Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 23 4 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LA ENERGÍA NUCLEAR Y CHERNÓBIL H UNA VERIFICACIÓN FALLIDA tarse con una acción terminante: el emplazamiento a los inI un mes ha sido capaz la banda terrorista ETA de terlocutores del Gobierno en este proceso para que condemantener su anunciado compromiso de alto el fuenen de inmediato el atentado. Si no lo hacen con claridad go permanente El atentado perpetrado en la mameridiana, el Partido Popular y la opinión pública dispondrugada de ayer en Barañáin (Navarra) contra la ferretería drán de toda la legitimidad política y ética para exigir al prede José Antonio Mendive, portavoz en la localidad de UPN, sidente del Gobierno que aplace sine die cualquier tipo de que la destrozó, provocó daños en el resto del inmueble, oblicontacto, ya sea con representantes de Batasuna, ya de la gó al desalojo de 56 familias y causó cuatro heridos, constitupropia banda criminal. Si no hay una respuesta adecuada ye la más evidente de las verificaciones de que ETA- -y tanque rehabilite la vigencia del alto el fuego anunciado por to da que sea la banda propiamente o los ejecutores de la ETA hace un mes, el proceso que se inició el pasado 22 de llamada kale borroka tan terroristas como los pistolemarzo tiene que ser considerado como fallido y las posicioros- -no ha interiorizado la verdadera disposición de la sones del Gobierno, de la oposición y de las distintas instanciedad española. El proceso al que el Gobierno está dispuescias sociales- -entre ellas la mayoría de los medios de comuto requiere de una condición inexcusable: debe desaparecer nicación- -deberían regresar a las posiciones anteriores a cualquier forma de actividad terrorista, incluidas aquéllas esa fecha. Claro está, la verificación del cese de las actividaque se tienen por expresión de una delincuencia de menor des terroristas deviene plenamente negativa y, en conseintensidad, como la extorsión o el terrorismo callejero. Y cuencia, sería incomprensible que Rodríguez Zapatero tras el cese absoluto de toda violencia debe también produ- -que hoy habrá de pronunciarse inevicirse la inmediata disolución de la bantablemente en el mitin que celebrará en da terrorista sin contraprestación algu Aun en el supuesto de que Madrid- -recabase autorización del na, ni precio político, ni compensación para dialogar de ningún género. De ahí que el atentaBatasuna y ETA volviesen a Congresomes de mayo. con ETA el próximo do de Barañáin deba ser interpretado como un desmentido del alto el fuego reiterar su voluntad de en los términos en que éste ha sido asuUN en el supuesto de que Batacesar de forma mido por el Gobierno, por la oposición y suna y ETA volviesen a reiterar por la sociedad española. El silencio de su voluntad de cesar de forma perma permanente en las Batasuna- -tan verborreica habitualnente en las acciones terroristas, remente- que no ha condenado la salvasultaría obligado que el presidente moacciones terroristas, je agresión de Barañáin, resulta muy derase muy mucho la manera en la que significativo. está conduciendo esta situación. Rodríresultaría obligado que el El atentado terrorista de Navarra se guez Zapatero no puede seguir distinproduce, además, apenas unos días despresidente moderase muy guiendo a un delincuente como Arnalpués de que el presidente del Gobierno do Otegi con expresiones de reconocimucho la manera en la que miento, ni adoptando posiciones elusianunciase que las indagaciones policiales sobre la realidad del alto el fuego vas de las grandes cuestiones que la está conduciendo esta lo confirmaban de manera muy satisfacbanda y sus entornos plantean. Durantoria y tras un muy confuso episodio de te este mes, los representantes de Batasituación recepción de cartas de extorsión a emsuna se han movido- -con la connivenpresarios navarros, cuya data para el cia del lendakari del Gobierno vasco y Ejecutivo era anterior al 22 de marzo pasado y, para el presila ayuda de partidos radicales como EA, IU, Aralar y otros y dente de la patronal de Navarra, posterior a la declaración la aquiescencia de los socialistas vascos y navarros- -como de cese permanente de las actividades terroristas. si la organización no estuviese ilegalizada, como si el tal partido no hubiera sido declarado por el Tribunal Supremo como parte integrante de la banda terrorista ETA, como si NDUCE a pensar en el carácter planificado y plenamente los dirigentes de esa ilegal organización no fuesen cómpliintencional del atentado- -lo que descartaría versiones ces de las fechorías criminales de los terroristas. edulcoradas que lo atribuirían a descontrolados -el heEn definitiva, la debilidad del Gobierno en la gestión de cho de que en las dos últimas semanas se haya podido comesta situación ha comenzado a crear más expectativas en el probar que interlocutores del Partido Socialista de Euskadi, llamado mundo