Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 4 06 Efectos de la anorexia Hormonas Interrupción del periodo, pérdida de densidad ósea, mayor riesgo de cesárea y aborto en caso de embarazo, bebés con bajo peso y depresión postparto Sistema circulatorio Anemia Piel Más hematomas, crecimiento del vello por todo el cuerpo, enfriamiento de la piel, ictericia y uñas quebradizas Cabello Se debilita Sistema nervioso Temor a engordar, tristeza, cambios de humor, irritación, desmayos, pérdida de memoria y cambios químicos en la actividad cerebral Fluidos corporales Bajan los niveles de potasio, magnesio y sodio Músculos y articulaciones Fatiga, inflamación de las articulaciones, fracturas y osteoporosis Corazón Baja presión sanguínea, menor ritmo cardiaco, palpitaciones y fallo cardiaco Aparato digestivo Estreñimiento Riñones Piedras y fallo renal Efectos de la bulimia Mejillas: Hinchazón Garganta y esófago: LLagas, irritaciones y hemorragias causadas por los vómitos Corazón: Baja presión sanguínea, menor ritmo cardiaco, palpitaciones y fallo cardiaco Sistema nervioso: Depresión, temor a engordar, ansiedad, mareos y escasa autoestima Boca: Erosión de la capa de esmalte dental, caries, alta sensibilidad a los alimentos fríos o calientes y piorrea Aparato circulatorio: Anemia Músculos: Fatiga Fluidos corporales: Bajan los niveles de potasio, magnesio y sodio Hormonas: Interrupción o irregularidades en el periodo Piel: Abrasión de los nudillos y sequedad Aparato digestivo: Úlceras, dolor y problemas de digestión. Estreñimiento, evacuaciones irregulares, hinchazón y diarrea INFOGRAFÍA: JAVIER AGUILERA CARLOS AGUILERA Psiquiatría Las marcas de la anorexia y la bulimia Los trastornos de la alimentación no sólo tienen causa social. Están implicados traumas provocados por catástrofes y abusos sexuales. El Congreso Centenario López Ibor reflexionó ayer sobre ellos POR GONZALO ZANZA cundaria y terciaria, o lo que es lo mismo, invertir más en asistencia primaria. Tenemos que acortar el tiempo de diagnóstico y tratamiento, lograr que el paciente llegue con una evolución menor de la enfermedad, pero también reducir sus consecuencias Manuel Trujillo, director de Psiquiatría del Bellevue Hospital Center de Nueva York, ve los intentos de Sanidad desde la óptica de Estados Unidos. Allí sería impensable, por el concepto norteamericano de separación del poder ejecutivo con la sociedad. Pero me parece bien, siempre que se cree un clima voluntario de participación, porque cuestionarse las metas sociales que impone el siglo XXI- -ser el mejor, el más guapo- -siempre es bueno. Ese debate es necesario, de lo contrario nos dejaremos arrastrar por el consumismo P ocos psiquiatras aceptan que los trastornos de la alimentación estén incrementando su prevalencia entre la población española. Más bien creen que ahora se diagnostica mejor y que hay mayor conciencia social. Durante 2004 se produjeron 1.573 altas hospitalarias por anorexia y 532 por bulimia (principalmente en mujeres) en 2003 se registraron 15 fallecimientos por trastornos de la alimentación; durante 1997 se atendió a 2.307 personas por estas patologías, en 2003 (el peor año junto a 2002) se hospitalizó a 3.667. Pero lo que también queda claro es que la psiquiatría moderna insiste es que junto al origen social de los trastornos de la alimentación (tallas, modelos, malas dietas nutricionales) también hay factores genéticos y biológicos que influyen en estos trastornos. El Congreso Centenario López Ibor que se desarrolla hasta hoy en Madrid bajo el auspicio de la Asociación Mundial de Psiquiatría dedicó ayer uno de sus en- cuentros a la neurobiología y genética de los trastornos de la alimentación, es decir, a sus fundamentos biológicos. Pero sus ponentes también se pronunciaron sobre el intento del Ministerio de Sanidad de pactar con diseñadores y empresarios textiles la unificación de las tallas de ropa y el acercamiento de los modelos estéticos (pasarelas) que se proponen desde el sector a la realidad social. Francisco Vaz Leal, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Extremadura, cree positivo que la Administración busque un acuerdo con el mundo de la moda: Servirá para evitar que aparezcan muchos trastornos porque la moda genera sensaciones de inseguridad en los adolescentes Un acuerdo así, indica Vaz, vale para intentar reducir un factor de riesgo; si disminuye la presión social, bajará el número de pacientes con trastornos de la alimentación, pero no es el único factor Vaz reclama otras acciones al sector público, estrategias complementarias desde la prevención se- Abuso sexual y bulimia Marina Díaz Marsá está al frente de la Unidad de Hospitalización Breve del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Para ella, los trastornos de la alimentación son polifactoriales. Siempre se habla de lo social porque es lo que más atrae. Pero hay que añadir la vulnerabilidad genética y la situación familiar Sin embargo, como las asociaciones de pacientes, cree que la iniciativa de la Administración respecto a las tallas sí valdrá. Se intentó antes y se abandonó, por eso sería deseable que se mantuviese en el tiempo. Todo lo que se normaliza puede ayudar, pero tanto en las pasarelas (que las modelos no sean tan escuálidas) como en las revistas de divulgación general, todas deben presentar a gente más normal. En estas enfermedades siempre se habla de lo social porque es lo que más atrae, pero hay que añadir la vulnerabilidad genética y la situación familiar