Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 4 2006 Madrid 39 Nuestra región cuenta con un excepcional patrimonio cultural que incluye molinos, puentes, edificios, estatuas... Conservar y transmitir ese legado es nuestro principal deber. Escolares del Colegio Balder, en Las Rozas, además, lo recrean... El puente del tiempo TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Situado en plena Ruta Imperial, entre Las Rozas y Galapagar, sus bóvedas fueron paso obligado entre la Villa y el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. El Puente de El Retamar, cobijo del río Guadarrama, mantiene aún en pie sus piedras para recordar a todos una parte importante de historia y cultura españolas. Por ello, los alumnos de 1 2 y 3 de ESO del Colegio Balder, en Las Rozas, centraron por unos días su interés en esta destacada obra de ingeniería civil del siglo XVIII. Y es que esta escuela asociada a la Unesco ha desarrollado un original programa para concienciar a sus alumnos sobre la importancia de la conservación del Patrimonio Histórico. Siguiendo las bases del tratado aprobado en 1972 por la propia Unesco, este centro educativo se ha propuesto promover la protección y preservación del patrimonio cultural y natural local de una manera didáctica. El resultado ha sido una exposición y un libro- catálogo que, bajo el título El Puente de El Retamar, Puente del Tiempo recoge un exhaustivo trabajo de campo compartido también con el Ayuntamiento de Las Rozas y la Fundación Marazuela. Y es que, como afirma la directora del colegio, Lourdes Atrio, el objetivo principal ha sido difundir este trabajo dentro del propio colegio, sus familias y otros centros tanto de Las Rozas como de la Red de Escuelas Asociadas a la Unesco, para motivarles a visitar el puente y continuar con su estudio y promoción de nuestro rico Patrimonio Cada alumno seleccionó un ángulo del Puente de El Retamar para realizar sus bocetos y tomar fotografías Posadas del Rey. Así, con el fluir del Guadarrama como nexo, todas las fotografías y dibujos recogen partes importantes en la historia y cultura asociadas a las grandes obras de ingeniería civil del siglo XVIII. Por su parte, el libro- catálogo es una cuidada publicación en la que no faltan notas históricas, culturales y apuntes sobre flora y geología. Los pasos seguidos en este trabajo- -coordinado por Mila de Blas- -parten de una aproximación textual dentro del aula al Puente de El Retamar. Después, ya en grupo, los alumnos implicados investigaron sus características, el origen de Las Rozas, la arquitectura civil del siglo XVIII, otros puentes históricos de la región madrileña... Tras una puesta en común de los datos recogidos se dio paso al trabajo de campo. ABC Este original proyecto quiere implicar a todos en la importante tarea de conservación del Patrimonio Histórico Así, en el área recreativa del Puente, dentro del Parque Regional del Guadarrama, los alumnos tomaron contacto con su arquitectura, emplazamiento, conservación y detalles de la roca, sillares y tablero. Después, seleccionando un ángulo específico del puente, realizaron sus bocetos y tomaron fotografías como complemento a los mismos. De nuevo en el aula, eligieron un boceto para desarrollarlo plásticamente sobre papel, madera o arcilla. Puentes, vías y Posadas del Rey La exposición, que permanecerá abierta en el Auditorio Joaquín Rodrigo hasta el 28 de abril, reúne fotografías y trabajos realizados por los alumnos en las sesiones de dibujo junto a esta significativa obra. No en vano, se trata de uno de los setecientos puentes que Carlos III mandó levantar dentro de su ambicioso Plan Radial de Carreteras, que incluyó también la construcción de mil kilómetros de vías y las famosas Además, para recuperar la memoria del lugar construido y fomentar la memoria de los actuales y futuros alumnos, realizaron propuestas sobre su uso. Así, hubo quien se decantó por la práctica deportiva- -tipo rappel- siempre que no dañe su estructura, o por trazar recorridos para rutas de senderismo y bicicleta de montaña. Otros, sin embargo, optaron por la proyección de películas o cortometrajes sobre una lona tendida ocultando la luz de un arco en verano o por la escenificación de obras de teatro en su entorno. También hubo propuestas más amplias que incluyeron la planificación de proyectos conjuntos con el pueblo de Galapagar. En definitiva, el proyecto trata de implicar a todos en la ardua tarea de promoción y conservación de nuestro rico patrimonio histórico.