Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE Esta psiquiatra centra su trabajo en los traumas y en las respuestas al estrés en los trastornos de la conducta alimentaria. Por ejemplo, y dentro de ese sentido polifactorial de las enfermedades relacionadas con la alimentación, destaca que antecedentes traumáticos y estrés en la infancia pueden dar lugar a una serie de trastornos en la juventud entre los que destaca, sobre todo, la bulimia. Pero junto a estos hechos, a los que también pueden unirse traumas como la pérdida de un ser querido en la infancia, cita también las catástrofes y los abusos sexuales, sean puntuales o prolongados en el tiempo: Existe un 30 o un 40 por ciento de prevalencia de abuso sexual en pacientes con trastornos de la alimentación Pero es que, además, Marina Díaz, considera que la correlación puede dar lugar a un trastorno más grave, con comorbilidad del trastorno límite de personalidad La psiquiatra insiste en el papel central que en el trauma tiene el eje hipotálamo hipofiso adrenal, un sistema hormonal en el que se integra la secreción de cortisol por parte de la corteza suprarrenal con otros neurotransmisores y que es fundamental en la respuesta al estrés, tras desencadenarse el trauma. Si el estrés es muy importante se producirá una alteración en los receptores cerebrales cambios en el eje que pueden desembocar principalmente en bulimia, no en anorexia, ya que posiblemente está más relacionado con la impulsividad indica Díaz Marsá. Centrar las investigaciones en este eje puede tener una meta impor- tante como sería la posibilidad de modelar la respuesta del eje al estrés a través de inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina u otros inhibidores. Más genética que el cáncer Lo polifactorial en los trastornos de la alimentación tiene respuesta en la genética. Lo indica Raquel Rodríguez, investigadora de la Fundación del Hospital Clínico San Carlos. La susceptibilidad heredada es superior en estos trastornos que en el cáncer Por ejemplo, habría un condicionamiento genético en más de un 15 por ciento de los casos, pero de entre un 40 o un 70 por ciento entre los obesos mórbidos. La posibilidad de hacer exámenes genéticos a esta población en riesgo (que no se hacen) abriría nuevos campos predictivos para mejorar la atención a la enfermedad por parte de endocrinólogos y psiquiatras. Dónde acudir La asociación Adaner tiene en su página web información completa sobre cómo detectar los primeros indicios de los trastornos de la alimentación, cómo actuar y dónde pedir ayuda (www. adaner. org) La asociación ACAB ofrece un proyecto preventivo que potencia factores que pueden hacer más resistente a una persona frente a estos problemas. (www. acab. org) El Instituto de la Juventud (Injuve) cuenta con una guía dirigida a educadores, familias y profesionales con nuevas herramientas dirigidas a los más jóvenes (www. injuve. mtas. es) Dos maquilladores preparan a una modelo en la Semana de la Moda de Nueva York AP Hay que crear una cultura de la responsabilidad para evitar el botellón a través del diálogo social El director de la Unidad de Psiquiatría del Belleveu Hospital Center de Nueva York, Manuel Trujillo, fue ayer uno de los protagonistas del Congreso Centenario Juan J. López Ibor. Manuel Trujillo considera la familia como un núcleo vital para el desarrollo mental y social de los jóvenes. Por eso, por ejemplo, cree que los botellones deben solucionarse creándose una cultura de la responsabilidad, una cultura donde el espacio público sea un derecho que se delimita a través de un diálogo social donde el joven se compromete Por ello, insiste Trujillo, no se trata tanto de reglamentar como de negociar porque la Policía siempre tendrá que hacer cumplir las normas y garantizar que haya consecuencias si se produce una alteración en la vía pública ¿Pero qué encuentra un joven en el alcohol? El psiquiatra tiene una respuesta tan obvia como científica: Es un placer básico y barato, una forma de activar los mecanismos del placer y la amistad De la misma forma que desaconseja el consumo abusivo de alcohol lo hace con las drogas. He visto muchas tragedias y pocos éxitos, enormes miserias como una madre prostituyendo a su hija de dos años, he conocido a diez mil adictos y ninguno era Baudelaire Por eso alerta del crecimiento del consumo de drogas como el cannabis y la cocaína entre los jóvenes españoles, porque tendrá un precio; llámen- se problemas psicológicos, fracaso personal... un coste social colectivo muy alto. Espero que disminuya la tolerancia El psiquiatra también aceptó preguntas sobre las prohibiciones, sobre la respuesta de las instituciones públicas a fenómenos como el botellón el consumo de tabaco o alcohol. Y pese a la contradicción lo tiene claro: Filosóficamente me repugna la idea de que las cosas sean así, pero pragmáticamente las prohibiciones son efectivas Manuel Trujillo cree importantísimo el sistema educativo de cara a la estabilidad de jóvenes y niños, a la vez que pone en duda la efectividad de cuestiones como que los estudiantes puedan pasar de curso con dos o tres asignaturas suspendidas: No es un buen mensaje, la vida no te lo permite. Para educar hay que contener, tienes que forzar al escolar a escuchar y aprender un contenido, pero para eso alguién tiene que inducirle, porque eso exige un contexto que antes era la familia Para Trujillo, el pasado es importante, hay que revisarlo y reexaminarlo, buscando sus luces y minimizando sus sombras Y lo dice porque en su opinión ahora, la unidad familiar es más vulnerable, las familias tienen que reflexionar y entender cuál es su papel. Hillary Clinton dice que hace falta un pueblo para crear un niño. Por eso- -insiste el psiquiatra sevillano- -las familias tienen que introducirse en la vida social, crear una estructura cívica que recupere la conciencia social que teníamos antes. Del autoritarismo se puede pasar a una permisividad excesiva E, incluso, tiene palabras para la religión cuando se le cuestiona sobre su importancia en la formación de las personas. Un psiquiatra tiene que respetar algo que el 95 de la población quiere. Quien tiene conciencia religiosa tiene menos riesgo de conductas negativas como el alcoholismo o las drogas