Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 4 2006 Cultura CEREMONIA DE ENTREGA DEL PREMIO CERVANTES A SERGIO PITOL 57 Autoridades, amigos, políticos, académicos y algunos escritores acompañaron ayer a Sergio Pitol durante la solemne entrega del Cervantes. Luego departieron en el patio de la Universidad y la ministra de Cultura lamentó que sólo dos mujeres han obtenido el galardón Calvo desea que el año próximo haya premiada y sea española TEXTO: TULIO DEMICHELI FOTOS: CHEMA BARROSO milia En el segundo patido aguardaban los reporteros sobre una tarima. Sergio Pitol pudo decir que tuvo ayer un primo en Alcalá, ya que su familiar y sus hijas María y Laura viajaron a la cuna cervantina desde Xalapa (México) para acompañar a primo y tío en su día más hermoso. Tras posar junto a los Reyes y el resto de autoridades, los fotógrafos, pidiendo perdón por romper el protocolo, solicitaron desesperadamente poder realizar una foto de Don Juan Carlos y Doña Sodía junto a Sergio Pitol, como es tradición. Sin embargo, los encargados de la Prensa les dicen a los reporteros que ya no más, se ha terminado Los reporteros insisten y el Rey, en un gesto más de cariño y generosidad hacia la Prensa- -como el del día anterior en el Palacio Real, cuando solicitó que buscaran al premiado para realizar la foto que pedían los medios- -volvió a ordenar a sus ayudantes: Tienen boquita para pedir lo que quieran Y buscó Don Juan Carlos a Pitol para posar junto a Doña Sofía los tres. ¿Quieren algo más? Pues vale Y el vale cervantino culminó la ceremonia. ALCALÁ DE HENARES. Fue una mañana de meteorología alborotada- -iba a llover pero el sol rompía las nubes- -a lo mejor muy centroeuropea: Praga, Varsovia, Budapest y Belgrado han sido ciudades muy suyas. También en Moscú y Pekín recaló el narrador durante su periplo diplomático, pero allí la primavera quizá sea cosa más imperial, menos liviana. Aunque puede que la primavera no distinga tanto de geografías y se confunda en Roma y en París, capitales no menos suyas. La mañana tampoco tuvo nada que envidiarle al comienzo de las lluvias allá en Xalapa (Veracruz) donde las estaciones se suman o se restan: seis meses de secas, seis meses de aguas en esa su tierra caliente donde ahora reside frente al Golfo de México. En fin, la lluvia no deslució el fin de fiesta ni aguó el tentempié que se sirvió en el patio de la Universidad. Gaudeamus igitur, sí, alegrémonos pues Pitol ya está a la vera de Cervantes por haberlo armado los Reyes como caballero andante, que en su caso bien pudiera ser loco escribiente. Rodeado de amigos y autoridades, Pitol desplegaba ayer su timidez sin poder ocultar su alegría. Mira que es tímido, cómo se escurría de la prensa, y no por falta de mundo, sino por exceso viajero y celo lector. Nada declaró en nuestra aduana sino estar contento y muy satisfecho. A mí me ha gustado todo. Soy feliz y enseguida se escabulló con Sus Majestades a inaugurar la exposición El viaje de una vida en la que se recorre su biografía mediante una novedosa tecnología de conversión texto a voz ideada para visitantes discapacitados. A esta exposición se suma el ciclo Sergio Pitiol y el cine en el que se proyectarán siete de sus películas preferidas. Doña Sofía disfrutó de las ocurrencias de Sonsoles Espinosa, mujer del presidente Zambrano, en 1988, y Dulce María Loynaz, en 1992, así que sería bueno que otras mujeres lo obtuvieran en próximas convocatorias ¿Cuándo? El año que viene tocaría española- -se le escapó, en referencia a que los premiados son, alternativamente, españoles y americanos- aunque yo no intervengo en la decisión del jurado ¿Lo tendrá por fin Ana María Matute? Más que asunto paritario sería cuestión de justicia. También exculpó nuestra ministra que no acudieran a la cita tantos escritores como debieran, pero es que, a su juicio, casi un centenar ya festejaron a Pitol durante la cena que los Reyes le ofrecieron el jueves. ¿Qué realzaría más al premiado que una aún más concurrida ceremonia literaria en la casa de Cisneros? José Luis Rodríguez Zapatero lució este año su más rotunda full metal smile esta sonrisa metálica que le hace cada vez más simpático pero menos locuaz en los corrillos del Cervantes, donde ya destapó que su fuente de inspiración era Xuxo de Toro, quien sustenta su visión de España. En fin, tan poco locuaz estuvo que fue su profesor en el Colegio Leonés, Alfonso García, quien habló por él y señaló a Ep cuánto le había gustado el discurso de Pitol por sus menciones al exilio y a Borges, del que es buen conocedor. El director del Cervantes, César Antonio Molina, contaba maravillas de su futura sede en el edificio de las Cariátides. Enrique Vilá- Matas reafirmaba a Mercedes Mommany y a José María Guelbenzu su relación de pupilaje con Pitol. Su editor, Jordi Herralde, se mostraba ufano de haberle publicado él. Y la Real Academia le honró con su director, Víctor García de la Concha, acompañado por Gregorio Salvador. Presencias mexicanas Hubo en el histórico paraninfo renacentista presencias hispanoamericanas, como la del argentino Rodrigo Fresán, y mexicanas, como la escritora y traductora Margo Glantz; el novelista y gran valedor suyo en el jurado del Cervantes, Juan Villoro; el editor y novelista radicado en Barcelona Sealtiel Alatriste o la presidenta del Conaculta (Consejo Nacional para la Cultura y las Artes) Sari Bermúdez, tan mediática ella como nuestra ministra de Cultura, aunque por razones distintas: Sari fue presentadora de televisión y a Carmen le encanta agitar y dar noticias. Calvo, además de producir un buen titular, ayer hizo política paritaria entre los corrillos de periodistas y lamentó la escasa presencia femenina en el palmarés: Sólo lo han ganado María