Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 4 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA DIPLOMACIA Y NUEVO ORDEN ENTE quisquillosa, los diplomáticos. Estos caballeros, tan acostumbrados a mesurar su indignación con términos calibrados en una perfecta escala de sutilezas regladas, se han cabreado de golpe, y rasgado al unísono esos uniformes de húsar que tanto encandilaban antaño a las chicas casaderas de la alta sociedad, porque el Gobierno ha cambiado el temario de las oposiciones de acceso, al parecer bajo la presunta inspiración del benemérito don Gregorio Peces- Barba. Que si han suprimido a los Reyes Católicos, el Descubrimiento de América y el Tratado de Utrecht, que si han incluido la Alianza de Civilizaciones y el modelo confederal suizo... Pero almas de cántaro, ¿a qué viene tanto esIGNACIO cándalo? ¿Cómo no van a CAMACHO estudiar los futuros embajadores esa Alianza que fascina al orbe y vertebra el renacido liderazgo internacional de nuestra patria? ¿Qué quieren, ir por esos mundos de Alá con un ideario sobre el diálogo de religiones inspirado en los principios del Guerrero del Antifaz? Y lo del Descubrimiento... si ese concepto tan obsoleto ya no se estudia ni en Primaria, hombres de Dios. Si acaso, Encuentro de Culturas, que es lo máximo que toleran los dirigentes de la nueva hornada latinoamericana. Sí, latinoamericana; al que diga Hispanoamérica lo suspenden en el primer ejercicio. Eso no mola en el espíritu bolivarista del excelentísimo caudillo Hugo Chávez ni en el internacionalismo resistente del heroico Comandante Castro. ¿Cómo le vamos a ir hablando de la conquista de Pizarro a don Evo Morales y a don Ollanta Humala, para quienes aquello no fue sino un insigne genocidio? El tiempo de las políticas de Guanahaní- -cristalitos y baratijas por oro- -pasó a la Historia en este nuevo orden. Ahora, el oro (negro) lo tiene Chávez. Y si a Chávez no le gusta el Descubrimiento, pues siete llaves al sepulcro de Cristóbal Colón, como las que pedía Costa para el del Cid. Nadie se ha enterado de que hace medio milenio de la muerte del Descubridor. Que lo celebren en Génova (ciudad, no calle) al fin y al cabo, si se topó con América fue por casualidad. Como dicen los indigenistas, ellos ya se habían descubierto a sí mismos. Respecto al modelo helvético, vaya queja: no hay país más civilizado ni estable. Aquí se nota la mano culta de Peces- Barba. De otro modo, habrían elegido el de Albania, que es el que les va a los batasunos, esos chicos tan à la page a quienes los futuros embajadores quizá pronto tengan que invitar a café en vajillas de porcelana cuando salgan al extranjero. Esto es lo que hay. A cada época corresponde una superestructura ideológica, y ésta es la que impregna toda la providencial égida zapaterista: buenismo, igualitarismo, relativismo, confederalismo. Si no les complace a esos señores tan estirados y elitistas del Cuerpo de Diplodocus, que hagan como Zidane, que va a ser embajador del Real Madrid sin pasar por ninguna escuela. O que se apunten directamente al PSOE. Total, si al final los destinos más golosos acaban siempre en manos de profesionales de la política... G IRÁN Y LA DESNUCLEARIZACIÓN TOTAL H AY un movimiento en Estados Unidos, fuerte y disperso, a favor de la total supresión de armas nucleares. Es probable que el presidente Bush trate de hacer como si no existiera. Pero el movimiento está ahí. Anteayer un antiguo jefe de la delegación americana en las negociaciones de Ginebra, Max M. Kampelman, defendía el principio de la abolición total. Kampelman mantuvo en nombre de Reagan la oferta a la URSS para la completa supresión de armas de destrucción masiva. No salió adelante entonces pero hay que insistir. Hasta el infinito. Los desafíos verbales del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, encubren una realidad sumamente peligrosa. EE. UU y sus (lejanosen otras materias, noen ésta) aliados europeos están ante una alternativa: o bien un Irán en poder del arma atómica, lo que llevaría en corto plazo a una Arabia Saudí nuclearizada, con Turquía, Egipto, Argelia y otros estaDARÍO dos: situación de imposible control. O VALCÁRCEL bien una intervención militar de EE. UU. insuficiente si no utiliza armamento nuclear, gran paradoja: para impedir que Irán disponga de armas nucleares, usemos nuestras armas nucleares. Porque sólo las bombas nucleares de plutonio como la B 61- 11, podrían penetrar los refugios iraníes. El último grito del entramado industrial- militar, que Eisenhower describiera en 1957, es este proyectil capaz de destruirlo todo hasta 100 metros de profundidad, tal es la onda de calor desencadenado, 3.800 grados, dulce regreso a la cristalización. No se trata de un centro: habría que bombardear 60 80 laboratorios, destruir un país y quizá a gran parte de sus 71 millones de habitantes. Y además ocuparlo. Hemos visto muestras menores de lo que el hombre puede alcanzar en su capacidad destructora. Vemos, por ejemplo, los heridos americanos de Irak, heridas psíquicas incurables. Hablamos de la raza humana, no de americanos, ni iraníes. Juegos de niños al lado de lo que el hombre es capaz de hacer. Un experto serio (pidió no ser citado) al servicio del Departamento de Defensa de la actual administración hablaba hace dos meses de los desafíos a Estados Unidos. Explicó a sus dos interlocutores, uno de ellos firmante de esta nota, los riesgos de los 32 meses finales de Bush. El presidente ha dado no pocas pruebas de incompetencia, de acuerdo... Pero quizá no estemos ante un insensato en manos del ala extrema de la extrema derecha Para la bomba iraní faltan diez o mas años. Bush tratará de ganar tiempo. No querrá pasar a la historia, si la hubiera, como el presidente del definitivo enfrentamiento. Parece ser que 36.000 iraníes se han inscrito, sólo en Teherán, como disponibles para devolver los ataques, aún a costa de sus vidas (o sea, suicidas) Sólo EE. UU. puede proponer hoy el desarme nuclear. No sabemos hasta dónde Rusia mantiene su arsenal, pero el esfuerzo es exhaustivo. Francia y China tienen cada una 400 cabezas nucleares. Reino Unido carece, de hecho, de autonomía atómica. Kampelman tiene larga experiencia y está de vuelta. Nunca como hoy he temido tanto por el futuro de mis hijos y mis nietos (Lean también la dura carta a Bush, IHT, 26 abril, de Madeleine Albright, Joschka Fischer, Hubert Védrine) Sólo la eliminación de las armas nucleares puede liberarnos de un futuro destructor. El asunto, añade Kampelman, no está en la agenda del presidente. Sí lo estuvo en la de Reagan. EE. UU. podría eliminar todas sus armas nucleares si el Consejo de Seguridad garantizara la universalidad del compromiso. Y claro que puede garantizarlo. Siempre que EE. UU. le apoye. ¿Ideal alcanzable? Sí. Grandes reformas han salido adelante por la tozudez de sus defensores. Ejemplo, la Declaración de Independencia americana: un mundo sin esclavitud, derechos iguales para todos... Kampelman recuerda a aquella América de sufragio sólo para propietarios, ciudadanía de segunda para las mujeres, de tercera para los negros... Sólo la tenacidad y talento de los legisladores impuso los grandes cambios.