Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 4 2006 Cultura 59 Amat expone sus ilustraciones de Las mil y una noches b El artista catalán expone en el Círculo de Lectores cuarenta originales de las trescientas obras realizadas para esta lujosa edición del clásico de la literatura oriental ABC MADRID. A modo de cofres que atesoran pequeñas joyas, varias mesas- vitrinas muestran una selección de las obras creadas por el artista Frederic Amat para ilustrar los tres tomos del libro Las mil y una noches Cuarenta originales seleccionados entre las 300 obras que ilustran el libro, publicado por Galaxia Gutemberg- Círculo de Lectores, forman una exposición que permite observar el proceso creativo seguido por el artista catalán. Amat (Barcelona, 1952) pintor, grabador, escenógrafo e ilustrador de títulos, como Vista del amanecer en el trópico de Guillermo Cabrera Infante, o de La realidad y el deseo de Luis Cernuda, ha plasmado su interpretación del libro, partiendo desde la antigüedad hasta nuestros días. Según el artista, lo suyo no ha sido un ejercicio de valentía sino de imprudencia que se ha materializado en un viaje, en una travesía muy larga que llega con esta exposición a puerto con un barco lleno de tesoros informa Efe. Destacó que su intención no ha sido ilustrar el libro sino iluminar Las mil y una noches una de las obras fundamentales de la historia de la literatura y de la memoria de la humanidad El pintor recordó que iconográficamente la obra había sido ilustrada de manera orientalista, pero no se había abordado desde el arte contemporáneo. En su trabajo, ha querido encontrar la poética que se encuentra en la narración y que se hace patente en las obras exhibidas en la exposición apenas un diez por ciento de esta aventura creativa señaló el artista que agradeció la colaboración de todos sus compañeros de viaje, entre los que quiso destacar a Juan Vernet, responsable de la edición y la traducción. Los poetas Mark Strand y Mahmud Darwish, ayer en la entrada al auditorio de la Residencia de Estudiantes SIGEFREDO Para Darwish y Strand, el amor es la mejor herramienta para resistir al odio Ambos poetas celebraron ayer un encuentro en la Residencia de Estudiantes b EE. UU. y Palestina unidas por la poesía, eso significaba este encuentro celebrado en la Colina de los Chopos: el diálogo de quienes se unen por amor a la palabra TULIO DEMICHELI MADRID. Ayer no hubo una sino dos voces en el ciclo Poesía en la Residencia invitación que viene haciéndose en la Colina de los Chopos desde 1988 y en la que han participado poetas como Octavio Paz, John Ashbery, Charles Tomlinson, Ives Bonnefoy, Olga Orozco, Gonzalo Rojas, Juan Gelman, Seamus Heaney o Rafael Alberti. Ayer participaban Mahmud Darwish y Mark Strand, dos voces poderosamente complementarias que mantuvieron un encuentro que moderó Luis Muñoz. Patria es una palabra que se llena de significaciones cuando la pronuncia el poeta palestino. Al terminar la primera guerra árabe- israelí volvimos a escondidas- -recordó su infancia- Nuestro pueblo había sido arrasado y la ley de los ocupantes nos llamaba los presentes ausentes Lo que me gustaba de mi pueblo- -añadió más adelante- -era oír los viejos cuentos, que eran historias propias llenas de poesía El autor palestino empezó a escribir a los 10 años porque me gustaba la capacidad del poeta para transformar la realidad en ficción y empecé a verle como un enamorado y, por eso, le inventé una amante. Un juego que era como una lucha. Comprendí después que la Mahmud Darwish Nació en Birwa (Palestina) en 1941 y es uno de los mayores poetas árabes en la actualidad. Ha vivido la experiencia del exilio en Egipto, Líbano y Francia, lo que marca su poesía, y reside en Ramala desde 1966, donde dirige la revista Al karmel (El canto) Desde Palestina Memoria para el olvido El fénix mortal Estado de sitio y El lecho de una extraña son algunos obras suyas traducidas al español. Mark Strand Nació en Summetside (Canadá) en 1934, aunque está afincado en EE. UU. Estudió en las universidades de Iowa y Yale y es, además de poeta, ensayista, traductor y crítico de pintura. Ha publicado diez poemarios y recientemente han aparecido dos antología en español: Sólo una canción y Aliento En 1990 fue proclamado Laureate Poet en EE. UU. y ha ganado el Pulitzer con Blizzard of one (1999) tres veces el National Endowment for the Arts y el premio que cancele la Fundación Rockefeller. poesía era algo muy serio cuando el gobernador militar llamó para amenazarme... Escribo para vengarme de aquella noche en la que fuimos expulsados de mi tierra. Yo construyo un país con palabras Aún así, considera que cuando un poeta escribe, no pretende expresar otra cosa que a sí mismo. La poesía siempre ha estado con- tra el concepto general de la historia. Nos están pidiendo que veamos un choque de civilizaciones, cuando lo que éstas buscan es encontrarse. No podemos luchar contra la guerra; el mejor método es mirar las plantas, el encuentro de un poco de agua y de luz. A la política le hace falta un poco de agua y de luz. Mark Strand reconoció que su nacimiento en Summerside (Canadá) fue un accidente debido a un empleo que allí consiguió su padre durante la Gran Depresión y bromeó señalando que es el único poeta cuyo progenitor ha estado en prisión. Como pasó por 9 colegios, me hice experto en autoprotección. Era bueno para luchar porque era más alto que el resto de los niños; y porque aprendí a ocultar lo que pensaba. Comencé a escribir porque mis padres me animaron a mandar cartas y yo contaba cosas para que mis amigos me envidiaran porque era la vida que les gustaría llevar. Tenía 15 años y comprendí que hay varias maneras de contar lo mismo. Yo escribo poesía porque mi mundo está desordenado y lo tengo que aclarar; si la vida interior es clara, parece que no es interior Yo finjo al escribir que soy el lector de mis poemas... A Homero, Dante, Góngora o Woodsworth les reconocemos por lo que nos reconocemos en su interior. Somos pequeños, nos gusta dormir en nuestra cama. Siempre existe la amenaza de la violencia de afuera y formulamos con el lenguaje nuestra reacción ante ella En fin, ambos poetas coincidieron en afirmar que el amor es la mejor herramienta para resistir al odio Ilustración del libro presentado EFE