Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 4 2006 Madrid 41 Hoy, nueva jornada de paros en el Metro para un millón de usuarios b La falta de acuerdo entre la em- presa y los conductores amenaza con prolongar el conflicto. Los ciudadanos reclaman soluciones urgentes M. I. SERRANO MADRID. Ningún acercamiento, ayer, entre Metro y el Sindicato de Conductores. Hoy, por lo tanto, se llevará a cabo la segunda jornada de paros parciales de las catorce convocadas hasta el 29 de mayo. El primero de los citados paros, como se sabe, será de las 3 a las 5,30 de la madrugada, el segundo de las 6,45 a las 9,15 y el tercero de 18,30 a 21 horas. Ayer, Milagros Ayuso, directora de Recursos Humanos de Metro, expresó su predisposición al diálogo siempre que se enmarque dentro del convenio colectivo, aprobado hace unos diez meses y vigente hasta 2008, y tenga como interlocutor al comité de empresa. El Sindicato de Conductores, que convoca los paros, mantiene que es con el comité de huelga con el órgano que hay que dirimir las reivindicaciones. Metro, según Ayuso, apela a la responsabilidad de los conductores para no perjudicar a los madrileños -un millón de usuarios se ven afectados por los paros cada día- Mientras, el Sindicato de Conductores exige que la empresa le presente un documento para negociar. Los huelguistas piden la mejora de las condiciones laborales y económicas y que se subsanen la falta de formación y el deterioro del material móvil y de las instalaciones de toda la red del suburbano porque ello mejorará la seguridad de viajeros y empleados insisten desde el sindicato. A los huelguistas les descuentan cada día de paro un 20 por ciento aproximado de su salario pero el sindicato cuenta con una caja de resistencia Cráneo de Paramachairodus ogygia, encontrado en el yacimiento de Cerro de Batallones (Torrejón de Velasco) Fueron depredadores dominantes hace 9 millones de años, pero su propia especialización los llevó a la extinción. Fósiles hallados en el Cerro de Batallones ayudan a explicar la evolución de los tigres con dientes de sable o macairodontinos Los reyes de la selva madrileña TEXTO: MABEL AMADO MADRID. La búsqueda de sepiolita en el Cerro de los Batallones (Torrejón de Velasco) llevó hace diez años a un descubrimiento científico de enorme valor: uno de los yacimientos de vertebrados fósiles del Terciario más importantes de Europa. Declarado en 2001 Bien de Interés Cultural en la categoría de Zona Paleontológica, desde entonces está legando para la ciencia importantes estudios. No en vano, sólo en Batallones I se han recuperado más de 10.000 piezas fósiles pertenecientes a 110 individuos, de los que 32 son tigres con dientes de sable Es ésta una especie sumamente rara que, hace nueve millones de años y con un paisaje semejante a la sabana africana, campaba a sus anchas entre jirafas, elefantes, hienas primitivas y anficiónidos. Desde los primeros hallazgos, un equipo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (perteneciente al CSIC) ha estado documentando los cuatro yacimientos y ahora, de la mano de Manuel J. Salesa Calvo, investigador de Paleobiología del Museo, ve la luz un singular estudio que aclara la evolución de los tigres con dientes de sable o macairodontinos. Publicado en el número de marzo de la Revista Española de Paleontología, se trata del primer estudio realizado en el mundo sobre la anatomía funcional de estos animales que vivieron en el periodo del Mioceno Superior. Describe cómo estas criaturas extinguidas desarrollaron un método de caza más rápido y seguro, con ventajas sobre el de los felinos que matan a sus presas por asfixia. Y es que, como afirma Salesa, los grandes dientes y otros rasgos de los primeros macairodontinos les permitieron cazar empleando menos tiempo y energía, y con menos riesgo de sufrir heridas o fracturas durante la inmovilización de la presa No son antepasados de los felinos Dada la escasez de restos fósiles de félidos macairodontinos, el yacimiento de Batallones es un filón que poco a poco va ofreciendo a la comunidad científica pistas y datos sobre el origen evolutivo de una especie que, a pesar de su nombre común, no es antepasada de ningún felino. Para Salesa, investigador de la anatomía, filogenia, biomecánica y paleoecología de fósiles del Neógeno, especialmente félidos macairodontinos, el estudio de los 24 fósiles de Paramachairodus ogygia- -uno de los macairodontinos más primitivos y del tamaño de un puma- -hallados en Batallones desvela lo que hasta ahora suponía uno de los grandes misterios de la espe- Inmovilizaban a sus presas y con una fuerte flexión de la cabeza les clavaban los caninos de sable en la garganta cie: cuál era su anatomía, cómo se movían y cómo mataban a sus presas. Así, el análisis de los fósiles revela el inicio del desarrollo de grandes caninos aplanados, unido a una serie de modificaciones craneales, mandibulares y cervicales. Por ello, los Paramachairodus ogygia inmovilizaban a sus presas y con una fuerte flexión de la cabeza les clavaban los caninos de sable en la garganta, lo que suponía el desmayo y una muerte rápida al cortar el suministro de sangre al cerebro. Como reconocen los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales, esta táctica les convirtió rápidamente en cazadores dominantes que siguieron evolucionando para poder apresar animales del tamaño de cebras, jirafas y ñúes. Pero esa misma especialización pudo ser la causa de su extinción. En palabras de Salesa, una de las posibles causas fue un cambio en las faunas de herbívoros, que hizo que durante cierta época del año las presas migraran, como hacen los ñúes en África. Los macairodontinos tendrían problemas para alimentarse de animales más pequeños y así fueron haciéndose más escasos y desaparecieron El último de los tigres con dientes de sable fue el Smilodon, que vivió en América hasta hace 10.000 años. Sin embargo, los fósiles de Batallones eran sus antepasados, por lo que este hallazgo abre nuevas vías de investigación y podría revelar nuevas claves sobre los orígenes de otros grandes depredadores. Catorce jornadas Los paros se han convocado, además de ayer, para otras trece jornadas: los días 26 y 28 de abril; 3, 5, 8, 10, 12, 17, 19, 22, 24, 26 y 29 de mayo y se mantendrán si no se llega a ningún acuerdo con la empresa en las reivindicaciones. La jornada de protesta del pasado lunes no fue una balsa de aceite. A muchos usuarios les cogió por sorpresa la nueva tanda de paros o, simplemente, se olvidaron, lo que dio lugar a andenes a rebosar, nervios y caras de pocos amigos por parte de los viajeros. Muchos llegaron tarde a su trabajo. Está muy mal que nadie haya recordado con antelación las huelgas y, por eso, aquí nos vemos, metidos en un atasco dentro del Metro era la queja unánime de los usuarios.