Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 26 4 2006 ABC Internacional Egipto detiene a diez sospechosos de los ataques de Dahab que causaron 24 muertos Todos son egipcios, posiblemente contratados por una red islamista con vínculos exteriores b Entre los muertos hay un niño alemán. La mayoría de los heridos son egipcios y el resto turistas occidentales entre los que no figura ningún español HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Cristales rotos, souvenirs manchas de sangre y todo tipo de objetos estaban esparcidos ayer por el suelo de las calles de Dahab cuando los empleados municipales iniciaron la limpieza para borrar las secuelas físicas de los tres atentados simultáneos que el lunes se cobraron la vida de 24 personas, de las que tres son extranjeros, y dejaron heridas a más de setenta, según fuentes oficiales. En las últimas horas la Policía ya ha detenido a una decena personas sospechosas. Aunque no se ha facilitado la identidad de los detenidos, se especula con que todos ellos son egipcios, muy probablemente beduinos oriundos de la misma península de Sinaí, un sector de la población que en los dos últimos años ha cometido atentados similares. Tres de los sospechosos llegaron el domingo al balneario de Dahab y fueron apresados cuando trataban de abandonarlo apenas 15 minutos después de las explosiones. La Policía ha reforzado los controles en toda la península y especialmente en la frontera con Israel, que es la única frontera terrestre que tiene el Sinaí, aunque la península también está comunicada por barco con Jordania y Arabia Saudí. Todavía no se ha determinado si fueron atentados suicidas o si hay extranjeros implicados. Las autoridades creen que la autoría hay que atribuirla exclusivamente a egipcios, aunque en otros atentados ocurridos recientemente se establecieron conexiones entre quienes los cometieron, beduinos locales, y quienes los encargaron, organizaciones islamistas del exterior. Hamás se suma a las condenas del mundo árabe ABC EL CAIRO. El presidente Bush llamó por teléfono a su homólogo Mubarak para expresarle su repulsa por los atentados de Dahab y su apoyo en la lucha contra el terrorismo. Cuatro de los heridos en los atentados en el balneario egipcio son norteamericanos, según confirmaron fuentes de la Casa Blanca. Las manifestaciones de rechazo llegaron ayer a El Cairo desde prácticamente todas las capitales europeas. Fuentes diplomáticas españolas informaron de que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que se encuentra en Amán acompañando a los Reyes de España en una visita de Estado a Jordania, llamó por teléfono a su homólogo egipcio, Gheit, para expresarle su solidaridad y la del pueblo español. El Vaticano también envió un mensaje de pésame a través de su nuncio en El Cairo. Las condenas se multiplicaron también en el mundo árabe. Los Hermanos Musulmanes egipcios denunciaron los atentados y Hamas los condenó, algo que los fundamentalistas palestinos no hicieron con el atentado suicida que la semana pasada cometió en Tel Aviv la Yihad Islámica. Un niño observa los daños de una de las explosiones en una tienda de Dahab grupo de turistas hablando sobre la sesión de submarinismo de la mañana cuando oí una potente explosión. Pensé que era una garrafa de butano pero cuando me giré enseguida me di cuenta de que era un ataque terrorista. Había llamas muy altas y la gente se puso a gritar y a correr. Unos segundos después hubo otra explosión y unos segundos después otra Oí la primera bomba y comencé a correr. Cuando oí la segunda todavía estaba corriendo. Era una situación caótica porque no sabíamos en qué dirección correr. No sabíamos adónde iba a explotar la siguiente bomba dijo por su parte una turista finlandesa. Los hoteles de Dahab estaban llenos de turistas extranjeros y de coptos, una iglesia cristiana que constituye la principal minoría de Egipto y que estos días celebra la Pascua. Explosivos artesanales La Policía sospecha de un núcleo islamista que hace algunos años fundó un palestino en la localidad de Al- Arish, en el norte de la península, y que mantiene conexiones con algunas tribus beduinas de la zona. Según fuentes de la seguridad, las bombas eran primitivas y probablemente de fabricación Todavía no se ha determinado si fueron atentados suicidas o si hay extranjeros implicados Los ataques, con explosivos caseros, contra la vital industria turística buscan derribar el régimen laico Huella de un pie ensangrentado en uno de los lugares del ataque EPA Seguir en Dahab Fuimos corriendo hacia los lugares de la explosión y encontramos a nuestros amigos. Algunos ya estaban muertos y otros seguían vivos y tenían amputados los brazos. Los llevamos al hospital dijo un egipcio empleado en una tienda cercana. La inmensa mayoría de los turistas decidieron permanecer en Dahab hasta completar sus vacaciones y sólo una pequeña parte han expresado su intención de volver a sus países de origen inmediatamente. El mayor número de turistas que había en Dahab en el momento de los atentados eran de nacio- casera. Eran bombas que contenían pólvora y clavos y poseían temporizadores explicó un Policía. Entre los muertos hay un niño alemán. La mayoría de los heridos son egipcios y el resto turistas occidentales, entre los que no figura ningún español. Muhammad, el dueño de una cafetería situada frente a la cafetería Al Capone, donde se produjo la primera explosión, contó cómo ocurrió todo. Estábamos sentados en una mesa con un