Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Espectáculos VIERNES 21 4 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO In- Edit programa en Madrid los mejores filmes musicales b Los cines Duplex proyectan El juicio del caso Pellicano el espionaje ilegal realizado por un detective privado en la meca del cine, tendría que haber empezado esta semana, pero se ha retrasado hasta octubre La intriga favorita de Hollywood PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL hasta el domingo un maratón con los trabajos galardonados y seleccionados en la muestra barcelonesa de documentales J. LILLO MADRID. Un festival de rock, pero en pista cubierta. Un certamen de cine que quiere ser como un festival musical, con la misma atmósfera, vibraciones y hedonismo, aunque con películas en lugar de grupos señalan los responsables de In- Edit, muestra de documentales que desde su sede barcelonesa vuelve a trasladar a Madrid (cines Duplex) y durante un apretado programa de fin de semana una selección de los mejores trabajos de su tercera edición. La proyección arranca esta noche con el pase de George Michael. A Different Story en el que el realizador Southan Morris traza un retrato de quien, retirado de los estudios y los escenarios, desengañado y ajeno a un mundo sobre el que llegó a reinar, asegura que mi género musical, el pop, ha muerto Será a partir de mañana y en las dos salas del cine madrileño donde se pueda ver un total de dieciséis producciones, entre las que figuran las tres vencedoras de In- Edit: Fearless Freaks reportaje de Bradley Beesley sobre los Flaming Lips (domingo 23; 22,00 horas) Sevilla City en el que Juan José Ponce recorre el mapa hispalense del hiphop (domingo; 12,00 horas) y The Devil Daniel Johnston laureado trabajo en el que Jeff Feuerzeig se aproxima a la figura de uno de los genios más atípicos del último rock (sábado, 22; 0,00 horas) Además, In- Edit programa en Madrid una generosa sección oficial en la que figuran James Brown, Soul Survivor de Jeremy Marre; Keith Jarret, The Art Of Improvisation de Mike Dibb; Amazin Grace: Jeff Buckley de Nyla Bialek Sdams y Laurie Trombley; Made In Sheffield: The Birth Of Electronic Pop de Eve Wood; Soundz Of Spirit de Joslyn Rose Lyons; Tango, un giro extraño de Mercedes García Guevara; Man In The Sand de Kim Hopkins; A Great Day In Harlem de Jean Beach; Fania All Star de Leon Gast; Johnny Cash, The Man, His Word, His Music de Robert Elfstrom; Miles Electric de Murray Lerner; Standing In The Shadows Of Motown de Paul Justman; Surplus, Terrorized Into Being Consumers de Eric Gandini y Johan Söderberg, y End Of The Century: The Story Of The Ramones de Jim Fields y Michael Gramalia. Dos salas, dos escenarios y dieciséis bandas en el cartel de un festival de rock atípico. WASHINGTON. No es una película pero lo parece. En el reparto del caso Pellicano no faltan estrellas, ni directores, ni agentes ni súper- abogados de Hollywood. Todos implicados en una laberíntica trama de pasiones privadas, negocios multimillonarios, reputaciones en juego y espionaje ilegal que gira en torno a Anthony Pellicano, un detective privado en la meca del cine especializado en la venta de informaciones confidenciales al mejor postor. En condiciones normales, el juicio federal contra el detective y ocho asociados- -que se enfrentan a un sumario de 112 cargos que abarca desde la conspiración hasta la extorsión- -tendría que haber comenzado esta misma semana. Pero el magistrado Dale S. Fischer ha optado por retrasar el proceso hasta octubre para dar un tiempo razonable a que la defensa de los acusados digiera las evidencias que después de tres años de pesquisas siguen aflorando. Ante esta cascada de manejos delictivos en la trastienda de la industria estadounidense del cine, Pellicano ha sido etiquetado como el J. Edgar de Hollywood en referencia al legendario director del FBI que se perpetuó en el cargo entre 1924 y 1972 en parte gracias