Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 24 4 2006 ABC Crisis en Kadima tras pactar los ministerios con los laboristas israelíes b Irritación en el partido de Ol- mert por el nombramiento al frente de la cartera de Defensa del laborista Amir Peretz, a quien consideran demasiado blando H. MEDINA JERUSALÉN. Kadima, el partido del primer ministro en funciones, Ehud Olmert, experimentó ayer la primera crisis de su corta historia un día después de que éste alcanzara un acuerdo con los laboristas sobre la distribución de los ministerios, un reparto que deberá completarse asignando las carteras restantes a los demás partidos de la coalición. El pacto prevé que Kadima tenga diez ministros- -de los que siete serán con cartera- -y que los laboristas se queden con siete ministros- -de los que cinco serán con cartera- así como que los ministerios de Defensa y Educación pasen a manos laboristas. Precisamente esta última circunstancia es la que ha suscitado la crisis en Kadima puesto que el actual ministro de Defensa, Shaul Mofaz, uno de los ministros más radicales, se ha ofendido por el hecho de que su ministerio pase a manos del líder laborista, Amir Peretz, un sindicalista a quien Mofaz considera demasiado blando. Soldados israelíes arrastran el cadáver de un miliciano de las Brigadas Al- Aqsa, ayer en la ciudad de Belén AFP Hamás y Fatah siguen enfrentándose pese a los intentos de solución pacífica Los nuevos disturbios en la Cisjordania ocupada se saldan con 25 heridos HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. La crisis interpalestina vivió ayer un nuevo episodio con enfrentamientos violentos entre milicianos de Al Fatah y de Hamás en la franja de Gaza, y con acciones armadas de milicianos del primero en la Cisjordania ocupada, que en total se saldaron con veinticinco heridos. La responsabilidad de los incidentes Retirada de Reichman Por su parte, Uriel Reichman, a quien Olmert había prometido entregarle la cartera de Educación, se negó a reunirse con el primer ministro al saber que la promesa se había roto y posteriormente telefoneó a Olmert para informarle de que había decidido abandonar la vida política. Olmert trató durante toda la tarde de conjurar la crisis al ofrecer a los dos políticos agraviados otras carteras. A Mofaz incluso le propuso la posibilidad de formar parte del gabinete de seguridad, que es donde se toman las decisiones más importantes. A partir de ahora Olmert tratará de cerrar la composición del nuevo Gobierno al negociar con los demás partidos que han decidido entrar en la coalición. Entre ellos se encuentran los ultraortodoxos de Shas y el partido de los jubilados. A estas alturas no parece probable que Shas obtenga la cartera de Interior, que es la más codiciada por los ultraortodoxos. Los jubilados tienen garantizada la cartera que se ocupará de los asuntos de la tercera edad. Con todo, la crisis en el seno de Kadima no parece que vaya a llegar muy lejos puesto que los hombres más poderosos de este partido se repartirán los ministerios más importantes. -en los que se ignoraron los llamamientos a la calma de los líderes de ambos partidos- -recae en Al Fatah, puesto que son sus milicianos y simpatizantes los que siempre inician la violencia y los que incitan y agreden a simpatizantes de Hamás. Los disturbios comenzaron el pasado sábado, cuando el líder de Hamás en el exilio, Jaled Mashal, acusó al pre- sidente Mahmud Abbás de obrar de acuerdo con los intereses de Israel y Estados Unidos, y no conforme a los palestinos, así como de conspirar para hacer caer al Gobierno. El suceso más grave- -con un saldo de cuatro heridos- -se desarrolló en el Ministerio de Sanidad de Gaza, donde decenas de milicianos de Al Fatah se presentaron por la mañana armados y fueron repelidos por la seguridad del ministro, Basem Naim, que pertenece a Hamás. Los milicianos querían que el ministro agilizara los trámites para que el familiar de uno de ellos que padece cáncer fuera trasladado al extranjero para ser tratado puesto que en la franja de Gaza no es posible. Respaldo a Hamás Hamás se siente respaldada por la mayoría de la población, que está harta de que los milicianos de Al Fatah se muevan libremente por la franja imponiendo su voluntad sin que la Policía, que en su mayor parte también es de ese partido, haga nada por restablecer el orden. En Belén, una unidad encubierta del Ejército israelí formada por soldados disfrazados de palestinos mató por la tarde a un miliciano de las Brigadas Al- Aqsa. Los soldados arrestaron a otros tres milicianos de las Brigadas, afiliadas a Fatah, en la misma operación. Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se reunió en Jerusalén occidental con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, quien le pidió que haga todo lo posible para reforzar las relaciones entre la Unión Europea e Israel.