Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 27 4 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil EL PUENTEO DE MADRID (II PARTE) E TERRORISMO VERIFICADO N clara violación del alto el fuego anunciado el 22 de marzo, ETA sigue enviando cartas de extorsión a los empresarios vascos. Según la información que hoy publica este periódico, las últimas misivas fueron enviadas y recibidas entre finales de marzo y principios de este mes de abril y recogen el habitual tono extorsionador de los etarras. La acreditación de este nuevo acto terrorista- -pues por tal ha de entenderse, legal y judicialmente, la captación de fondos para una organización terrorista- se suma a las cartas recibidas por empresarios navarros y a los atentados contra la ferretería del concejal de UPN en Barañáin y una entidad de seguros en Guecho (Vizcaya) Tales actos terroristas no son anecdóticos ni hechos aislados. Representan la continuidad de la actividad criminal de ETA y sería muy grave que el Gobierno no lo viera de esta manera. Indicios hay de que el Ejecutivo está tentado de dejarse llevar por un voluntarismo que desdibuje la realidad de lo sucedido para favorecer el cumplimiento a rajatabla del guión político de este proceso, que habría de llevar a Rodríguez Zapatero a pedir al Congreso de los Diputados, antes del verano, autorización para negociar con la banda. Sin embargo, en las actuales circunstancias, la única verificación que pueden compartir los ciudadanos y la clase política es la de que ETA sigue actuando. Lo hace, claro está, con la táctica que requiere el momento, haciendo buena su tradicional estrategia de frentes que en el pasado le permitió establecer niveles de violencia que, finalmente y con indudable éxito, el Estado refundió, en el marco de la ley, como delitos de terrorismo. Y esto es lo que se está cometiendo. La respuesta adecuada no puede ser, por tanto, bajar el nivel de exigencia a Batasuna, ni premiar a sus dirigentes por decir la perogrullada de que los atentados de Barañáin y Guecho son hechos muy graves Ni esto ni la oportunista solidaridad que mostraron con los afectados equivalen a la condena explícita e inequívoca que adeuda la izquierda abertzale desde hace treinta años. Peor es aún E que el Gobierno favorezca ante los ciudadanos la imagen de una ETA víctima de incontrolados, figura inédita en la organización terrorista, que siempre ha resuelto las disidencias de forma mafiosa y expeditiva, como comprobó Dolores González Catarain, Yoyes El papel del Gobierno de la Nación no es el de intérprete benévolo de los silencios de ETA, ni el de responsable de verificar un alto el fuego cuya prueba incumbe exclusivamente a quien lo ha decretado, siendo bien fácil una demostración inequívoca de su permanencia, que hasta el momento no sólo no se ha acreditado sino que los propios terroristas están desmintiendo. Lo cierto es que ni Arnaldo Otegi trabaja por la paz, ni Batasuna va por buen camino. Lo verificado, por simple notoriedad, hasta el momento es que ETA administra la violencia a su conveniencia y que Batasuna, que ayer declaró que sin Navarra ninguna solución será posible responde puntualmente a su condición de brazo político de los terroristas. La desmovilización de la sociedad frente al terrorismo sería un error histórico y con consecuencias difícilmente reversible si fuera nuevamente llamada a salir en defensa de la democracia. El Gobierno no debe fomentar esa desmovilización con mensajes equívocos: ETA sigue siendo el enemigo a derrotar por la democracia española y ETA sigue siendo un entramado que engloba a Batasuna y a los grupos de violencia urbana, que están al servicio de la estrategia de la banda. A Rodríguez Zapatero sí le incumbe no malbaratar la confianza política que ha recibido del PP y de la opinión pública en general, porque ese capital se le ha entregado para rematar el enorme esfuerzo hecho por España para vencer- -y no otra cosa- -a ETA, sin condiciones ni precios políticos. Sabe el Gobierno que cuenta con el apoyo de la gran mayoría para lograr el fin absoluto del terrorismo etarra, como hoy lo reitera la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, en la entrevista que publica ABC. Pero también debe saber que ese fin no justificará cualquier medio. L Gobierno de Rodríguez Zapatero parece decidido a intensificar la estrategia de acoso a Madrid. La táctica del puenteo de la Comunidad y el Ayuntamiento es extrema, por rudimentaria, y su puesta en escena resulta cómica, por la sobreactuación que exhiben algunos