Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 4 2006 27 El presidente iraní vuelve a amenazar a Occidente si se toman represalias por su plan nuclear Sarkozy desata la polémica al presentar una nueva ley de inmigración más rigurosa en Francia Siete ataques con coche bomba en Irak tras la llegada al poder de Al Maliki Aplazado hasta el 15 de mayo el juicio de Sadam por razones de seguridad b El nuevo líder chií se enfrenta al doble desafío de formar Gobierno con los kurdos y suníes y demostrar al mismo tiempo que puede reducir la violencia AFP BAGDAD. El proceso contra el ex presidente de Irak, Sadam Husein, fue aplazado ayer hasta el 15 de mayo, mientras un responsable norteamericano estimó que el veredicto podría emitirse a principios de agosto. La audiencia coincidió con un recrudecimiento de los ataques en el país que dejó 20 muertos y más de 100 heridos, en su mayoría en siete atentados con coches bomba en Bagdad, según fuentes de la seguridad iraquí. Se trata de una violencia endémica que quiere erradicar el nuevo primer ministro designado, el chií Jawad al Maliki, quien sigue tratando de formar Gobierno. Antes del anuncio del aplazamiento del juicio, el principal abogado de la defensa, Jalil al Dulaimi, presentó al Alto Tribunal Penal iraquí una lista de testigos y pidió que se mantenga en secreto debido a posibles amenazas y a las condiciones de seguridad actuales Mientras tanto, siete coches bomba hicieron ayer explosión en diversos lugares de Bagdad, matando a al menos siete personas y dejando decenas de heridos. La explosión de un automóvil conducido por un suicida cerca de la Universidad Técnico- Médica de Bagdad mató a tres civiles e hirió a otros 25, informó una fuente policial, según la cual el atentado iba dirigido contra una patrulla de la Policía. Un coche cargado con explosivos y activado por control remoto explotó en la plaza de Tahareyyat, en el distrito de Al Karadah, matando a dos civiles e hiriendo a otros ocho. Otros dos REUTERS bo algunas tribus beduinas que conocen muy bien el terreno y que burlan la vigilancia policial. Los beduinos generalmente actúan por encargo de grupos terroristas islámicos que están asentados fuera de Egipto y que aprovechan la infraestructura de aquellos en el Sinaí para encargarles atentados específicos a cambio de importantes sumas de dinero o alijos de droga. En octubre de 2004 los beduinos llevaron a cabo dos sangrientos atentados simultáneos en los balnearios de Taba y Ras al- Shaitan que se cobraron la vida de 34 personas y dejaron heridas a muchas más. Una parte considerable de las víctimas tenían la nacionalidad israelí. Y en julio de 2005 una serie de tres atentados simultáneos en hoteles del balneario de Sharm alSheij, en el extremo sur de la península del Sinaí, se cobraron la vida de 63 personas. Fuerzas de seguridad iraquíes rodean el lugar donde explotó un coche bomba coches bomba explotaron en Al Ghadeer, en el este de Bagdad. EPA Sembrar el caos En otro incidente violento, dos automíviles cargados con explosivos estallaron casi de forma simultánea junto a la puerta de la Universidad Al Monstansariya, en el este de Bagdad, causando la muerte de tres estudiantes y dejando heridos a 15, informó una fuente de la Policía iraquí. La universidad cerró durante un día en protesta por los ataques contra estudiantes. El Ministerio de Educación Superior condenó el ataque. Estos actos terroristas expresan claramente el rencor de quienes los perpetran ha- cia el presente y el futuro de Irak dijo una fuente del Ministerio. Horas antes, seis personas perdieron la vida en enfrentamientos armados en el barrio de Al Dura, en el sur de Bagdad. En Al Mahmudiya, 35 kilómetros al sur de la capital, seis soldados iraquíes resultaron heridos al explotar una bomba en el borde de una carretera. La explosión de otra bomba dirigida contra una patrulla policial iraquí, en el barrio de Al Amel, en el oeste de Bagdad, dejó heridos a tres policías. También al oeste de Bagdad, dos policías resultaron heridos por la explosión de otro artefacto colocado en el borde de una carretera.