Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional JUEVES 27 4 2006 ABC Madrid, la Comunidad más solidaria ¿Madrid es la región más solidaria? -Sí, la que más aporta a la caja común, y esa solidaridad, lejos de perjudicarnos como quieren hacer ver algunos nacionalistas, nos ha salido rentable. Probablemente porque nuestros principales clientes son el resto de Comunidades españolas, nos ha venido muy bien que las otras regiones se beneficiaran de la solidaridad de todos los madrileños, progresando y creciendo. -Le podían dar la receta a Cataluña para que consiga las cifras económicas de las que ustedes presumen... -En efecto, la semana pasada el INE ha publicado las cifras de crecimiento regional en España, y la Comunidad de Madrid sale la primera con un 4 por ciento de crecimiento frente a un conjunto nacional que crece el 3,6 por ciento. Tan cerca como el año 2002, el crecimiento de Madrid fue inferior al crecimiento del conjunto de España en cuatro décimas. En cambio, ahora somos superiores en 6 décimas. Francisco Camps, con Ruiz- Gallardón y Rajoy, antes de empezar la conferencia FRANCISCO SECO Camps: En el estatuto valenciano hay una nación, España, que es la nuestra Acusa a Zapatero de haber roto el principio nacional de la solidaridad de la Generalitat valenciana pone su labor como ejemplo de que el PP es un partido de Gobierno que se ocupa de los problemas reales ABC MADRID. El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, remarcó ayer las diferencias entre la reforma del Estatuto pactado en su Autonomía y la catalana en marcha o la andaluza. Hay una nación, la nación española, que es la nuestra comentó, entre aplausos, sobre el contenido del texto aprobado en las Cortes generales y en las valencianas. Camps, arropado por dirigentes de su partido como Mariano Rajoy y Ángel Acebes, además de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y el alcalde, Alberto RuizGallardón, y numerosos diputados y senadores por las circunscripciones de Valencia, Alicante y Castellón, aprovechó su presencia en los desayunos de Europa Press para insistir en el mensaje de que cualquier cambio en la estructura del Estado debe ser acordado entre los dos grandes partidos, PP y PSOE, como ha ocurrido en el caso valenciano. El presidente de la Generalitat valenciana apeló a su propia experiencia en el Gobierno- -secretario de Estado de Administración Territorial con Acebes de ministro- -para explicar que sabe perfectamente lo delicado que es el entramado del Estado de las Autonomías y que cualquier cambio en un punto afecta al conjunto b El presidente (Viene de la página anterior) en la visión de España, en la política internacional... Podemos discrepar en cuestiones de menor importancia, pero no en las fundamentales. ¿Hay corrientes en su partido? Le doy nombres: el citado Gallardón, Núñez Feijóo, Piqué, Camps... -Estoy de acuerdo plenamente con Camps, Núñez Feijóo, Piqué. Yo he sido vecina de asiento en el Consejo de Ministros del señor Piqué y tengo una excelente relación con él. Otra cosa es que yo crea que hay un discurso en Cataluña, que es el de Ciutadans, de Albert Boadella, con el que yo puedo llegar a coincidir más que con el del propio Piqué. Pero en la mayoría de las ocasiones, no. -Usted se ha convertido en un bastión contra el Gobierno de Zapatero. ¿Se ve en responsabilidades mayores, por ejemplo, en La Moncloa? -No está en absoluto en mi agenda. Yo nunca he planificado mi vida política. Mi agenda es que mi partido me nomine como candidata a la Comunidad y ganar las elecciones de 2007. Como dirigente nacional, no es que yo me haya convertido en un bastión del PP contra Zapatero, es que Zapatero me ha puesto a mí en el punto de mira. Está decidido a acabar con el Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid y yo a que no lo consiga. -Y si Rajoy pierde en 2008... -Mire, perder elecciones no es ningún deshonor. Es una cuestión que nos debe llevar a analizar lo que ha ocurrido y tratar de hacerlo mejor en el futuro. Se aprende mucho de los tropiezos. No pasaría nada. Lo importante es que el PP siga siendo el primer partido de España, que lo es. hasta desequilibrarlo todo. Se refería a las diferencias y privilegios en competencias y financiación que buscan otras reformas estatutarias. Se genera desconfianza y el modelo territorial no debe generar desconfianza, sino garantía de que todos tenemos las mismas opciones y oportunidades añadió Camps además de acusar a Zapatero de haber roto desde el primer minuto el principio básico de la solidaridad, uno de los fundamentales de la Nación. En su afán de comparar el sentido nacional del PP con los derroteros que ha tomado el PSOE en la materia, el presidente de la Generalitat comentó que no entendía la pretensión de crear pequeñas parcelas al estilo nacionalista cuando se tiene la responsabilidad de dirigir una nación. A mí me encantaría liderar a 43 millones de españoles agregó para matizar luego que se refería a su incomprensión por la falta de miras de Zapatero y no de aspiraciones propias. Camps aprovechó para insistir en que el PP es un partido de Gobierno, no sólo con vocación de gobierno como demuestra en la Comunidad Valenciana y ocupado en los problemas reales de los ciudadanos. Zaplana dice que está tranquilo con el informe del Tribunal de Cuentas El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, aseguró ayer que está absolutamente tranquilo con el hecho de que el fiscal del Tribunal de Cuentas haya pedido a Anticorrupción que reabra las diligencias sobre la campaña de las pensiones que realizó en 2003, cuando estaba al frente del Ministerio de Trabajo. En este sentido, el dirigente popular- -que ayer no acudió al desayuno- coloquio protagonizado por Francisco Camps en Madrid- -restó importancia al asunto al considerar que se trata de un tema reiterativo que arrastra desde hace tres años. Lo que podría preocuparme es que el informe del Tribunal de Cuentas no fuera el que conocemos. Si se hubiera detectado cualquier anomalía, yo, sin duda, tendría que responder y dar cuenta de ello. Pero (el informe) no suscribe ninguna de esas cuestiones que se plantean con tibieza y con miedo añadió. No son de la misma opinión los dirigentes de otros partidos. El PSOE, Izquierda Unida y ERC se apresuraron a avisar a Zaplana de que tiene un grave problema con este asunto, al tiempo que vaticinaron que la Justicia castigará la gestión del actual portavoz del Grupo Popular cuando era ministro de Trabajo.