Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 4 2006 Madrid 35 AENA prefiere no hacer valoraciones sobre el funcionamiento de la T- 4 en la pasada Semana Santa, aunque ya se prepara para aumentar la capacidad operativa del aeropuerto y pasar de 78 movimientos de aeronaves por hora a un total de 92. Será el próximo octubre y permitirá poner a pleno rendimiento las nuevas instalaciones. Más de 2 millones de maletas Lo que sí ha hecho AENA es un balance de las operaciones que tuvo el aeropuerto en las pasadas vacaciones. Se realizaron más de 12.400 vuelos, un 5,58 por ciento más que en 2005, y se estima que pasaron por Barajas más de un millón y medio de pasajeros, frente al millón trescientos mil que utilizó el aeropuerto el año pasado. Desde que se inaugurara la terminal, a principios del mes de febrero, se han procesado más de dos millones de maletas y el sistema de tratamiento de equipajes ha estado muchas veces en el ojo del huracán. Cualquier fallo, por mínimo que sea, en su sistema informático, puede desencadenar un auténtico colapso de maletas. Desde Siemens, la empresa que instaló el dispositivo y que se encarga de su mantenimiento, reconocen que el fallo de abril provocó una saturación importante en el aeródromo. Aún así, insisten en que poner en marcha un gigante de las características de la T- 4 es una operación compleja, que lleva implícitos una serie de ajustes. Hay que modificar y madurar- -dicen- -algunas cosas No obstante, el balance de Semana Santa lo califican de positivo y ya se aventuran a hablar de estabilidad en la T- 4. El sistema utilizado para desplazar el equipaje es, cuando menos, puntero. En total, las bandas transportadoras cubren una distancia equivalente a un viaje de ida y vuelta a Guadalajara. Más de 90 kilómetros de cintas animadas que serpentean por la nueva terminal y su edificio satélite a una velocidad media de 2 metros por segundo. Controles por rayos X El trayecto está lleno de controles. El primer obstáculo, una máquina de rayos X, que detectará cualquier objeto sospechoso en el interior del equipaje. Hay 42 aparatos de este tipo repartidos por todo el aeródromo y de su visualización dependerá el destino de cada maleta. Unas, libres de sospecha, seguirán su camino hacia el campo de vuelo. Otras serán sometidas a controles añadidos. De esta actividad se encargan los operadores del centro de pantallas, donde se examinan las imá- genes capturadas por rayos X. De confirmarse las sospechas, su destino será el tomógrafo, que hace análisis tridimensionales del equipaje. Mientras estas máquinas trabajan- -hay seis- la cadena de distribución sigue engullendo decenas de maletas. Según Siemens, tan fácil es alterar su recorrido como devolverlas a la cinta general. Basta una leve oscilación del cajón que las desplaza para conducirlas a los controles. Por las noches llegan las reparaciones, y los técnicos de la compañía se encargan del mantenimiento mecánico, eléctrico y de software. Así, todos los días. b c Si el escaneado encuentra algo, se reúne la maleta con su propietario en una habitación especial y se le hace abrirla Si lo que tiene es un explosivo, se carga en un vehículo especial y se hace explotar en un lugar acondicionado 9 IB 8544 IB 8544 Avión Por fin, después de 12 kilómetros de cinta transportadora, las maletas descansan en la bodega del avión AV 2 44 AV 442 IB 1 7 A partir de aquí, todas las maletas que hay están revisadas y limpias 45 IB 174 5 6 IB 1 745 Las plataformas van dejando caer las maletas en sus correspondientes terminales (hipódromos) 7 IB 1745 Cada hipódromo corresponde a un vuelo determinado. De esta forma no hay equivocación al cargar el transporte. El tiempo total del recorrido es de unos 6 minutos desde que se factura Transporte 8 El transporte una vez cargado se dirige al avión asignado IB 174 5 Hipódromos IB 174 5 IB 1745 IB 174 5 AV 442 AV 2 44 AV 2 44 INFOGRAFÍA: JAVIER AGUILERA CARLOS AGUILERA IB 1 74 5 FUENTE: SIEMENS DEMATIC