Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid JUEVES 27 4 2006 ABC Los andenes del suburbano volvieron a ser ayer una trampa para un millón de usuarios. Empresa y trabajadores mantienen reuniones maratonianas para desconvocar la huelga Atrapados y en peligro dentro del Metro TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Las mismas aglomeraciones y la misma peligrosidad en los andenes a cuenta de tanto gentío. Los mismos nervios e idéntica incredulidad por parte de los usuarios del Metro que ayer, segunda jornada de paros intermitentes, no atinaban a creerse tanto caos en un transporte público que utilizan, a diario, dos millones de personas. Los paros- -que se producen de 3 a 5,30 de la madrugada, de 6,45 a 9,15 y de 18,30 a 21 horas- están convocados por el Sindicato de Conductores en demanda de una serie de mejoras sociales, laborales y retributivas. Volvió ayer el peligro a los andenes del Metro. La densidad de público esperando a la llegada del tren fue, en algunos momentos, tan alta que los empleados y los propios viajeros se asustaban de verse tan cerca del borde del andén y tenían que dejar pasar varios trenes porque en el que acababa de parar ya no cabía ni un alfiler. Un juez podría declarar ilegal el paro Cientos de viajeros intentan entrar en los vagones, abarrotados de público Si se enconara mucho la situación, claro que habría que tomar alguna medida más drástica explicaban ayer fuentes del Gobierno regional. Una de esas medidas, a la que todo apunta que no se llegará, podría ser que la propia Comunidad instara a un juez para que declarara la huelga ilegal debido a los graves perjuicios que produce a un número importante de ciudadanos. También cabrían las sanciones personales a los huelguistas, han indicado las mismas fuentes pero deberíamos pensar que nunca se va a llegar a ese punto. Por el bien de todos El propio Sindicato de Conductores, que convoca los paros intermitentes, sabe que una ristra de huelgas como la que han previsto (hasta el 29 de mayo) desgasta en exceso. Por lo pronto, tienen que hacer frente a una merma en su salario porque se les descuenta aproximadamente un 20 por ciento del sueldo cada jornada de paro que realizan. El caos llegó a tal punto en algunas estaciones que, en las taquillas, se colaba la gente sin pagar. Yo tengo abono y me da lo mismo, pero he visto a un chaval que se ha guardado su billete de diez viajes y ha saltado la entrada tan campante decía Carlos H. usuario de la estación de Pacífico, en la línea 1. Los paros, como se sabe, están convocados también para mañana 28 de abril; 3, 5, 8, 10,12,17, 19, 22, 24, 26 y 29 de mayo. En la jornada de ayer circularon un total de 143 trenes, 7 más de los 136 previstos en los servicios mínimos dictados por el Gobierno regional, pero insuficientes para cubrir la demanda de público. De hecho, cada día utilizan el Metro dos millones de personas. Los paros están afectando, cada jornada, a un millón de usuarios: medio millón en la huelga matutina y otro medio millón en la vespertina. a primeras horas de la noche fuentes de Metro. De hecho, la reunión que se mantenía a esa hora se podría prolongar hasta la madrugada. Y seguirán hoy. Ayer se discutieron aspectos técnicos; hoy serán de índole retributiva y sólo en el ámbito de la cláusula 14 del convenio colectivo que se refiere a aspectos de productividad Perjuicio al público Eloy Gómez, portavoz y secretario general de Sindicato de Conductores, convocante de la huelga, también participa en las negociaciones. Soy el primero que está deseando que esto se acabe, por el perjuicio que se hace a los madrileños y por mis compañeros manifestaba a ABC. Cada jornada de paro se descuenta un 20 por ciento del sueldo a los huelguistas. A última hora de ayer parecía que las negociaciones iban por buen camino y que iban a dar buenos resultados En cualquier caso, la desconvocatoria de los paros tiene que partir del Sindicato de Conductores. Eso se verá hoy y, por lo tanto, si se vuelve a la normalidad en este medio de transporte. A punto de motín En la estación de Nuevos Ministerio se registró una especie de motín La escena fue ésta: el conductor, que pretendía cambiar de dirección su tren para acudir a otra vía, pidió a los viajeros que se bajaran del convoy. Éstos se negaron y, durante más de ocho minutos, se vivieron escenas de nerviosismo hasta que, finalmente, el tren continuó por su camino. Buenas ofertas Durante todo el día de ayer- -en sesiones de mañana y tarde- -Metro se reunió con el comité de empresa. Hemos hecho una serie de ofertas que no se van a poder rechazar comentaban