Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN MIÉRCOLES 26 4 2006 ABC Rajoy reta a Zapatero a admitir la iniciativa democrática de consultar a todos los españoles Acusa al Gobierno de querer liquidar el pacto del 78 por la puerta de atrás b Califica la campaña pro referén- dum que su partido comenzó hace dos meses y medio como la propuesta más respaldada de la democracia española desde 1978 CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Veintidós palés de documentos, 876 cajas, diez furgonetas y 4.028.396 firmas. Con este equipaje se presentó ayer el líder del PP, Mariano Rajoy, ante el Congreso de los Diputados para reclamar al presidente del Gobierno que convoque un referéndum de ámbito nacional en el que se pregunte a los ciudadanos sobre la continuidad del actual modelo de Estado, en peligro, a decir de los populares, tras la aprobación del nuevo proyecto de Estatuto para Cataluña. Se trata, a juicio de Rajoy, de la iniciativa política más respaldada de la democracia española desde 1978 y la buena acogida es prueba de la vitalidad de los ciudadanos. La gente quiere opinar y pide al Gobierno que lo haga. Los españoles quieren participar en aquellos temas que les afectan En unas declaraciones efectuadas a las puertas del Congreso de los Diputados, rodeado de cajas y con el telón de fondo de los leones de las Cortes, Rajoy defendió la iniciativa de su partido, que calificó de exquisitamente democrática hasta el punto de que consideró una exigencia que Zapatero acepte el envite, porque es esencial que todos los españoles puedan decidir sobre las reglas del juego y las normas de la convivencia El referéndum sobre la Constitución Europea fue uno de los argumentos que esgrimió el líder de la oposición para reseñar que si aquel texto era significativo, esto que estamos planteando aquí es muchísimo más importante pues se trata de dilucidar a lo que aspiramos como país, si queremos ser una nación y si deseamos que la cohesión continúe siendo un principio inspirador de la convivencia dijo. Se está decidiendo, desde los distintos estatutos, que España no sea ya un estado autonómico sino una confederación de estados. Eso, si queremos, podemos aprobarlo, pero requiere una reforma de la Constitución y que todos los españoles opinen reiteró Rajoy en una prolija intervención que adelantó muchos de los contenidos que expondrá en la Cámara Baja durante el debate de la proposición no de ley. Se negó, por otro lado, a poner etiquetas ideológicas a la iniciativa de su partido, hasta el punto de asegurar que muchas de las firmas estampadas en los 450.000 pliegos presentados ayer son de ciudadanos que militan en otras formaciones políticas. Señaló que éstos no se arrepentirán nunca por haber apoyado algo en lo que creen millones y millones de españoles de modo que tanto en la época de Adolfo Suárez como en la de sus sucesores en La Moncloa- -esto es, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González y José María Aznar- -se mantuvo un consenso básico que es la primera vez que se rompe Sin etiquetas ideológicas Al igual que no quiso etiquetas ideológicas, rechazó las que le tachan de anticatalanista y defendió que su petición de referéndum de ámbito nacional no va contra nadie dado que su único objetivo es impedir otra deriva que no sea la del modelo constitucional de 1978. Al hilo de esta reflexión, comentó que no hay ningún país del mundo que se divida en naciones, realidades nacionales o subnaciones. ¿Qué es España entonces? ¿Una región? El líder del primer partido de la oposición reiteró sus argumentos en el sentido de que España camina en dirección contraria a la del resto de los países de nuestro entorno. Mientras se crean grandes realidades supranacionales -ejemplificadas fundamentalmente en la Unión Europea- consideró que lo que aquí se dirime es un reparto de poder partidista en que el interés de los ciudadanos no importa nada En este sentido, comentó que las propuestas de reforma estatutaria van en contra la libertad de la gente ya que diseñan modelos que imponen un sinfín de obligaciones a los ciudadanos e intervienen en todas las parcelas de su vida. Después de recordar en que países tan poderosos como Alemania se está reformulando el reparto competencial de su modelo federal para reforzar al Estado central y afrontar los retos del El PP presentó ayer en el Congreso de los Diputados las 4.028.396 firmas que ha recogido en dos meses y medio Se está decidiendo, desde los distintos estatutos, que España no sea un Estado autonómico sino una confederación Pacto del 78 Flanqueado por cuatro de sus seis diputados catalanes, además de por Josep Piqué y por la cúpula del partido, hizo un repaso de lo que supuso el pacto constitucional de 1978, momento en el que todos afirmamos que España era una nación y los españoles iguales en derechos y deberes Ahora, continuó narrando, comienzan a tomarse decisiones desde distintos territorios de España que no van en la línea de lo que se dijo entonces, surgen nuevas naciones, se habla de realidades nacionales y cada uno toma decisiones sin contar con el conjunto de los españoles En definitiva, sentenció el líder del PP, las decisiones que se tomaron en 1978 se liquidan por la puerta de atrás Rajoy admitió la posibilidad de que se abra un debate sobre el modelo de Estado, pero siempre y cuando puedan manifestarse en las urnas, como en 1978, todos los españoles, y no sólo una parte de modo que lo que es España no lo puedan decidir diecisiete estatutos de autonomía futuro, dibujó un sombrío panorama al comentar que vamos hacia un Estado débil, menguado, sin competencias, recursos y dinero, que no va a poder desarrollar sus funciones de defensa de la igualdad, solidaridad y cohesión nacional. Los efectos- -vaticinó- -los veremos dentro de unos años En un plazo de unos diez o quince años, dijo, tendremos que hacer lo que hacen ahora los alemanes, pero será tarde. Habremos perdido mucho tiempo La réplica la puso la vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, que afirmó que los populares se han dejado al 60 por ciento de sus votantes fuera del referéndum, en referencia a los casi diez millones de votos que cosecharon en 2004, y agregó que la oposición sigue mirando hacia atrás Fernández de la Vega emplaza a los parlamentarios del PSOE a no dormirse en los laureles G. L. A. MADRID. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió ayer a los parlamentarios socialistas de que no debemos dormirnos en los laureles a pesar de que las cosas van por buen camino De la Vega, que precedió a Diego López Garrido en la secretaría general del Grupo Socialista, presidió la re- unión en la que se eligió por aclamación a aquél como nuevo portavoz, en sustitución de Alfredo Pérez Rubalcaba- -quien también ocupó un lugar en la mesa presidencial, al igual que José Blanco- Asimismo, fue elegido Julio Villarrubia como nuevo número dos del grupo parlamentario. La vicepresidenta del Gobierno bosquejó un panorama favorable para los intereses electorales del PSOE remitiéndose a los últimos sondeos de opinión y a su propio juicio sobre la oposición del PP. Vamos a tener que trabajar, no digo que haciendo la tarea de Gobierno y oposición, pero sí facilitando el trabajo de control dijo De la Vega, quien añadió- -con la ley de matrimonios homosexuales como referencia- -que nosotros hacemos, ellos denuncian, el Parlamento aprueba y ellos se casan con arreglo a las leyes que nosotros impulsamos López Garrido prometió una gestión de continuidad con la desarrollada por Rubalcaba y aseguró que el grupo parlamentario se volcará en las próximas campañas electorales como lo que es, uno de los principales activos que tiene el PSOE