Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 MARTES 25 4 2006 ABC Madrid Entrar y salir de los vagones se convirtió en una misión casi imposible, con el riesgo añadido por los posibles robos JAIME GARCIA Aglomeraciones peligrosas en los andenes, caos y nervios en el primer día de paros en el Metro Un millón de viajeros se vio afectado ayer por la huelga de conductores la empresa y los huelguistas estaban ayer prácticamente paralizadas mientras los usuarios esperan que alguien ponga fin a esta locura MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Aglomeraciones muy peligrosas de viajeros en los andenes, nervios y enfados fueron ayer el denominador común de la primera jornada de paros parciales en el Metro que convoca el Sindicato de Conductores. Se trata de una nueva tanda de huelgas que tienen como objetivo, según los conductores, mejorar las condiciones de trabajo y la seguridad en toda la red del suburbano madrileño explicó a ABC el secretario general de dicho sindicato, Eloy Gómez Grano de Oro. Los paros se han convocado, además de ayer, para otras trece jornadas: los días 26 y 28 de abril; 3, 5, 8, 10, 12, 17, 19, 22, 24, 26 y 29 de mayo y se mantendrán si no se llega a ningún acuerdo con la empresa en las reivindicaciones planteadas por los trabajadores. En cada jornada de huelga se producen tres paros. El primero va de las 3 a las 5,30 de la madrugada que, aunque b Las negociaciones entre es trabajo sin público, sirve para que los conductores preparen los convoyes y demás material relativo a sus tareas. Los otros dos paros coinciden, de lleno, con las horas punta en la utilización del Metro: de 6.45 a 9.15 horas y de 18.30 a 21. Este transporte público lo utilizan, de media, dos millones de viajeros al día. Los propios convocantes de la huelga calculan que con sus paros se está perjudicando a medio millón de personas en el turno de mañana y otro millón en el de tarde. En total, un millón de viajeros presos de los paros en el Metro. He tenido que dejar pasar varios trenes pero ni por esas cabemos todos dentro de los vagones. Es una vergüenza. Yo no sé muy bien lo que piden ni los motivos de esta situación, pero tiene que haber alguien con dos dedos de frente que lo arregle exclamaba Pedro H. mientras se las arreglaba para acceder a uno de los trenes en la estación de Méndez Álvaro. Niños y ancianos Incidentes no hubo ninguno de especial importancia. Lo que sí se veía ayer en los andenes abarrotados eran muchos nervios. Y peligro- -decía uno de los vigilantes jurados, que prefiere omitir su identidad- porque estoy viendo muchos críos que van al colegio y temo por su integridad. También por los adultos; pero es que los niños y los ancianos son más vulnerables añadía este empleado. No cabemos todos La jornada de ayer no fue precisamente una balsa de aceite. A muchos usuarios les cogió por sorpresa la nueva tanda de paros o, simplemente, se olvidaron, lo que dio lugar a andenes a rebosar, nervios y caras de pocos amigos por parte de los viajeros. Muchos llegaron tarde a su trabajo. Está muy mal que nadie haya recordado con antelación las huelgas y, por eso, aquí nos vemos, metidos en un atasco dentro del Metro y sin saber cómo y cuándo va a terminar decía Blanca Blázquez, una usuaria de la línea 6 que se encontró con un Metro llenísimo. Fuentes de Metro confirmaron que, efectivamente, se registraron muchas aglomeraciones pero ningún incidente De cualquier forma, el Consorcio Regional de Transportes, que depende del Gobierno autonómico, ha establecido unos servicios mínimos del 50 por ciento, lo que significa un total de 136 trenes pero, según las mismas fuentes de Metro, se han habilitado otros doce trenes, con lo que se tienen en funcionamiento un total de 148 Desde el Sindicato de Conductores se calcula que la primera jornada de paros de este nueva tanda ha sido secundada por la totalidad de los conductores, señalaba Eloy Gómez. Pedimos disculpas a los viajeros. Sabemos que estos paros molestan, pero que tengan en cuenta que es por su seguridad y por la de los trabajadores Deterioro del material De hecho, según Gómez Grano de Oro, una de las principales reivindicaciones no tiene mucho que ver con el dinero ni el aumento de salarios. Estamos pidiendo que se acabe con el deterioro del material que manejamos. Sólo hay que recordar el reciente y trágico accidente de la estación de Puerta del Ángel. También estamos en contra de la Hubo, además, dos averías: en las líneas 6 y 4 con hasta veinticinco minutos de parada del convoy