Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 24 4 2006 ABC Tras muchos años de pobreza y falta de libertad de movimientos, la apertura económica ha hecho posible que millones de chinos descubran el turismo interior e invadan su país. En 2020 puede que sea el principal emisor de turistas del mundo Los chinos conquistan... China TEXTO: FERNANDO PASTRANO, ENVIADO ESPECIAL FOTO: PILAR ARCOS PEKÍN. Durante siglos, el saludo habitual entre los chinos ha sido Ni hao literalmente Tú bien que podría traducirse por ¿Cómo estás? Pero esa fórmula ha ido cambiando en los últimos años, sobre todo en las ciudades, por otras que explican claramente la evolución de la sociedad que las usa. Cuando viajé a China por primera vez, en los años 70, las necesidades básicas de los ciudadanos aún no estaban cubiertas. Cuando se encontraban dos amigos solían saludarse con un ¿Has comido? En los 80, en el comienzo de la apertura económica, la mayoría de los chinos ya habían conseguido lo que llamaban los cuatro aparatos menores (reloj, bicicleta, máquina de coser y radio) y anhelaban los cuatro mayores (TV, nevera, lavadora y tocadiscos) En ese tiempo el saludo de moda era ¿Has visto la tele? Llegaron los 90 y el gran salto económico tenía su propia etiqueta. Entonces se decía ¿Te has enriquecido? o su variante ¿Has cambiado de casa? que venía a ser lo mismo. Hoy, en plena Ciudad Prohibida de Pekín literalmente invadida por turistas chinos, he oído un nuevo saludo que me ha dado que pensar. Uno le ha dicho al otro ¿A dónde has viajado últimamente Y es que el mayor lujo en la China actual es viajar, desplazarse. Tras muchos años de pobreza y de escasa libertad de movimientos, millones de chinos han descubierto el turismo interior, incluso los viajes al extranjero. Todavía son pocos y concentran sus salidas en tres fechas claves (Año Nuevo Lunar o Fiesta de la Primavera, Primero de Mayo, y la Fiesta Nacional del 1 de octubre) pero cada vez son más. Un grupo de turistas chinos atiende a las indicaciones de su guía en la Ciudad Prohibida de Pekín ¿Piratas o pícaros? ¿Cómo es posible que unas zapatillas cuesten en nuestro país 120 euros, y por las mismas nos pidan en la Calle de la Seda de Pekín 15? ¿Son realmente las mismas? Las falsificaciones no son difíciles de reconocer: mala calidad, extraños modelos y muchas veces donde, por ejemplo, debía poner Brand pone Grand Pero ¿y cuándo son idénticas? Supongamos que una marca internacional de balones se instala en China. Para fabricar 10.000 unidades necesita una determinada cantidad de caucho y de pintura. La casa matriz se los proporciona. Allí, una red de fraude sin el conocimiento de la Dirección administra esas materias de tal manera que consigue fabricar 10.100 balones. Superproducción. Los 10.000 legales pasan el control y se ponen a la venta por 80 euros. Los otros cien descontrolados, hechos con las mismas materias, máquinas y calidad, pasan al circuito ilegal a 10 euros. Si el comprador es hábil, podrá regatear hasta conseguirlos por 6 o 7 euros. Incluso si se los vendieran por menos, seguirían ganando. tad, pero también en miseria. De los 150 millones de trabajadores agrícolas sin empleo, la tercera parte ¡más que toda la población de España! está emigrando a las ciudades en busca de trabajo. Muchos lo consiguen en el creciente sector de la construcción, pero otros no, y pasan a engrosar las filas de pordioseros urbanos. Pero en este flujo de viajeros, perfectamente visible con sólo subirse a un tren, no sólo hay emigrantes, un buen porcentaje de ellos son turistas de todo tipo. Unos 150 millones de chinos, pertenecientes a la nueva clase media, viajan un promedio de 2,2 veces al año En 2006 se estima que más de 30 millones de chinos viajarán al extranjero. Para 2020 se espera que, con 115 millones de viajeros, China sea el primer emisor de turistas del mundo. Pero el turismo interior, en esta fase inicial del desarrollo chino, es todavía preferente. En 2004, se registraron 1.100 millones de viajes de chinos por su país, que generaron unos gastos- ingresos de más de 471.000 millones de yuanes (10 yuanes equivalen a 1 euro) El turismo interior supone el 90 por ciento de todo el turismo que se mueve por China. es decir, de cada 10 turistas en China, sólo uno es extranjero. De repente, me doy cuenta de que es verdad. Estoy en la todavía llamada Ciudad Prohibida- -ahora atiborrada de turistas- -y no veo a mi alrededor ni a un sólo extranjero. Hace treinta años, los únicos chinos que se veían por estos lujosos pabellones eran los trabajadores del museo, aquellas hormigas azules (por su laboriosidad y el color de su uniformada vestimenta) Hoy, en su lugar, hordas de turistas locales bien vestidos disfrutan de su inconmesurable patrimonio cultural. Me acerco a uno y le saludo, Ni hao Hello me responde. Registro familiar Desde 1958 y hasta hace muy poco, en toda China regía el hukou un sistema de control establecido por Mao Zedong durante el desastroso Gran Salto Adelante para impedir la emigración interior. Hu significa casa y kou boca El hukou generalmente traducido como Registro familiar marcaba al individuo como perteneciente a una determinada familia de un determinado lugar. Sin un permiso especial, el hukou impedía el desplazamiento fuera del lugar de origen. Con ello se evitaba la formación de bolsas marginales en los suburbios de las grandes poblaciones, pero también se atacaba directamente a uno de los principales derechos del hombre, el de la libre movilidad. Este apartheid chino era uno de los obstáculos que tuvo que retirar el actual Gobierno para poder ingresar en la Organización Mundial del Comercio en 2001. Sin hukou los chinos ya pueden viajar por su país. Han ganado en liber- Pobres y millonarios Es verdad que de los 1.300 millones de personas que pueblan China (1.500 millones según algunas estimaciones) la Unicef ha calculado que 30 millones viven bajo el umbral de la pobreza. Pero también es cierto que a la emergente clase media, con un buen nivel adquisitivo, ya han accedido 150 millones de personas. Un estudio de American Express revela que estos chinos pudientes hacen un promedio de 2,2 viajes al año. Entre los más ricos- -en China existen 250.000 millonarios, diez de ellos con más de 320 millones de dólares declarados- -la cifra se eleva a 6 viajes anuales. El turismo es un sector emergente en la boyante economía de este emergente país. China ya es la cuarta potencia económica del mundo, solo superada por Estados Unidos, Japón, Alemania y Gran Bretaña. Y sigue creciendo a un ritmo sostenido del 9 por ciento anual.