Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Economía EL SUPREMO PARALIZA TAMBIÉN LA OPA DE GAS NATURAL SOBRE ENDESA OPINIÓN SÁBADO 22 4 2006 ABC VOLUNTAD DE NEGOCIAR PERO CON LOS PUENTES VOLADOS ÁNGEL LASO D LOM as personas de buena voluntad, que las hay, hasta en todo lo que rodea a la opa hostil de Gas Natural sobre Endesa, y que llevan tiempo intentando poner de acuerdo a todas las partes en la necesidad de explorar algún tipo de pacto posible, valoraban ayer la decisión del Supremo de suspender otra vez la opa como la apertura de un nuevo escenario en este ya largo culebrón empresarial. Un nuevo escenario más positivo que los anteriores, porque la creciente confusión jurídica lo convierte en más proclive a abrise a una negociación entre todas las partes implicadas. Entre todos, Gobierno y PP incluidos y como actores casi principales, se ha llegado a tal situación de descontrol, que puede pasar cualquier cosa y casi todas malas, con lo que empieza a ser bueno lo de más vale un mal acuerdo para todos que un pleito sin fin Sin embargo, estas mismas personas reconocían ayer que la dificultad de su misión radica en que la dureza del enfrentamiento ha sido tanta y ha dejado tantas cicatrices que los contendientes han volado todos los puentes posibles que podían servir para abrir los cauces de diálogo. Además, la situación exigiría salidas por la puerta de atrás, que es lo mismo que decir dimisiones, y eso son palabras mayores para la clase empresarial y política. Por consiguiente, la conclusión es que habrá que reconstruir los puentes poco a poco y empezar a tender lazos, pero con mucho cuidado, porque algo tan sensible como los derechos de los accionistas de compañías tan importantes como Endesa pueden verse afec- L tados por esta negociación y nadie descarta que también puedan entrar en demandas si ven alterados negativamente sus derechos. Y más, si se tienen en cuenta los fuertes movimientos sobre Endesa desde que empezó la opa, que han cambiado un alto porcentaje de los dueños de la empresa con la entrada masiva de hedge funds ya a precios altos por la expectativa de mejora con las opas de Gas Natural y E. ON. La primera eléctrica española cotiza en Wall Street, y en la SEC, el regulador norteamericano, son muy sensibles a estos planteamientos de minoritarios y de despachos de abogados y no se andan por las ramas. Quizás el mayor problema para empezar a negociar es que el Gobierno y el Partido Popular deben hacer el papel de pontoneros y ser capaces de reconstruir los puentes dinamitados, lo que se entoja muy difícil todavía. Para Zapatero y Montilla porque deben reconocer un cierto fracaso. Para el PP, sencillamente porque ahora hay muchas facciones y las más agresivas contra la opa siguen teniendo de líder a Aznar en vez de Rajoy. Todos son conscientes de que tanto jugar con fuego puede quemarles. Estas opas abrasan. La credibilidad de todos los organismos reguladores que han tratado el asunto ha quedado por los suelos tras sus decisiones y la culpa de esto sólo la tiene un responsable: la política. La Comisión de la Energía (CNE) con su mayoría socialista para dar vía libre a la opa. También el TDC, en este caso bajo control popular rechazando la operación. Todos han asumido sus decisiones por mayorías cualifi- La decisión del Supremo abre un nuevo escenario con más posibilidades para negociar. Pero son el Gobierno y el PP los que deben dar el primer paso cadas de carácter eminentemente político. Pero la guinda es el Supremo, aunque no sea políticamente correcto decirlo. La resolución del Tribunal de suspender cautelarmente la decisión del Consejo de Ministros de autorizar la opa de Gas Natural sobre Endesa pese al informe contrario del Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) es la última prueba de la politización de esta operación hostil de la gasista de La Caixa, con el apoyo del Gobierno de Zapatero, contra la Endesa que preside Manuel Pizarro y que sigue anclada en los viejos puertos del PP. Aunque Gas Natural no reconozca que su opa sobre Endesa ha quedado tocada de muerte tras la decisión del Supremo, tanto su presidente, Salvador Gabarró (regular inseminador hasta la fecha) como su consejero delegado, Rafael Villaseca, saben que es así, igual que los máximos ejecutivos de su principal accionista, La Caixa. Es más: no sería nada descartable que en breve Gas Natural anunciase que hasta aquí hemos llegado y retirase su oferta. Más que por abandonar definitivamente la operación, porque ninguna decisión judicial ha dicho nada todavía en contra de la misma, (las medidas cautelares se han tomado por otros asuntos como un presunto pacto colusorio con Iberdrola o la aprobación de la opa por el Gobierno) la decisión de tirar la toalla por parte de Gas Natural fuera para abrir otro proceso. El nuevo escenario con más actores como Fenosa, que podrían traer por fin una reestructuración pactada del sector energético nacional con Caixa y Caja Madrid unidas. Porque visto como están las cosas, no parece que nadie más se anime a lanzar opas en un sector regulado. Gabarró y Villaseca saben que a los patronos de La Caixa, Fornesa y Fainé, no les preocupa el último contratiempo judicial tanto como a ellos. Es más, la nueva paralización de una opa que ya estaba parada por un juzgado de lo mercantil casi alivia a estos últimos del peso que llevan soportando desde hace meses. Y al presidente de Repsol, Antonio Brufau casi también.