Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 4 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL SILENCIO DE LOS VIAJEROS ESDE que viajé a Australia en la clase turista de American Airlines, soportando un rancho vagamente emparentado con chicharrones de pollo y los malos tratos de una provecta azafata con vocación de carcelera de Auschwitz, creía que en materia de vuelos quedaban por ver pocas modalidades de tortura, salvo esos en los que la CIA deporta- -previo paso por España- -a los presos de Guantánamo. Hasta Iberia, en un gesto deferente con los derechos humanos, aunque relacionado con la prosaica necesidad de cuadrar balances, suprimió hace tiempo su célebre zumo de naranja. Pero el (casi) siempre bien informado The New York Times nos ilustra del último inIGNACIO vento de los ingenieros de CAMACHO Airbuspara ganarla batalla de la competitividad: los asientos verticales. Camillas puestas de pie con arneses para viajeros sadomasocas o entusiastas de El silencio de los corderos El bozal lo cobrarán aparte, supongo. He aquí una implacable metáfora del signo de la aviación globalizada, espejo del desarrollo insostenible. Empezó el baile con los pasajes baratos por internet, luego vino la supresión del refrigerioy la ultralimitación del equipaje, y ahora las compañías piensan ya en pasajeros clavados como alcayatas. No los crucifican porque los brazos extendidos ocuparían demasiado espacio. Naturalmente, la oferta ha comenzado por los países asiáticos, poblados por gente sufrida, pionera de los hoteles- nichoy acostumbrada a estabularse en esos Metros abarrotados en los que un empleado aprieta a culazos los vagones antes del cierre de las puertas. Estas ocurrencias parecen ficciones de traza apocalíptica hasta que algún ejecutivo iluminado decide probar a verqué pasa. Como loschinos traguen, quizá no ande lejano el día en que, después de correr una prueba de medio fondo en la T- 4 de Barajas, acabemos amarrados a un poste dentro de una lata de anchoas prensadas. Y dando gracias, que ya ha anunciado Hugo Chávez un futuro con el petróleo a cien dólares. Claro que para los espíritus más refinados siempre quedará el recurso de contratar asientos de lujo, que esos no menguan; atención personalizada, duchas, internet, menús de alta cocina. O, directamente, el avión privado, fenómeno en auge paralelo a la proliferación de nuevos millonarios y personajesde poder necesitados de un estatus que haga valer su preeminencia. Es el reflejo de la sociedad dual- -el efecto Mateo de los sociólogos- -aplicado a una supuesta democratización del bienestar. Lo que en realidad sucede consiste en una apoteosis del diferencialismo. Disfrazada de competitividad economicista, asoma la vieja dialéctica de los privilegios estamentales: pobres apretujados de pie, ricos tumbados en sofisticadas butacas con masaje lumbar. Tanto progreso para volver a empezar; si eso no es la lucha de clases, que venga Marx y lo vea. Aunque don Carlos, que era de natural comodón, hoy no viajaría de ningún modo con billete turista. D EL ESTATUTO DEL MONO ROGRESAMOS. Ya hay un mono que, sin darle leña alguna, habla catalán. Se llama Awali. Gorila. Como los zapatos irrompibles de la pelotita verde que nos compraban nuestras madres. Awali ocupa en el zoo de Barcelona la plaza vacante por deceso del famoso Copito de Nieve. Tiene a su disposición fornicatoria a cuatro hembras sexys y complacientes: Coco, Yangú, Batanga y Muni. Awali es, más o menos, como los jugadores que ficha el Barsa. Nació en 1993 en Amsterdam: vamos, paisano de Cruyff. Estuvo antes en Sttutgart y en Paington (Gran Bretaña) Lugares donde sus cuidadores le hablaban en una lengua minoritaria, con la que apenas se expresan el Príncipe Carlos y Los Beatles: el inglés. Ese dialecto minoritario en el que Shakespeare se hizo con la calavera un lío, si SER o no SER, que parece el EGM de la radio más que Hamlet ANTONIO Bendita la hora en que Awali llegó BURGOS al zoo de Barcelona, porque sólo así y allí pudo comenzar su proceso de normalización lingüística. A Awali empezaron inmediatamente a hablarle en catalán porque la Generalidad multa a los cuidadores de gorilas que no chamullen la lengua del imperio. Awali ha hecho grandísimos progresos en la lengua de Espriu. Awali comprende perfectamente los informativos de Tele Maragall y hasta exige por las mañanas que, junto con la ración de plátanos del desayuno, le lleven el Avui Se bebe los editoriales. Aprenderá catalán más rápido que muchos futbolistas ha dicho rebosante de satisfacción Jordi Portabella, quien ha anunciado que Awali ya entiende todas las órdenes en catalán. Es decir, que Awali ha llegado al Nivel Zapatero en el conocimiento de la por otra parte hermosísima lengua: entender las órdenes en catalán. Y obedecerlas. Desde que lo metieron en la jaula dorada de La Moncloa, Zapatero, como Awali, ha hecho grandes pro- P gresos en el conocimiento del catalán. Lo entiende mucho mejor que Ronaldinho. Zapatero entiende todas las órdenes en catalán que le dan. Entendió perfectamente las órdenes en catalán que le dio Carod Rovira, tras entrevistarse con los asesinos de la ETA en Perpiñán. Entendió perfectamente las órdenes en catalán que le dio Artur Mas en la noche en que resucitó un Estatuto que estaba amorcillado, buscando las tablas, a punto de echarse. No se olvide que al Estatuto catalán lo levantó el puntillero, y que el puntillero fue Zapatero, quien no solamente entiende perfectamente todas las órdenes que le dan en catalán, sino que las lleva a la práctica sumisamente. Tras lo de Awali, pues, no me extraña que llegue al Congreso el Proyecto Gran Simio para la inclusión inmediata de estos animales en la categoría de personas y que se les otorgue la protección legal de la que actualmente sólo gozan los seres humanos. Es lo menos que se podía esperar: a ver si se aprueba pronto el Estatuto del Mono. Será de gran utilidad ante los desastres nacionales que se avecinan. Por ejemplo, quien viva en Barcelona, defienda la Constitución y quiera que sus hijos aprendan castellano en la escuela, sólo alcanzará la libertad y le serán reconocidos sus derechos humanos fundamentales si se acoge al fuero de sagrado del Estatuto del Mono. Los navarros tendrán preservados todos sus derechos frente al imperialismo separatista vascongado, acogiéndose al Estatuto del Mono. Todos, de mayores, querremos ser simios, para que nos reconozcan los derechos humanos que hoy por hoy se nos niegan. Como andaluz, me pido Estatuto del Mono en vez de la realidad nacional, y exijo la inmediata anexión de los macacos de Gibraltar. Mas en punto al Estatuto del Mono, lo que nadie me quita de la cabeza es el nepotismo, cuando miro a Rubalcaba y pienso en la etiqueta del Anís del Mono, donde el simio proclama, probablemente acerca de Zapatero: Es el mejor. La Ciencia lo dice y yo no miento