de los protagonistas de esta serie de desagravios en cascada a los gobiernos regional y municipal. El martes, el Ministerio de Fomento llamó a Rafael Simancas para darle la noticia del futuro cierre del aeropuerto de Cuatro Vientos, y al secretario general de los socialistas madrileños le faltó tiempo para airear, a los cuatro vientos, por supuesto, los detalles más íntimos del plan que el Gobierno ocultó al Ejecutivo de Madrid. Ayer, la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Trinidad Jiménez, fue la encargada de dar la exclusiva de que la Confederación Hidrográfica del Tajo, dependiente de Medio Ambiente, ha ordenado la paralización y derribo de la construcción de un puente sobre el río Manzanares. Secretos desvelados a conveniencia de parte que el socialismo madrileño, en estrecha conexión con el poder, vende sin recato y de espaldas a los ejecutivos de la Comunidad y del Ayuntamiento. Línea directa y sin intermediarios. ZAPATERO Y LOS CAMPEONES NACIONALES E TODAVÍA MÁS CRUDO A actual escalada del precio del petróleo, por encima de los 72 dólares el barril de Brent durante las últimas semanas, es ya una seria amenaza para las economías, con especial incidencia en aquellos países con alta dependencia energética exterior, como es el caso de España. Estos altos precios tienen causas nuevas y de peor solución que en crisis anteriores, porque ahora hay un serio problema de demanda- -por el fuerte tirón del consumo de productos petrolíferos por las economías emergentes, especialmente China e India- -que se suma a una oferta incierta por nuevas crisis geopolíticas, y con serias dificultades para aumentarla por la falta de inversiones recientes en los países que son grandes productores. Se une a ello una no bien explicada especulación con el petróleo, que contribuye de forma significativa a su alta cotización, y nuevos y puntuales conflictos- -la crisis nuclear con Irán y los disturbios en Nigeria- -a sumar a la ya tradicional inestabilidad en Oriente Medio. En este contexto, la decisión anunciada por Bush de suspender la aportación de crudo a la reserva estratégica de EE. UU. para frenar los pre- L cios es apenas un gesto: harían falta medidas efectivas e inmediatas de ahorro y diversificación, porque las economías, especialmente las desarrolladas, han agotado la capacidad demostrada hasta ahora de absorber, al menos en parte, el impacto de un petróleo tan caro. El peligro ahora es su inmediato traslado a todos los precios, con su pernicioso contagio en los salarios y la consiguiente pérdida de competitividad, que ahora, en una fase alcista de los tipos de interés, será más difícil de paliar. Surge así la temida estanflación subida de la inflación con simultánea caída de la renta y aumento de costes y una disminución de la riqueza nacional. Especialmente vulnerable es la economía española, dependiente en más de un 70 por ciento de la energía importada, la mitad en petróleo, con la inflación interanual en el 3,9 por ciento y con un efecto negativo ya en la riqueza nacional. Acelerar el uso de otras energías- -biocarburantes, eólica, solar, hidrógeno, nuclear- -contribuirá a rebajar la dependencia de un petróleo que, muy presumiblemente, seguirá al alza y con una creciente inseguridad de suministro. L Gobierno socialista tuvo ayer que arrostrar en el Congreso con una batería de reproches- -en su mayoría fundados- -tras las diversas resoluciones administrativas y judiciales, nacionales e internacionales, que han puesto en cuestión su manera de operar en las opas lanzadas sobre Endesa. Mariano Rajoy echó en cara a Rodríguez Zapatero que haya hecho peligrar las relaciones con Alemania tras el decreto- ley anti E. ON, y a Solbes, que calle ante una estrategia con la que no está de acuerdo. Del ministro de Industria, José Montilla, pidió directamente su destitución. Pero no parece que pese a tanto y tan continuado revés, el presidente del Gobierno vaya a abandonar, o al menos corregir, la táctica que ha seguido hasta el momento. Por su respuesta ayer en las Cortes, parece decidido a poner rumbo de colisión contra la opción E. ON. Para ello revindicó su teoría de los campeones nacionales Zapatero afirmó, concretamente, que este Gobierno piensa que puede haber grandes empresas energéticas españolas y que nunca hará vergonzantemente un trabajo en favor de otras empresas Así las cosas, es más que probable que el futuro dispense nuevas fricciones en un asunto que parece lejos de alcanzar el grado de serenidad y mesura que requiere tan importante operación.