Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 22 4 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA EL ESPERPENTO DE CATALUÑA OS personajes políticos tan distantes como Artur Mas y Josep Piqué han coincidido sin previo acuerdo en calificar la situación que se vive en Cataluña como esperpéntica Quizás se queden cortos. Según el inventor del género, mi muy admirado paisano Ramón del Valle- Inclán, los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el esperpento Si buscamos la precisión, ese espejo, para bien reflejar el disparate que lidera Pasqual Maragall, es un decir, habrá de estar azogado con una espesa capa de corrupción. En caso contrario no devolverá la imagen de los vampiros que sobrevuelan los escenarios del Govern y sus alrededores. Tragar un sapo M. MARTÍN de vez en cuando es uno FERRAND de los impuestos que la política les cobra a sus grandes protagonistas; pero, en función de las circunstancias, lo que ahora tiene que tragarse Maragall es toda una familia de hipopótamos. Aun habiendo demostrado ya grandes tragaderas, no creo que dé para tanto. Coinciden también los líderes de CiU y el PP en que el reparto gubernamental que, a la desesperada, Maragall se ha sacado de la manga constituye una agresión a la dignidad democrática e institucional No es que, por ejemplo, el nuevo titular de la Consellería de Governació i Administracions Públiques, Xavier Vendrell, esté bajo sospecha como dice el líder de Convergencia, sino que es una certidumbre plena de la peor estirpe en la práctica partidista. El hombre que, secretario de Organización de ERC por más señas, exigía el pago de cuotas a los cargos y funcionarios designados por sus partidos con la amenaza de perder el empleo es, independientemente de la tipificación que merezca el caso en la sede judicial en que se sigue, un caradura y un extorsionador. Cabe pedir una cierta ejemplaridad en los hombres públicos y no es asumible su envilecimiento. Desgraciadamente los supuestos éticos no son necesariamente respetados en el juego político; pero en este caso, con la única justificación de agotar la legislatura a cualquier precio- -dicho sea como agravante- Maragall se ha pasado de la raya y ha entrado de lleno en los territorios que sólo merecen el desprecio. Para cumplir su ambición personal de llegar a president, abdicó de supuestos que pueden suponerse básicos para el PSC y se cogió del brazo con Josep Lluís Carod- Rovira. El republicano, que nunca da puntada sin hilo, le hace ahora pagar caro el precio de aquel pacto y, de hecho, le ha dejado al líder socialista inservible para cualquier nuevo uso electoral. Ya puede ir pensando José Montilla, guardián del socialismo catalán, en un nuevo hombre con el que encabezar las próximas listas electorales. Cuando toque o, posiblemente, un poco antes, porque un Gobierno como el que ya rodea al president tiene menos fuste que un castillo de naipes y puede venirse abajo sin necesidad de que el soplido final sea muy fuerte. MURCIA, PASIÓN Y GLORIA como una lágrima de vino. E pasado en Murcia la Semana Santa y las En Murcia, que es donde yo comulgo con la fe, desFiestas de Primavera. No lo he hecho en calide hace unos pocos años las mujeres ya podemos ser dad de turista, sino con la convicción, casi mayordomas de una cofradía. La mía es la de Viernes con la fatalidad, de quien año tras año se reencuentra Santo, o la de las tallas de Salzillo, o la de las túnicas por estas fechas con sus orígenes. Tengo por allí dos moradas, o la que despide a Nuestro Padre Jesús, plazas que de tarde en tarde, cuando desemboco en cuando se recoge en su Iglesia, con un silencio que no ellas, me recuerdan lo poco que cunden los hombres cabe en la plaza, y que se va transmitiendo de y lo mucho que duran los apellidos. Y conserhombre a hombre como un Mar Rojo que se vo, ya sin esculturas o placas, muchos sobreabriera, y que te deja la carne esplendorosa, saltos, muchos rincones donde se me para el redimida, y ya de puro ardiente, arrebolada. reloj y se me curva la conciencia, y un univerÉsa que, una vez terminada la procesión, te so de primos y tíos a los que me parezco en lo devuelve a casa con el capuz en el cetro, el buredondo de la cara, o en las entradas de la frenche magro y los pies doloridos, entre pisando te, o en el amor a las letras, o en el habla inconla furiosa luz del día y esquirlas de caramelos. clusa y diminutiva, y hasta creo que en una LAURA Como también es en Murcia donde comulgo especie de destino transeúnte y solemne. ComCAMPMANY con la alegría, ahí me tienen de nuevo, el marparto con ellos un secreto muy hondo que emtes de Pascua, ataviada de huertana para sumarme a pieza donde echan flores los naranjos y termina donla primera fiesta de primavera, que es la del Bando. Y de dan sombra los cipreses. sí, me prendí flores en el pelo, me sujeté con ligas las Por Pascua, siempre que puedo me vengo a Murmedias de ganchillo, me calcé las esparteñas, me pucia. Barroca, como ella, hasta la médula, encuentro se los zaragüelles, me ajusté el refajo de labradora, en las manifestaciones colectivas de cualquier tipo, me embutí como pude en el corpiño, me eché la mantide la fe o del folclore, lo que nunca he conseguido lla al hombro y me fui de jarana a las barracas, a harhallar en mí misma. Está claro que pertenezco al tarme de zarangollo, bonito en salazón, habicas tiermundo, porque sólo tiemblo en mis citas plurales, mi nas y vino de Jumilla. Lo de hartarme es un decir, sueño sólo es vida en el teatro, los corderos sólo me porque yo de los manjares de una mesa sincera nunsaben a carne pura cuando bendicen una mesa muy ca me harto. Y de nuevo se me pusieron las mejillas larga, y la emoción, la verdadera, la vibrante y sin coloradas como un tomate. Ya ven lo fácil que es pamordazas, sólo me abre las compuertas del llanto sar en mi tierra de una gloria a otra gloria. Allí las cuando estalla al unísono en un pueblo de voces. Yo dos van unidas, como hermanas de sangre. ¿Sabiduhasta consigo creer en Dios cuando en una iglesia ría mediterránea? ¿Siglos de desembarcos? A Murabarrotada de almas suena el Ave María de Schucia, para el trabajo y la esperanza, la levantan las mabert, o cuando en los conciertos se apagan las luces y nos de la huerta y un ramo prieto de corazones. Tamprendo mi mechero ingenuo y trasnochado para canbién éste que late bajo mi pecho. Y es curioso el destitar Imagine o cuando asisto al insondable misteno. Que a una tierra tan fértil, alegre, generosa, dorario del alborozo humano, o cuando me visto de nazada y abierta como la mía le nieguen los hombres, con rena para convertirme en liturgia, o de huertana pasus nuevas fronteras, el abrazo del agua ra empequeñecerme como una miga de pan y darme D H