Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 24 4 2006 ABC VADE MECUM EN FIN EL PODER DE LA JUSTICIA A democracia no es sólo, como algunos quisieran, el resultado de una matemática caprichosa y relativista, capaz de decidir, por la suma o la resta de escaños, la dirección del viento político, sino algo mucho más sutil y complejo, difícilmente compatible, como algunos quisieran, con el uso alternativo del Derecho. Hay otro poder, el judicial, que compensa, o suele compensar, el mal uso del gobierno por las mayorías. Y cuando estas mayorías pretenden encaramarse sobre los más elementalesderechos de las minorías, el poder arbitral de los jueces adquiere, entonces, un papel esencial. La semana pasada, el Tribunal Supremo suspendió cautelarmente la opa a Endesa y el mismo JORGE TRIAS día, el fiscal jefe del TribuSAGNIER nal Superior de Justicia de Cataluña solicitó la incoación de procedimiento abreviado contra el ex consejero de Gobernación de la Generalidad Joan Carretero, de la Esquerra Republicana, por corrupción urbanística. Mientras tanto, proseguía el juicio contra los policías del caso Bono que, oficiando de sargentos vázquez eran juzgados por detención ilegal mientras sus jefes, de momento, se iban de rositas. Y al mismo tiempo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechazaba la petición de los ecologistas de suspender las obras de desdoblamiento de la M- 501 en un tramo de gran siniestralidad, dando la razón a la Comunidad de Madrid, que preside Esperanza Aguirre. La Justicia tiene el poder de decir lo que está de acuerdo con la ley y lo que no. De momento ya vemos quién toma decisiones políticas de acuerdo con la ley y quién no, o dónde está la corrupción y dónde el buen gobierno. Es tal la fuerza de la Justicia que la Constitución le dedica el Título VI y, siguiendo la tradicional división de poderes, configura su poder de forma independiente y únicamente sometido al imperio de la ley. No recuerdo qué político del PP fue el que dijoque loque distinguía alPartido Socialista del Popular era que cuando gobernaban los primeros hacían lo que les daba la gana, pero que cuando les tocaba a ellos se aplicaba la legislación vigente. Por fortuna, los jueces compensan esa forma arbitraria de hacer política y suelen medir, tarde o pronto, a todos por el mismo rasero. Ahora, en Cataluña, se quiere volver a mangonear en el poder de los jueces y de los fiscales, y por esa razón prácticamente todoslos asuntos, incluidos los de corrupción, acabarán en el Tribunal Superior de Justicia cuando se promulgue el disparatado Estatuto. Eso sí, en correctísimo catalán, cuyo conocimiento deberán acreditar juecesy fiscales si quieren ejercer en Cataluña. El Decreto de Nueva Planta, mayormente, no tuvo por finalidad la de arrasar con las libertades y derechos lingüísticos de los catalanes que dejó prácticamente intactos, sino la de unificar la Justicia en todo el Reino, distanciándola delas influencias dela proximidad y siguiendo el modelo centralizador francés. ¿Actuaría con independencia en un asunto como el de Endesa una justicia catalana TU ALMA ETERNAMENTE BELLA L Q tado bajo la reproducción de un retrato alemán del XIX: UÉ insoportables se hacen las despedidas, PeConfesiones de un alma bella, un texto de cuya existencia dro, cuando despedirse de ti es lo último que uno mi desnutrida cultura literaria no tenía noticia y que habría querido hacer. Ahora, o en cualquier constituye en realidad el Libro VI de Años de aprendizaje otro tiempo. Te fuiste como el rayo, haciéndote carne en de Wilhelm Meister, de Johann Goethe. Avancé con cieruna de esas metáforas que habías leído, tal vez, en tus ta presteza a través de una prosa que contenía en su senlibros de versos. Pero nos dejas infinitamente más de lo cillez mucha más hermosura que la que pretenden esos que te llevas, y eso no nos lo arrebatará ni el más presabarrocos encadenamientos de imágenes con los gioso de los poetas. que tantas veces se fabrica una belleza impostaEras el menor de los chicos, pero el más grande. da. El librito concluía con un monumental párraTu sentido del humor era como una trompeta de fo final, que me vas a permitir que tú y yo regaleJericó; derribaba con frecuencia los muros de semos hoy a los lectores: veridad y autosuficiencia levantados por una fa Que siempre vaya hacia delante, nunca hacia milia en la que demasiados se creían siempre los atrás, que mis acciones se asemejen cada vez más primeros de la clase, y el resto se afanaba en cona la idea que me he hecho de la perfección, que tradecirles a grito limpio. Tú, tú te habrías reído de ti mismo si en alguna ocasión se te hubiera ocu- EDUARDO SAN diariamente sienta una mayor facilidad para haMARTÍN cer lo que considero justo, incluso dada la debilirrido pensarte como alumno aventajado en matedad de mi cuerpo, que tantas cosas me prohíbe, ¿cabe ria alguna. No lo hiciste, y eso que te has ahorrado. explicarse todas estas cosas a partir de la naturaleza huUna de tantas metamorfosis del mal se alojó un día en mana, de cuya perversión he podido percatarme tan protu cuerpo con la pretensión de quedarse. Tenías sólo diefundamente? Para mí, definitivamente no. Apenas si me ciocho años. Aun así, seguías haciéndonos reír. Luchasacuerdo de un mandamiento, nada se me aparece bajo la te durante muchos años contra la enfermedad y conseforma de una ley; me guía un impulso y siempre me conguiste finalmente llegar con ella a un pacto de no agreduce rectamente. Sigo con libertad mis sentimientos y sión: en adelante, os soportaríais mutuamente. Ella no desconozco tanto las restricciones como el arrepentisiempre cumplió su parte del compromiso, pero tú supismiento. Gracias a Dios reconozco a quién adeudo esta te seguir caminando al precio de dejarte más de un jirón felicidad y sé que sólo debo pensar en estos privilegios en el alma y alguna costura en el cuerpo. No pudo impecon humildad. Pues nunca correré el peligro de estar ordir, sin embargo, que fundaras una familia y que legaras gullosa ni de mi poder ni de mis capacidades, puesto que a este mundo mediocre y vulgar una criatura como Dani. tan claramente he llegado a saber qué atrocidades pueEl otro día, cuando ya habías emprendido el viaje, reden producirse y alimentarse en cualquier pecho humabuscaba entre las cosas que habían quedado sobre la meno, si una fuerza más elevada no nos protege sita del salón de tu casa. No inquiría ninguna respuesta; Después de leerlas, me resisto a pensar que no hayan entretenía simplemente mi propio tránsito desde el fogosido esas las últimas palabras que se llevaron tus ojos nazo del estupor hasta las umbrías de la amargura y el para alumbrarte en la travesía por las tinieblas de la dolor. Algunos papeles y dos o tres libros, y la almohadiEstigia. Pero, qué importa. Las conservaré en todo caso lla eléctrica a pilas de Paola. Allí estaba, camuflado bajo como el testamento que nos deja tu alma eternamente el programa de mano de un encuentro de escritores mexibella. Un abrazo muy fuerte, Pedro, hermano mío. Hascanos en la Casa de América, lo que ignoraba si había ta siempre. estado buscando. Era un opúsculo cuidadosamente edi- -No vayáis a gastar todo el explosivo en un solo atentado; tened en cuenta que esta tregua de paz es permanente.