abertzale que en la sociedad democrática. A con la aceptación del PSN, y de Batasuna habrían pactado tal punto que el propio Otegi se ha sentido con arrestos para ya la creación de un órgano conjunto Navarra- País Vasco exigir, desde la sala de prensa de Ajuria Enea, que la autentique conduciría a un planteamiento anexionista de la Comuca verificación del proceso no sea otra que la de comprobar nidad Foral, siguiendo así las pretensiones expansionistas la voluntad del Estado de aceptar la autodeterminación y la del nacionalismo vasco, tanto del supuestamente moderado territorialidad de Euskadi que reclama ETA y el nacionaliscomo del radical, ETA incluida. La falta de transparencia de mo independentista. El lenguaje que entiende ese sector en las declaraciones gubernamentales sobre la entidad foral diel entorno de la banda terrorista y la banda misma es el de la ferenciada y permanente de la Comunidad navarra han hefirmeza y la convicción. La mano ya ha sido tendida por el cho albergar serias dudas sobre la voluntad del Ejecutivo de Gobierno, la oposición y la sociedad. Ayer en Barañáin, preservar a aquella autonomía de las ambiciones del nacioETA y sus cómplices no sólo no la tomaron, sino que la mornalismo vasco y de ETA. dieron en un ejercicio de desafío al que hay que responder En las actuales circunstancias, el único elemento positicon la ley y la dignidad. Al terrorismo sólo cabe tratarlo vo que cabe discernir en este escenario de decepción y ante como lo que es: una forma particularmente repugnante de el regreso del terrorismo duro y puro en Barañain es la reacdelincuencia con la que no se negocia, sólo se combate y ción política acertada del ministro de Interior, Alfredo Péelimina. Es de esperar que Rodríguez Zapatero no interprerez Rubalcaba, que sin eufemismos ha reconocido que los te el atentado de ayer como un accidente manejando una hechos constituyen terrorismo callejero- kale borroka -jerga que pareció asumir en unas recientes declaraciones, y que los mismos no son compatibles con la declaración de porque si lo hiciera su error resultaría dramático. alto el fuego Esa transparencia ministerial debe comple- N A I ACE veinte años, el terrible accidente en la central nuclear de Chernóbil pareció decantar definitivamente el debate sobre la energía atómica en la dirección de los abolicionistas. El vértigo de aquella catástrofe, provocada por una mezcla de deficiencias técnicas y de inexplicables fallos en los protocolos de seguridad de un país, la Unión Soviética, que no tenía controles democráticos, dejó un denso poso de incertidumbre sobre el futuro de una fuente de energía que ya había nacido rodeada de una atmósfera de aprensión. Muchos países, entre ellos España, decidieron abandonar esta tecnología y confiar en el desarrollo futuro de alternativas menos inquietantes. Sin embargo, en estas dos décadas no se ha repetido ningún accidente similar, y la tecnología de las nuevas centrales atómicas ha avanzado hasta niveles que garantizan su seguridad. Siguen existiendo problemas no resueltos, como el del destino de los residuos radiactivos, pero en líneas generales se puede afirmar que en estos años la industria de la energía nuclear ha dado pasos importantes para mejorar sus niveles de seguridad. De forma simultánea, el mundo asiste al progresivo agotamiento de las tradicionales fuentes de energía, los hidrocarburos, cuyo uso está provocando un grado alarmante de contaminación atmosférica, directamente responsable de los cambios climáticos, cuyos efectos devastadores nos estremecen diariamente. A la impresionante evolución económica de China y la India, que repercute directamente en el aumento de la demanda energética, habrá que sumar el arranque del desarrollo de África, lo que añadirá algún día un fuerte incremento del consumo energético mundial. Los expertos afirman que el precio de setenta dólares por barril de petróleo no es un fenómeno pasajero. En este escenario, que España decidiera abandonar el camino de la industria nuclear sólo nos ha hecho más vulnerables a los problemas de abastecimiento, pero no nos protege de los accidentes, puesto que Francia, por citar a uno de nuestros vecinos, ha seguido desarrollando sus centrales nucleares. Ahora sabemos que las alternativas tecnológicas no se habrán desarrollado antes de dos o tres décadas, y que los sistemas basados en energías renovables, a pesar de haber alcanzado un prometedor grado de perfeccionamiento, no pueden compensar los efectos del parón nuclear. Cualquier reflexión seria sobre la estratégica cuestión del porvenir energético pasa por dos puntos ineludibles: la reducción del consumo a través de políticas de racionalización y una reflexión seria y valiente sobre la energía nuclear, ajena a la demagogia que desde las filas de la izquierda menos realista todavía rodea al accidente de Chernóbil, reflejo fiel y trágico del descalabro del régimen comunista.