Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 4 2006 Nacional 17 Los obispos catalanes no pedirán a sus fieles que voten en contra del Estatuto Sí alertarán de los riesgos morales del desarrollo legislativo del proyecto b La Conferencia Episcopal Tarra- Guerra dice que nadie más que los políticos cree que Andalucía sea una nación ABC MADRID. El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, aseguró ayer que en Andalucía nadie más que los políticos cree que esta comunidad sea una nación. Guerra se refirió, en declaraciones en Antena 3, a la propuesta de reforma del Estatuto andaluz que está debatiendo el Parlamento de esta comunidad, y aseguró no creer que Andalucía sea una nación. Yo no lo creo, y no lo cree nadie en Andalucía, nadie más que los políticos dijo. Guerra destacó que ese debate, si bien existe en otras comunidades como Cataluña o el País Vasco, no existe en Andalucía y subrayó que los andaluces son los más universales que se pueden encontrar ya que han aceptado todas las invasiones culturales de la historia Además, consideró que la entrega de cuatro millones de firmas en el Congreso por parte del PP pidiendo un referéndum sobre el Estatuto catalán sólo conduce a la melancolía puesto que el PP sabe que la ley lo impide taxativamente conense emitirá hoy un comunicado sobre el Estatuto en el que no hará una recomendación explícita sobre el voto en el referéndum JESÚS BASTANTE MADRID. Los once obispos de las diócesis catalanas no pedirán a los fieles católicos que voten en contra del Estatuto en el próximo referéndum, aunque sí alertarán de los riesgos morales del mismo, sobre todo en sus desarrollos posteriores, que, a su juicio, abrirían la puerta a la liberalización del aborto y de la eutanasia. Los prelados miembros de la Conferencia Episcopal Tarraconense, reunidos ayer y hoy en el santuario mariano de Montserrat, debatían al cierre de esta edición el contenido del comunicado final de su reunión ordinaria de primavera. Aunque no se encontraba dentro del orden del día, los obispos de Cataluña han entrado de lleno en el estudio del proyecto de Estatuto catalán y los riesgos que se deducen de su título primero, mediante el que, según expli- có el obispo de Sant Feliz de Llobregat, Agustí Cortés, se puede abrir la puerta a desarrollos legislativos posteriores donde se tomen decisiones contrarias a la moralidad cristiana como serían el aborto libre y la eutanasia. El Estatuto definitivo nos pone en una situación difícil reconoció monseñor Cortés. A favor del texto, excepto en lo moral Pese a alertar de las complicaciones morales que supondría para un católico avalar este Estatuto, parece claro que los obispos catalanes no van a realizar una recomendación explícita acerca de cuál debe ser el voto de los católicos en el referéndum. Al parecer, en el seno de la Iglesia catalana existe un fuerte debate sobre la conveniencia de posicionarse en La Iglesia en Cataluña admite que el texto pone al católico ante una situación difícil por el aborto o la eutanasia contra del Estatuto. En este sentido, la mayor parte de los prelados estarían a favor del articulado del texto, excepto en las cuestiones relativas a la defensa de la vida, el matrimonio y la enseñanza religiosa. La inclusión del concepto nación no parece ser un tema que preocupe excesivamente al episcopado catalán, aunque fuentes cercanas a la Tarraconense han afirmado que los obispos de Cataluña están esperando a la Asamblea Plenaria Extraordinaria que la Conferencia Episcopal española celebrará los días 21 y 22 de junio y que, entre otras cuestiones, podría aprobar una instrucción pastoral sobre la unidad de España, que no contaría con el apoyo de la Iglesia catalana. Ayer mismo, durante una misa celebrada en Montserrat, el arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, apuntó que en el proceso de aprobación del Estatuto, el proyecto habría de mejorarse para reconocer plenamente los valores de la vida, de la muerte, del matrimonio y de la familia, así como de la libertad de los padres a la educación y de la sociedad que configure nuestra identidad