Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 25 4 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE LA SOBERANÍA SEGÚN MARAGALL SEGURA Mariano Rajoy que somos el Estado con menos competencias de toda Europa De ser así, podríamos estar tranquilos, seguiríamos siendo un Estado. Flaco, débil y difuso, pero Estado a fin de cuentas. Lo malo es que lo que, con alarma, dice el líder del PP no cuadra ni con la realidad que se observa ni con las declaraciones que se escuchan desde todas las esquinas del mapa plurinacional en que se va convirtiendo España. En Cataluña, por ejemplo, Pasqual Maragall celebró San Jordi con una de sus machadas antológicas y, rotundamente, separatistas. Dijo, a propósito del Estatut, que ayer inició su trámite en el Senado, que es el fruto del pacto M. MARTÍN entre la representación FERRAND de la soberanía popular catalana y la representación de la soberanía popular española Podría ser, dada la endeblez oportunista del personaje, que Maragall no tenga clara la diferencia entre el todo y la parte. Por razones generacionales maduró antes de ver Barrio Sésamo y, en consecuencia, no está capacitado para distinguir entre grande y pequeño arriba y abajo o, por extensión, entre el Estado español y la Autonomía catalana. En caso contrario, de no tratarse de una nueva expresión de la insensata ignorancia que le acredita, habrá que informarle a Rajoy que sus temores han llegado al límite y que nuestro Estado ha dejado de ser el de menos competencias para inaugurar la lista de los que no tienen, puestos a la depauperación total, ni soberanía exclusiva. Supongo que, como suele suceder, la cuadrilla de los socialistas catalanes ya le haya echado arena al charco constitucional fabricado por Maragall; pero una desviación conceptual tan grave y notoria como la expresada por la cabeza del tripartito, titular de la franquicia del PSOE en Cataluña, no debe ser pasada por alto. En España, mientras dure, sólo hay una soberanía, que reside, como es obvio, en todo el pueblo español, y en eso no cabe establecer ni excepciones ni porcentajes. La idea de una soberanía española y otra catalana es falaz y no se justifica por la ignorancia. Conlleva una aspiración de independencia y por eso es el punto germinal del separatismo que anima a partidos como ERC. ¿Ha cambiado de partido el president? Puestos a la tolerancia patológica con que José Luis Rodríguez Zapatero asiste al descoyuntamiento de España, es muy posible que no llegue a descalificar el pacto del que se pavonea Maragall o, cuando menos, a reconvenirle por su sospechosa ligereza, impropia de alguien que ostenta unos poderes derivados de la Constitución del 78 para, en los hechos, negar la fuente de su poder y, en los dichos, hacer una proclama que, por radical, puede llegar a escandalizar a los capitanes de los grupos secesionistas que, revuelto el río, tratan de pescar en las torrenteras periféricas de lo que queda de España. A LA ESCOLLERA POR UNANIMIDAD los compromisos, los años se han pasado mareando la ERMINANDO el año 1997, el Congreso de los Diperdiz, sin tomar decisiones forzosamente impopulaputados aprobó por unanimidad la adhesión de res, pero necesarias si se quería cumplir con los comproEspaña al Protocolo de Kioto sobre reducción de misos adquiridos. emisiones de gases con efecto invernadero. En acuerdo El buenismo imperante asegura que el equilibrio del posterior, la Unión Europea desarrolló ese mismo Proecosistema es misión no sólo posible, sino también baratocolo de Kioto, distribuyendo entre sus miembros los ta, pues no obliga a incurrir en gastos, económicos o de derechos de emisión. España, durante el periodo otros órdenes. Esa es una palmaria falacia: con 2008- 2012, podría aumentar sus emisiones de taseguir un medio ambiente limpio- -como manteles gases en un 15 por ciento respecto de lo que ner la seguridad ciudadana o conseguir un razoemitía en 1990. nable calidad en el sistema educativo o en el saniA falta de dos años para que entren en vigor tario- -cuesta dinero, y por tanto exige tomar delos objetivos y medidas acordados, sólo hay un cisiones económicamente caras. Sin ir más lepar de datos seguros: a) España es el país indusjos: si la pujante industria cerámica nacional trializado que más ha aumentado las emisiones cumpliera los requisitos de Kioto, su capacidad de gases con efecto invernadero; de hecho supeJOSÉ M de vender al exterior se vería seriamente dañaró en un 55 por ciento las emisiones de 1990 y en GARCÍA- HOZ da. un 33 por ciento lo acordado por la UE; y b) a meY es que una vez firmados Kioto y aceptados los acuerdida que se acerca el día D y la hora H, la economía espados de la UE, los sucesivos Gobiernos deberían de haberñola no sólo no reduce, sino que aumenta la emisión de se puesto manos a la tarea: cortar por aquí, subvenciogases de efecto invernadero. Cada año, un poco peor. nar por allá, educar por acullá. No se ha hecho nada, o Como en el chiste malo, lejos de quedarse así, esto se apenas. Unos por otros, en vísperas de que los acuerdos hinchará, pues España deberá pagar cifras no cuantifieuropeos entren en vigor, la casa no es que esté sin bacadas, pero en todo caso impresionantes, por incumplir rrer, sino que el polvo impide respirar. sus compromisos de Kioto: las estimaciones apuntan a Como de aquí a 2008 las cosas no pueden cambiar mumás de medio billón de pesetas en cinco años. Al coscocho, el mayor escarnio de este desdichado asunto termirrón monetario se añadirán otros efectos no menos danará en que Alemania, que como se sabe cuenta con la ñinos, como la pérdida de competitividad de la induseconomía más potente y la industria más avanzada de tria española y el cierre de más de una factoría que no la Unión Europea, acabará vendiendo a España derepueda funcionar con los comprometidos estándares de chos de emisión de gases con efecto invernadero. Que el emisiones. país menos desarrollado pague dinero al más rico pueUna situación manifiestamente impeorable a la de parecer un resultado estrambótico entre socios de la que ha llegado España por la acción conjunta de un par UE, pues la política de convergencia consiste en lo conde demonios familiares: frivolidad y desidia. Frivolitrario. Pero en este asunto no se trata de nivel de desadad, en primer lugar, porque la adhesión a Kioto y a las rrollo, sino de haberse puesto a trabajar. Alemania lo posteriores resoluciones europeas se produjeron sin ha hecho y aquí todavía estamos por hacerlo. Eso sí, ninguna reflexión ni debate. Al calor de la irrenunciasiempre nos quedará el consuelo de que en este charco ble defensa del medio ambiente nadie tuvo el coraje de nos hemos metido con unanimidad parlamentaria. preguntar por el coste de esa defensa, tan correcta polítijosemaria garcia- hoz. com camente. Y desidia también porque una vez aceptados A T -Pediré permiso a ETA para hablar con el Parlamento, ¿o era al revés?