Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Economía DOMINGO 23 4 2006 ABC Presencia del grupo Abertis en el mundo Reino Unido Suecia LA LEY DE LA INDEPENDENCIA P Canadá Francia EE. UU. Andorra ESPAÑA Marruecos Costa Rica Colombia Bolivia Italia P L P Puerto Rico Portugal P P P Chile Argentina Suráfrica Autopistas Aeropuertos P Aparcamientos Telecomunicaciones Servicios Logísticos Infografía ABC Abertis ultima la fusión con Autostrade para lograr la mayor red de autopistas La firma española controlaría al campeón europeo en infraestructuras b Tras adquirir las autopistas francesas de Sanef, la española Abertis, controlada por ACS y La Caixa, ultima una fusión con la concesionaria italiana Autostrade J. C. VALERO BARCELONA. La expansión internacional de Abertis es de vértigo. Culminada la adquisición de la concesionaria de autopistas francesa Sanef por unos 3.000 millones de euros, hoy podría anunciar un acuerdo de fusión amistosa mediante canje de acciones con la italiana Autostrade que, de cerrar con éxito, daría al grupo español el control de la primera compañía de autopistas del mundo, por delante de la australiana MacQuarie, con una capitalización bursátil de más de 24.000 millones de euros. La actividad en la sede barcelonesa de Abertis era ayer frenética. La compañía española, controlada por la constructora ACS (24,83 y La Caixa (23,99 declinó pronunciarse sobre la operación, pero ha convocado para hoy un consejo de administración extraordinario para ultimar la eventual integración con Autostrade, concesionaria en la que la española ya controla un 6,6 y tiene dos consejeros: Salvador Alemany, conseje- ro delegado de Abertis, y su director general, José Martínez Vila. La prisa por convocar el consejo en plena celebración de la festividad de Sant Jordi obedece a la necesidad de comunicar mañana los detalles de la operación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y al organismo regulador homólogo en el mercado italiano, después de que la prensa del vecino país destapara ayer la existencia de conversaciones entre Autostrade y Abertis. La compañía española también tiene previsto celebrar el próximo 3 de mayo una junta ordinaria de accionistas. tructuras, acompañado de dos vicepresidencias, una para el español Isidro Fainé (actual presidente de Abertis y director general de La Caixa) y la segunda para el italiano Gian Maria Gros- Pietro, actual presidente de Autostrade. Empresa de mayoría española Con la participación de más de un 28 de ACS y La Caixa en la empresa resultante, a lo que habría que sumar la de otros socios relevantes españoles, como es el caso de la familia Godia o algunas cajas de ahorros que ahora suman algo más del 15 de Abertis, el capital español en el nuevo gigante de las infraestructuras fruto de la fusión se colocaría en más del 35 Por ello, la sede de la empresa resultante estará en Barcelona y con una capitalización bursátil de más de 24.000 millones de euros (11.500 millones de Autostrade y 12.442 millones de Abertis) tendrá un volumen de ingresos de más de 4.500 millones (2.500 millones de Autostrade y 1.900 de Abertis en el año 2005) Florentino Pérez, presidente Uno de los puntos que debatirá el consejo de hoy será la presidencia de la compañía resultante de la fusión, en la que Abertis ostentaría el 27 dos puntos por encima del grupo italiano Bennetton, que sería el primer accionista individual. Fuentes próximas a la operación apuntan a Florentino Pérez como el posible presidente del nuevo gigante mundial de las infraes- El gigante europeo de infraestructuras se ha fraguado en España en sólo 3 años El grupo de infraestructuras de comunicaciones Abertis se constituyó hace sólo tres años a partir de la fusión de las concesionarias de autopistas Acesa y Áurea y de la opa sobre Iberpistas. Antes, se había incorporado el negocio de aparcamientos de Saba y el de telecomunicaciones a través de Tradia, además de contar con participaciones en la gestora de autopistas portuguesa Brisa y en Autostrade. La adquisición de Retevisión se produjo en 2003, un año antes de irrumpir en el negocio de la gestión aeroportuaria con la compra de la británica TBI. Hace unos días culminó la compra de la red de autopistas francesas de Sanef, de 1.771 kilómetros, una operación que eleva notablemente el flujo de caja procedente de los peajes para financiar la expansión. a Ley de Dependencia con que nos ilustra el ministro Jesús Caldera y que todos nos hemos apresurado a bendecir puede que a la larga no sirva para ayudar al desarrollo humano de la sociedad española. El Gobierno socialista pretende convertirse en el bienhechor ecuménico en una especie de Superman humanitario que se compromete a asistir a las necesidades de un número de ciudadanos que hoy se cifra en un millón cien mil. Y ya verán cómo dentro de unos años, en vez de hacer que disminuya el número de personas que se ven en ese estado de necesidad extrema, el Sistema Nacional de Dependencia ENRIQUE habrá hecho que auSERBETO mente su número. La sociedad española ya es lo bastante próspera como para considerar intolerable que haya seres humanos abandonados a su suerte cuando son incapaces de valerse por sí mismos. Pero crear un sistema universal de asistencia no hará sino alentar en muchos casos el abandono social de esas personas, para entregarlas al régimen público de protección, en lugar de fomentar que sean sus familiares quienes se encarguen de darles cariño y ayuda. Al contrario, seguramente habrá quien ahora se sentirá moralmente aliviado aparcando al abuelo en brazos del ministro Caldera para irse de vacaciones sin engorros y volver de la playa habiendo ganado una habitación más, gracias a la benevolencia pública. El 80 por ciento de las personas a las que se dirige la ley son ancianos, según los datos del Ministerio, y se pueden mejorar las pensiones y reformar ciertos servicios asistenciales específicos que son los que necesitarían, en vez de crear este nuevo status social de dependiente público En realidad, lo que sucederá es que a partir de ahora millones de personas se convertirán en dependientes del Estado y la ley alentará a muchas más que tal vez nunca habían pensado en ello, a encadenarse alegremente a la asistencia gratuita a medida que las sentencias judiciales descubran grados de dependencia inéditos en los que se pueda aplicar la ley. A mí me parece que lo que Caldera quiere conseguir, ahora que el desempleo no puede ser el pretexto, es inventarse una nueva versión de aquel subsidio general, el PER, que se daba en Andalucía y Extremadura, y que tuvo a aquellas sociedades cautivas de las prebendas de los ayuntamientos hasta que la llegada de los emigrantes y la liberalización del mercado de trabajo demostró que no era más que un perverso sistema para asegurar el clientelismo político. Una cosa es ayudar a los ciudadanos que realmente no pueden valerse por sí mismos por motivos de salud, y para eso está la Seguridad Social y las pensiones, y otra fomentar esta categoría de dependiente, en vez de crear ciudadanos más independientes, que es lo que todos deberíamos aspirar a ser. eserbeto abc. es