Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 LUNES 24 4 2006 ABC Economía La Caixa estudia retirar la opa de Gas Natural si Endesa accede a una salida negociada El posible pacto exigiría también una aproximación en este conflicto entre el Gobierno y el PP de Gas Natural, que se reúne esta semana, volverá a analizar la difícil situación en la que se encuentra la opa tras ser paralizada por los tribunales ÁNGEL LASO D LOM MADRID. La imposición de medidas cautelares por parte del Supremo a la decisión del Consejo de Ministros que aprobó la opa de Gas Natural sobre Endesa ha sido la gota que ha colmado el vaso, y en La Caixa, el mayor accionista de la gasista, empiezan a considerar seriamente- -por primera vez en los últimos meses- -la posibilidad de retirar la opa, siempre que se pueda y si ello garantiza la continuidad de un proceso negociador que está en sus primeros pasos y pudiera dar viabilidad para salvar el núcleo central de sus planes, que no es otro que crear un gran grupo energético nacional. Las fuentes consultadas por ABC han reconocido esta posibilidad, si bien consideran que habrá que adornarla bastante y que una decisión de estas características no se tomará a la ligera, sino después de analizarla desde todos los puntos de vista y tras explorar las posibilidades de un amplio acuerdo con el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, y sus aliados, como Caja Madrid. En cierta forma, la caja que preside Ricardo Fornesa sigue interesada en poner en marcha su famoso plan B que Caja Madrid nunca ha querido escuchar, y que no es otro que contar con el apoyo de la entidad madrileña y otros grupos empresariales para defender su poderoso grupo industrial desde núcleos duros accionariales de carácter nacional, lo que también defiende el Gobierno de Zapatero. b El consejo La entidad catalana, que es el primer accionista de Gas Natural, busca una solución negociada a la opa sobre Endesa que Pizarro también es rehén de sus declaraciones y ha reconocido que se sentará a negociar si se retira la opa hostil. En cualquier caso, la intención de La Caixa sería tener al menos un principio de acuerdo con Endesa antes de retirar la opa de Gas Natural, ya que una retirada sin condiciones dejaría muy expuesta a la eléctrica al apetito de la alemana E. ON, que se ha colado en el proceso de opas de la mano de la compañía que preside Pizarro, pero que aunque inicialmente se trató de un caballero blanco que aspiraba sólo a una participación minoritaria, tras analizar la compañía eléctrica líder española, prefirió lanzar una opa sobre el 100 de su capital y además tiene dinero de sobra para abordar la operación. La Comisión Nacional de Energía (CNE) estudia actualmente la EFE opa de E. ON y podría vetarla o ponerle unas condiciones muy complicadas, lo que parece más realista. La canciller alemana Merkel y el presidente Zapatero no se han puesto de acuerdo sobre este contencioso, pero las fuentes consultadas aseguran que no sería difícil si a la alemana se le ofrece la posibilidad de adquirir determinados activos energéticos españoles, ya que ha mordido la presa y no la soltará hasta reci- Pizarro dialogará si no hay opa Pizarro, pese a su decidida estrategia de resistir a toda costa la opa hostil, nunca ha negado su disposición a abrir un diálogo si Gas Natural retira la opa. Era una condición que ni la gasista, ni su accionista, ni el Gobierno tenían intención de aceptar porque hubiera parecido que la victoria era de Pizarro. Pero las últimas decisiones judiciales, que suspenden la opa por mucho tiempo, un mínimo de seis meses en el Supremo y con la posibilidad de que se pueda ir hasta dos años, cambian el escenario, que se ha descontrolado para todas las partes. Y quedan todavía unas cuantas minas jurídicas de Endesa pendientes, que todavía podrían complicar más el asunto. Por ello, que La Caixa aceptase retirar ahora la opa ya no sería una derrota, sino un cambio de estretegia necesario, ya Los vicepresidentes de Iberdrola, Herrero y Garrido, dejarán la compañía junto a Íñigo de Oriol J. G. N. MADRID. El próximo miércoles se hará efectivo el anunciado relevo de Íñigo de Oriol en la presidencia de Iberdrola, puesto que será ocupado por el actual vicepresidente ejecutivo y consejero delegado, Ignacio Galán. Oriol deja el cargo, al que accedió en 1992, por alcanzar el límite de los 70 años establecido en los estatutos. El nombramiento de Galán fue aprobado por el consejo de la compañía el pasado 20 de abril de 2005. Junto a Oriol se marcharán de la compañía los dos vicepresidentes, Javier Herrero y José Antonio Garrido, según ha podido saber este periódico. Ambos se comprometieron en su día a dejar la compañía al mismo tiempo que lo hiciera Íñigo de Oriol. Garrido fue nombrado vicepresidente en 1989 y Herrero en 2001. Precisamente, Galán entró en la compañía hace cinco años sustituyendo a Javier Herrero como consejero delegado. El consejo de administración de la eléctrica, que se reunirá ese día bajo la presidencia de Íñigo de Oriol, con- firmará el nombramiento de Galán en el primer punto del orden del día. A continuación, Galán pasará a presidir ya el consejo que, en otro de los puntos de la convocatoria, estudiará y aprobará las cuentas de la compañía correspondientes al primer trimestre del año, que serán dadas a conocer al día siguiente. Además de Íñigo de Oriol y de los dos vicepresidentes, dejará el consejo, también por edad, Ignacio Pinedo. Frente a estas cuatro bajas sólo habrá una incorporación, la de un hijo del presidente saliente, Íñigo Víctor de Oriol, que ocupa un cargo ejecutivo en la compañía. Con estos cambios, el consejo de administración reducirá el número de sus miembros de los 19 actuales a 16. Los estatutos establecen un máximo de 21 consejeros y un mínimo de 9.