Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional SÁBADO 22 4 2006 ABC Pesaba 105.000 kilos y para su montaje fueron necesarias tres grandes grúas de 300 toneladas. Sin embargo, la cubierta que convirtió a La Cartuja en el estadio de tenis más grande del mundo para la Davis de 2004 ha desaparecido como por arte de magia Un robo de 105 toneladas TEXTO: J. L. G. M. C. FOTO: ABC Muere una mujer en Burgos tras ser apuñalada, presuntamente por su novio b La Policía detuvo a Juan Carlos SEVILLA. Cuando el 5 de diciembre de 2004 el equipo español de tenis alzó en Sevilla la Copa Davis, nadie podía imaginar el destino de la majestuosa estructura metálica que acogía aquel éxito deportivo en el estadio de la Cartuja. Tras ser presentada orgullosamente por el Ayuntamiento hispalense como el mayor recinto tenístico del mundo e insistir el alcalde en que sería reutilizada para disfrute de los sevillanos, la visera se mantuvo sin recoger durante meses en el propio estadio, para ser posteriormente arrumbada en un solar. Ayer fue robada. Fue el portavoz municipal del PP, Jaime Raynaud, quien dio la voz de alarma al denunciar ante los periodistas que la cubierta había sido sustraida de la parcela en la que había sido depositada por el Ayuntamiento. Según aseguró el dirigente popular, dicha estructura ha desaparecido dejando un resto poco significativo, suponemos que por las dificultades de carga o porque estaban esperando a dar otro viaje y añadió que la valla está rota Raynaud- -quien afirmó que se ponen los pelos de punta ante el hecho de que haya desaparecido en un espacio municipal un material pagado por todos los ciudadanos -anunció que había remitido una carta al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, para exigir una respuesta de inmediato sobre lo ocurrido y se depuren responsabilidades S. P. de 34 años, al que incautó una navaja con manchas de sangre y un cuchillo, en el hospital al que acompañó a la joven fallecida MAR GONZÁLEZ BURGOS. María Josefa B. G. de 38 años de edad, falleció ayer en el Hospital General Yagüe de Burgos donde fue intervenida por una herida a la altura del corazón causada con arma blanca presuntamente por su compañero sentimental. Juan Carlos S. P, de de 34 años, fue detenido en el mismo hospital por la Policía, que le incautó una navaja con manchas de sangre. Según su declaración, la mujer se autolesionó tras una discusión. Los hechos ocurrieron poco antes de las dos de la madrugada en la Calle Santa Águeda, en el centro histórico de la capital burgalesa. El hombre entró en un local a pedir ayuda para una mujer herida en la calle y una pareja les trasladó a ambos en su vehículo particular al Hospital General Yagüe mientras alguien que no se identificó avisó al teléfono de emergencias 112. La mujer ingresó en urgencias en estado grave y fue intervenida inmediatamente por varias heridas de arma blanca en el pecho, a la altura del corazón. Los médicos no pudieron hacer nada por su vida y falleció en torno a las cuatro de la madrugada. Juan Carlos S. P. permaneció en todo momento en el hospital donde se identificó como el novio de María Josefa B. G. y donde reconoció ante la policía que habían tenido una discusión pero indicó que fue ella misma la que se había clavado un cuchillo El comisario jefe, Miguel Rodríguez Durán, explicó que aunque argumentó una posible autolesión o intento de suicidio la ubicación y trascendencia de las lesiones permitían suponer que podría tratarse de una agresión y, en consecuencia un homicidio por lo que se procedió a su detención. Al registrar al detenido, los policías le incautaron una navaja con manchas de sangre y un cuchillo. Operación rápida Minutos después, el concejal de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Sevilla, Francisco Manuel Silva (IU) admitía el robo y aseguraba que la estructura, de 105 toneladas y formada por 2.500 barras tubulares y 680 esferas, fue sustraida mediante una operación rápida en la que habrían intervenido camiones y grúas de gran tonelaje, información ya trasladada a la Policía Nacional en la correspondiente denuncia. Silva admitió que los técnicos municipales no verificaron el robo hasta ayer, después de que fuera denunciado por el PP. De hecho, y según ha constatado ABC, la denuncia no se presentó ante la Policía hasta la tarde de ayer. El concejal de Juventud y Deporte insistió en que el robo no ha consistido en una operación minuciosa o artesanal sino en una intervención muy rápida, en la que un material bien dispuesto se ha podido trasladar con gran velocidad Según detalló, la estructura fue depositada en este solar de Sevilla Este en el mes de marzo de 2005, aprobándose después en el marco del Consejo de Gobierno del Ayuntamiento de Sevilla la instalación de un cerramiento de se- Para el desmontaje de la estructura de acero se empleó alrededor de un mes. Los ladrones apenas han tardado unas horas en hacerla desaparecer guridad y la dotación de vigilancia en torno a dicha parcela de titularidad municipal. No obstante, este cometido no se llegó a cumplir. En la denuncia presentada por el Ayuntamiento ante la Policía se admite que el recinto no contaba con vigilancia ni presencial ni de cámaras por lo que los ladrones pudieron actuar con total libertad. La denuncia sitúa la fecha del robo entre el 9 y el 18 de abril, coincidiendo con la Semana Santa. El destino de la cubierta, de 3.250 metros cuadrados, era ser reutilizada en la construcción de dos nuevos pabellones deportivos en Sevilla Este y en la avenida de la Paz, siendo dividida en dos mitades iguales para cada una de las nuevas instalaciones. El pasado 22 de marzo de 2006, los técnicos del IMD revisaron y recontaron el material almacenado en una inspección que se saldó satisfactoriamente Ante tales circunstancias, el Ayuntamiento anunció la apertura de una investigación interna para depurar las posibles responsabilidades. De todas formas, Silva Ardanuy consideró que el caso es un desgraciado acontecimiento, más que un hecho negligente En su momento, la estructura permitió cubrir una superficie total de 6.100 metros cuadrados. Era de acero tensado que se instaló sobre cuatro pilares a 34 metros de altura y en cuyo desmontaje se empleó alrededor de un mes, mucho más de lo que parecen haber tardado en robarla. No había denuncia previa La subdelegada del Gobierno en Burgos, Berta Tricio, dejó claro que en este caso no existía ninguna denuncia previa de malos tratos entre la pareja, ambos españoles y residentes en la capital burgalesa. La investigación de los hechos continúa todavía abierta y la policía nacional está trabajando en la búsqueda de posibles testigos de los hechos así como de la pareja que trasladó a la víctima y su presunto agresor al hospital.