Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 VIERNES 21 4 2006 ABC Deportes El Sevilla aguanta como un jabato el empujón alemán Dejó sin ideas al Schalke 04 y vislumbra la final de la Copa de la UEFA ROBERTO ARROCHA, ENVIADO ESPECIAL GELSENKIRCHEN. Una sensación de equipo bueno de verdad dio el Sevilla en el primer tramo del partido jugado en Alemania. Un conjunto serio, con calado, con hondura en su quehacer, sólido en el medio campo, escudando bien a una defensa expeditiva y disciplinada. El equipo, en general, fue ordenado y tuvo calidad ante un rival que expuso sus carencias. Mucho físico, mucha potencia y enorme actitud, pero muy poquito fútbol. Ausentes sus dos estrellas por problemas internos con el entrenador, el Schalke confió su suerte a Poulsen, que es muy bueno, pero no lo suficiente como para desarmar a un equipo bien trenzado, que dejaba pocos huecos y que incluso se permitió el lujo de crear buenas ocasiones de gol, las mejores, en disparos (los dos de Jesús Navas) que el gigantón Rost tuvo que sacar con bastantes apuros. Entre los alemanes, poca cosa. Empuje con fiereza, pero sin apenas luces. La potencia de Asamoah en el carril del ocho, bien tapado por David y las ayudas de Martí, que aparecía por todos lados echando manos a la zaga aquí y allí, sin desfallecer. Un partido colectivo y de enorme mérito el del Sevilla en esta primera parte. No atacó en exceso, pero cuando lo hizo tuvo cierta profundidad hasta que Kanouté se lesionó y la entrada de Renato afianzó el medio campo pero restó profundidad al equipo, que cada vez se mostraba más cómodo guardando sus espaldas. SCHALKE 04 SEVILLA 0 0 un paso de calidad. El Sevilla consiguió a pesar de todo parar la avalancha alemana al cuarto de hora, y comenzó de nuevo. Tocó y tocó con paciencia para volver a irse arriba y tener otras dos buenas ocasiones que no entraron de milagro. Los alemanes, desesperados, echaron mano de su otra figura castigada, Kuranyi, en busca de un milagro. No lo lograron. En la otra semifinal el Steaua ganó en Bucarest 1- 0 al Middlesbrough. Schalke 04 (4- 4- 2) Rost, Rafinha, Bordon, Krstajic, Kobiashvili; Altintop (Lincoln, m. 46) Poulsen, Ernst (Bajramovic, m. 73) Varela (Kuranyi, m. 64) Asamoah y Larsen. Sevilla (4- 4- 2) Palop; Daniel Alves, Javi Navarro, Escudé, David; Jesús Navas, Maresca, Martí, Puerta (Adriano, m. 81) Saviola (Luis Fabiano, m. 61) y Kanouté (Renato, m. 31) Árbitro Tom Henning Ovrebo, de Noruega. Enseñó tarjeta amarilla a Javi Navarro, Ernst. Mostró la cartulina roja directa a Krstajic en el minuto 76 por dar un codazo al sevillista Jesús Navas. Apuros en la continuación Los alemanes dominaron con más intensidad y manejo de balón, pero nunca supieron encontrar hueco en las filas españolas. Les faltó el talento y la imaginación suficientes para hacerlo. Aparecieron siempre en el partido con muchas dosis de voluntad y un gran físico que les permitía ganar los balones divididos, pero eran fácilmente superados por el buen toque y la mejor técnica del equipo de Juande. Al final de la primera parte se llegaba con la sensación de un Sevilla más entero, con menos desgaste en su físico y con una victoria moral ante un rival un tanto obcecado y nervioso, con peligro en las jugadas a balón parado y poco más, mientras que los sevillistas iban ganando en confianza y seguridad a medida que avanzaba el reloj. Sufrió el Sevilla al comienzo de la segunda parte. ¿La causa? Lincoln, al que su entrenador recurrió en el descanso porque su equipo no tenía fútbol. Con el brasileño en el campo, el Schalke dio un paso hacia adelante, y Saviola intenta una jugada ante el marcaje del brasileño Rafinha AP La plantilla del Villarreal promete un cambio de actitud en la vuelta Reconoce que hubo mucha suerte ante el Arsenal y que no dieron la talla, pero que un gol puede llegar en la jugada más tonta del mundo J. Á. MADRID. A los jugadores del Villarreal les costaba levantar la cabeza en el aeropuerto de Londres antes de subir al avión que les llevó a Valencia. Su paso por la zona mixta, donde comentaron con la prensa el desarrollo del partido, les abrió los ojos y les hizo pensar que el resultado era positivo, pero engañoso. Al principio se refugiaron en el paraguas de la desas- trosa labor arbitral, de la permisividad en el marcaje a Riquelme... Pero después reconocieron que el Arsenal les pasó por encima, que sufrieron mucho más de lo esperado y nunca encontraron ni el balón ni el ritmo que les convenía. Regresaban tocados, pero no hundidos. y eso les da mucha moral para la vuelta, con El Madrigal a rebosar pues ya no hay localidades. La verborrea, una vez más, se plasmó en la persona de los directivos, que hablaron de una mano negra para que el Villarreal no llegue a la final. El análisis más brillante fue el del guardameta Barbosa. Lógico, pues siempre tuvo el partido en su área. Vi patear el balón una y otra vez desde todos lados. Menos mal que no remataron José Mari también fue sincero: No hemos sido el Villarreal. El balón no nos duró nada. Pero allí será diferente. No sé si podré jugar, tengo un fuerte golpe del penalti El papel de optimista recayó en Forlán. Sólo se trata de hacer un gol. De ir a la prórroga, marcar en los penaltis y a la final. Todos los partidos son distintos e inciertos. Al Madrid le metieron seis en la Copa. Repito, seis al Madrid. Y se levantó en la vuelta e hizo cuatro. ¿Por qué no podemos hacerle dos goles al Arsenal? El Villarreal está capacitado y tenemos que morir en ese partido con la ayuda de nuestra afición. No lo veo imposible Además, Tacchinardi, que no podrá jugar por tarjetas, ampliará un año su cesión del Juventus.