Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE AFP de seguridad con EE. UU. disturbios entre los que quieren ir más rápido y los que desean mantener el statu quo o, por qué no, una transición suave Vladimiro Roca, presidente del Partido Socialdemócrata e hijo del histórico del comunismo cubano Blas Roca, apunta a un fracaso de la oposición pacífica si el futuro es violento. Estamos buscando los cambios de forma pacífica recalca. El escritor exiliado en España Raúl Rivero aboga por un cambio gradual, con inteligencia, para evitar que los cubanos sigamos siendo víctimas de esta dictadura y nos veamos envueltos en una guerra civil. Sería un triunfo del dictador muerto Asignatura pendiente Quien no es nada optimista es Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que considera que la pobreza sin precedentes en la isla y la situación muy desfavorable en derechos humanos puede empeorar y a la larga crearse un vacío de poder Tampoco cree que la transición será rápida: Todos los cubanos tenemos una asignatura pendiente que no se aprende en pocos días, la convivencia pacífi- ca civilizada y la tolerancia hacia los que piensan diferente También es pesimista Gisela Delgado, una de las Damas de Blanco y esposa del preso político Héctor Palacios, que lamenta el odio y rencor exacerbado por los que se han comprometido con el régimen por unas migajas El vicario de los dominicos en Cuba, el español Manuel Uña, recuerda a ABC unas palabras recientes del cardenal Jaime Ortega: La teología de la comunión que emergió con toda luminosidad en el Concilio Vaticano II ha sido y será el quehacer de la Iglesia en Cuba. En esta perspectiva de comunión se inscribe la necesaria reconciliación, no tanto ni sólo entre cristianos y marxistas, sino entre todos los cubanos Otra opinión coincidente es que la influencia de Madrid y Washington será decisiva. Aunque la mayoría destaca los lazos históricos entre Cuba y España, cree que al final el referente será EE. UU. Pero no en todo, según señala el director de la consultora Mercados Emergentes, Íñigo Moré: Mientras media Iberoamérica implanta regímenes en sintonía ideológica con La Habana, es bastante improbable que en Cuba se declare una democracia liberal Jesús Gracia, embajador en La Habana entre 2001 y 2004, es partidario de relativizar la influencia de España: Hay dos millones de cubanos en EE. UU. los cubanos de dentro y fuera de la isla son los que deberán tener mayor protagonismo La responsable de Relaciones Internacionales del PSOE, Trinidad Jiménez, afirma que España va a tratar de mantener la misma relación estrecha, fluida y especial que tiene con todos los países de la región. Su homólogo del PP, Jorge Moragas, destaca que la clave es preparar a la oposición y al pueblo con tiempo así como que la influencia española depende de lo que hagamos ahora Desde Miami, el presidente del Grupo de Estudios de Cuba, Carlos Saladrigas, reconoce que por razones históricas, geográficas, políticas y económicas, EE. UU. jugará un papel influyente pero confía en que no se le vaya la mano e interfiera en los asuntos que sólo pertenecen a los cubanos Ese interés de Washington crecerá si, como subrayan varios analistas, se llega a descubrir petróleo en la isla. A la espera de un futuro prometedor numerosas empresas españolas se encuentran en una buena posición de salida Nadie nos ha puesto una pistola, sabemos a lo que nos arriesgamos y, además, se nos recibe mejor que en otros países llamados hermanos; la apuesta es a pasar el presente, y se está pasando dignamente, y con perspectiva de futuro afirma un empresario con intereses en la isla, el único que ha accedido a hablar con este periódico. El capital es cobarde justifica. ¿Por qué vamos a fajarnos? LEONARDO PADURA Incluso en una casa, donde vive una pequeña familia, hay problemas de convivencia, así que no me imagino cómo no va a haberlos en un país. Pero, a la vez, creo posible una reconciliación entre los cubanos que no están reconciliados, es más, pienso que es una necesidad, pues el rencor, la venganza, las agresiones, vengan de la parte que vengan, tengan las razones que tengan, son actitudes que, en el caso de Cuba, no ayudan a los cubanos (y sí a otros intereses reales y potenciales) Y lo creo posible porque con independencia de las más diversas actitudes políticas, entre los cubanos que viven en la isla, y también entre los cubanos que viven en la isla y los que viven fuera de ella, entre las familias, los amigos, los colegas, hay más puentes de fraternidad que de divergencia, hay más solidaridad que odio, hay más deseos de una convivencia feliz que de mantener una tensión que nos agota. ¿Por qué pensar que tenemos que fajarnos como perros y gatos cuando se puede imponer el respeto al otro, el derecho de cada uno, la concordia? ¿Por qué no pensar que el futuro empieza hoy mismo y recordar que es mejor y más hermoso darse la mano que tirar un golpe? ¿Acaso yo, porque vivo en la isla, o mis amigos y colegas W. A. JA. porque viven fuera, tenemos alguna vez que dejar de ser amigos y colegas para convertirnos en enemigos? No lo puedo ni lo quiero creer, y pienso que ellos tampoco. Debemos relativizar la influencia de España sobre el futuro de Cuba, señala el ex embajador Jesús Gracia, quien recuerda que hay dos millones de cubanos en EE. UU. Las consignas propagandísticas del régimen son de un optimismo a toda prueba AFP