Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 4 2006 Deportes 91 CICLISMO LIEJA- BASTOGNE- LIEJA Tercer clásico español, tras Poblet y Freire Los triunfos en la Flecha Valona y en la Lieja- Bastogne- Lieja han colocado a Valverde en la tercera posición histórica de los clasicómanos españoles, empatado con Igor Astarloa y con Juan Antonio Flecha. Solamente Miguel Poblet y Óscar Freire- -decimocuarto ayer- -les superan en esta clasificación nacional, con tres victorias. Poblet se apuntó una Milán- Turín, en 1957, y dos Milán- San Remo, en 1957 y 1959. El tres veces campeón del mundo, Freire, se adjudicó una Milán- San Remo, en 2004, y dos Flecha Brabancona, en 2005 y en la presente temporada. Astarloa celebró la Flecha Valona 2003 y la Milán- Turín de este año. Juan Antonio Flecha ganó el Giro del Lazio y el Campeonato de Zúrich en 2004. A escala internacional, Valverde es el séptimo corredor histórico que protagoniza este doblete de las Ardenas El suizo Kubler lo consiguió dos veces consecutivas, en 1951 y 1952. El belga Stan Ockers, en 1955. El eterno Eddy Merckx, en 1972. El italiano Moreno Argentin, en 1991. Su compatriota Rebellin, en 2004. Y ahora, este español que hace ocho días, en la Amstel Gold Race, aprendió que hay que alimentarse paulatinamente para triunfar. Ayer puso atención en este capítulo y entró sobrado de fuerzas. Alejandro Valverde celebra su victoria en la Lieja- Bastogne- Lieja ante la desolación de Bettini (a la izquierda) EPA Valverde inscribe a España en la decana de las clásicas mundiales Sensacional victoria del murciano, que ya es líder del UCI Pro- Tour T. G- M. Había ganado la Flecha Valona hace cinco días y afrontaba la clásica de las clásicas con dos serpientes acostumbradas a morder el veneno de la victoria, Paolo Bettini y Damiano Cunego. Pero Alejandro Valverde sabe que está predestinado a crear la historia del ciclismo moderno. Ayer, en Bélgica, comenzó a escribirla desde el más antiguo, la Lieja- Bastogne- Lieja, la clásica decana de este deporte. El corredor levantino se convirtió en el primer español que se adjudica una carrera que nació hace dos siglos, en 1892. Mejor tarde que nunca. Este tipo tiene las condiciones para poner el nombre de España en todas las páginas de oro de este deporte. Fue el del murciano un triunfo magnífico, conseguido por todo su equipo. La estrategia para cazar la pieza más codiciada de las clásicas se demostró sencillamente excelente, rematada por un corredor que ofreció una exhibición de táctica y de fuerza que era el colofón a un despliegue sensacional del Illes Balears a lo largo de 262 kilómetros repletos de pavés y de dureza. favoritos en cabeza. Joaquim lo hizo todo al ritmo que mandaba Alejandro. Todo, con el sistema de juego que exigía Valverde para mover el árbol y descolgar las frutas maduras. Todo, para que el español guardara sus energías explosivas y las hiciera estallar en el momento preciso, en los cien metros decisivos. En esa hora de la verdad, en ese minuto de oro, venció con una facilidad insultante. Como en la Flecha Valona, se erigió en el más rápido en una llegada difícil, corolario de una dura subida que él hizo fácil. Está tocado por la varitas de los grandes. Insultados debieron sentirse Bettini y Cunego, segundo y tercero, que vigilaron la rueda del español durante la jornada y al final se vieron descompuestos y sin novia. Valverde les tiró el ramo para ver si se casan con otra, porque en Lieja se casaron Alejandro y la clásica con mayor nobleza del calendario internacional. Con la frialdad de Armstrong La criba nació en la penúltima subida, San Nicolás. Allí no pudo aguantar el ritmo Vinokourov, vencedor el pasado año. Al final de dicho ascenso, con un porcentaje medio del once por ciento, la prueba estaba abierta, pues Boogerd, Rodríguez y Martín Perdiguero, que alcanzó a la pareja de cabeza, vieron cómo los favoritos se les pusieron a rueda unos segundos más tarde. Quedaban cinco kilómetros y todo se iba a decidir en el último pico Ans. Allí quisieron escaparse Basso, Sinkewitz y mientras Perdiguero- -sexto al final- -hacía una demostración de potencia y de resistencia. Sin embargo, Valverde, fantástico, movió su ficha (Rodríguez) y ganó la partida como los campeones. Analizó cada intentona, las tuvo a la vista, a tiro de su excelente despliegue, se desgastó lo mínimo, comió cada diez kilómetros y mantuvo una frialdad made in Armstrong para tener controlada la carrera. Sujetados sus enemigos, Soy el primer español que gana la Lieja- Bastogne- Lieja, he escrito una página. Es muy importante vencer en una prueba con tanta historia; el triunfo en la Flecha Valona me dio tranquilidad para ello dio el golpe en el último banco, el que otorga el premio. Bettini y Cunego sufrieron lo que presumieron. Le protegieron la rueda en cada una de sus mínimas reacciones y nunca osaron atacarle, pues sabían que él era el más fuerte. Conservaron también su potencial y en la meta comprobaron que no era suficiente. El español era el mejor y así lo presenciaron. En cinco días se ha adjudicado dos competiciones de alcurnia y ha conseguido el liderato en el UCI Pro- Tour. Dos veces subcampeón del mundo, estos éxitos en dos clásicas eternas le han colocado definitivamente en la elite internacional, después de la etapa que se adjudicó frente a Lance Armstrong en el pasado Tour de Francia. Valverde corre camino de convertirse en el nuevo Alejandro Magno. Ha explotado una estrella. Clasificaciones 1, Alejandro Valverde (C. d EpargneIlles Balears) 6 h 21: 32; 2, Paolo Bettini (Ita. Quick- step) m. t. 3, Alessandro Cunego (Ita. Lampre) m. t. 4, Sinkewitz (Ale. T- Mobile) m. t. 5, Boogerd (Hol. Rabobank) m. t. 6, M. Perdiguero (Phonak) m. t. 12, Rodríguez (C. d Epargne- Illes Balears) a 24 s. 13, Etxebarria (Liberty) a 28; 14, Freire (Rabobank) a 29; 15, Sánchez (Euskatel) a 31. UCI Pro- Tour: 1, A. Valverde, 136; 2, Boonen (Hol. 129; 3, Ballan (Ita. 105; 6, Sánchez, 89; 9, Petacchi (Ita. 72; 10, Colom, 71; 12, Bettini (Ita. 66; 15, Marchante, 53; 19, Vila, 48. Una estrategia descomunal Su compañero Joaquim Rodríguez, que estuvo escapado junto a Boogerd desde que faltaban 30 kilómetros, tensó la prueba en las dos últimas subidas, a San Nicolás y Ans, con todos los