que trabajaron en las labores de desactivación del escape radiactivo, se llenó de pequeñas velitas mientras se guardaba un minuto de silencio. Al amanecer, todos se trasladaron a Chernóbil. Slavútich fue construida tras el acci- dente para realojar a los trabajadores de la central, que tuvieron que abandonar precipitadamente Prípiat, la ciudad que sufrió el primer embate de la nube radiactiva. Entre Slavútich y la zona de exclusión circula un tren, en el que cada día se trasladan a su lugar de trabajo los empleados que aún trabajan en Chernóbil. Pese a que fue clausurada hace casi seis años, la central atómica requiere aún mantenimiento y supervisión, sobre todo en lo que atañe a los residuos nucleares de los otros tres reactores de la planta. El deteriorado sarcófago que cubre el reactor accidentado tam- bién necesita constante atención debido a sus numerosas grietas. La ceremonia fúnebre junto a la central nuclear comenzó al mediodía. Uno de los guardias encargados de vigilar el paso a la zona cerrada de Chernóbil comentaba ayer que, desde el accidente, nunca había visto tanta gente reunida en las inmediaciones de la central. Sin embargo, ninguna personalidad rusa de alto nivel estuvo ayer presente en Chernóbil. Lukashenko tampoco envió a nadie. Quinientos liquidadores En el cementerio moscovita de Mítino, en donde están enterradas las primeras víctimas de Chernóbil, se congregaron 500 personas, en su mayoría antiguos liquidadores Tampoco hubo altos dirigentes. El acto terminó convirtiéndose en un mitin en contra la energía nuclear y la falta de ayudas a los afectados. El dirigente reformista, Grigori Yavlinski, uno de los oradores, afirmó que cada vez que se celebra un aniversario de la catástrofe de Chernóbil, se suceden las promesas de elevar la prestaciones a las víctimas, pero todo se olvida pocos días después La Plaza Roja de Moscú fue también escenario de una peculiar sentada. Una docena de activistas de Greenpea- Gorbachov asegura que lo que acabó con la Unión Soviética no fue su perestroika sino el desastre de la nuclear En San Petersburgo y Tula, ecologistas y antiguos liquidadores también hicieron actos de protesta ce se encadenaron a la valla de la catedral de San Basilio ataviados con camisetas amarillas en las que se podía leer: ¡No a Chernóbil! Todos ellos fueron detenidos junto con los periodistas que cubrían la noticia. Greenpeace distribuyó después una nota condenando el proyecto del Gobierno ruso de construir 40 nuevas centrales nucleares por todo el país. Según la orga- Zapatero llevará al Parlamento el debate sobre las nucleares El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer en el Congreso su intención de trasladar a la Cámara las conclusiones de la mesa de diálogo que se constituyó en noviembre para estudiar el futuro de la energía nuclear en España. Esta mesa redactará sus conclusiones el 17 de mayo. En ningún momento llegó a referirse al hipotético cierre de las centrales españolas, ni menos aún a fijar un calendario. Zapatero, según la respuesta a una iniciativa de IU- ICV, quiere asegurar un horizonte de seguridad, defensa medioambiental, garantía energética de nuestro país y nueva política en materia de energía nuclear Las nueve centrales nucleares, ocho a partir en la Plaza Mayor de Madrid para recordar a las víctimas y criticar los intentos de la industria nuclear para falsificar en su opinión, los datos sobre los verdaderos impactos del accidente. El Instituto de Salud Carlos III y el Consejo de Seguridad Nuclear suscribieron ayer un convenio para realizar un estudio epidemiológico que investigue si existe algún efecto de la exposición a las radiaciones ionizantes sobre la mortalidad por cáncer en la población en las proximidades de las instalaciones nucleares y radiactivas españolas. La investigación, que finalizará en tres años, incluirá los municipios que se encuentren en el radio de 30 kilómetros alrededor de las plantas nucleares. Protesta de Greenpeace en la Plaza Mayor de Madrid REUTERS del domingo con el cierre de Zorita (Guadalajara) producen el 17,9 de la energía consumida en España. Zapatero señaló que Chernóbil tuvo y ha de tener gran incidencia en la reflexión sobre la energía nuclear, las garantías de seguridad y el futuro de la misma como fuente de abastecimiento En España también se produjeron protestas en el 20 aniversario de la catástrofe de Chernóbil. Greenpeace simuló la presencia de 50 cadáveres