a la complicidad lograda al husmear en la vida privada de grandes personalidades de EE. UU. El actual escándalo también recuerda a cuando la famosa madame Heidi Fleis fue procesada y todo el mundo quedó pendiente de su distinguida lista de clientes. La supuesta especialidad de Pellicano eran los pinchazos telefónicos y el acceso a archivos policiales a través de estratégicos compinches debidamente sobornados. Con una lista de víctimas don- John McTiernan (a la izquierda) con su abogado, llegando al tribunal el lunes de se encuentran celebridades como Sylvester Stallone, Garry Shandling, Keith Carradine o Steven Seagal, pero también periodistas y altos ejecutivos de la industria del entretenimiento. La clave de este monumental sumario se centra en cuál era el destino de la cotizada información afanosamente reunida por Pellicano y servida a grandes abogados de Hollywood para lidiar con asuntos tan delicados y multimillonarios como divorcios o negociaciones de contratos. Planteando un intenso debate legal sobre responsabilidades entre clientes, le- REUTERS trados y un detective privado tan efectivo como delictivo. El último implicado en esta trama ha sido John McTiernan- -director de éxitos de taquilla como Duro de matar Predator o La caza del Octubre Rojo -que el lunes se declaró culpable de mentir deliberadamente al FBI sobre el encargo que hizo a Pellicano en el verano de hace seis años para espiar al productor Charles Roven. La sexta admisión consecutiva de responsabilidad criminal en lo que se presenta como una de las películas de Hollywood más fascinantes de la temporada. OTROS ESTRENOS Cuadernos de contabilidad de Manolo Millares l canario Manolo Millares- -pintor y fundador en 1957 del colectivo El Paso; también escritor y arqueólogo aficionado- -fue una figura emblemática de los avatares de la clase intelectual y artística española tras la instauración del régimen franquista. Este documental dirigido por su sobrino Juan Millares cuenta con un impresivo elenco de testigos cercanos de la peripecia vital del pintor Millares: su viuda, su hija (que sirve de hilo conductor del filme) y cuatro de sus hermanos. El abundante material de archivo (lo mejor, una filmación de Millares at work en una especie de happening que le muestra envolviéndose en una de sus famosas arpilleras) y la nómina de familiares con mucha (s) memoria (s) se centran en la juventud del pintor y en la difícil posguerra del grupo de modernos de Las Palmas que aglutinó en su torno. Abundan las anécdotas pero escasea (salvo cuando habla Juan M. Bonet) el análisis de la obra. Quizá fuera ese retrato íntimo el que se pretendía, pero ello reduce la película a un reportaje biográfico convencional, quizá el menos estimulante de los subgéneros documentales. A. W. Calificación: Aislados E L a segunda película de David Marqués no sacará de casa al público más veterano, ese que parece alérgico al cine español. Pocos cambiarían de opinión, la verdad, pero esta versión ibérica de Clerks quizá conecte con los jóvenes o, para afinar más, con aquellos que, como su autor, todavía no han olvidado su trigésimo cumpleaños. Dos amigos a los que nadie calificaría como triunfadores apuran 94 minutos sin parar de charlar, en el tono desenfadado y poco académico que cabe atribuirles. No carece de sentido ni parece el peor camino producir algo tan barato (dentro de lo que cabe) dos protagonistas, un secundario y un equipo mínimo se lanzan al océano sin más chaleco salvavidas que el guión (a menudo olvidado en producciones de mayor presupuesto) La pena es que mientras los muchachos de Kevin Smith disparaban a matar contra toda clase de convenciones, más o menos sociales, Adrià Collado y Eric Francés- -el segundo, menos conocido, es un descubrimiento- -se encuentran con el cargador medio vacío tras derrochar balas de nostalgia y tópicos. La buena noticia es que es fácil reír unos cuantos chistes afortunados, contados sin exagerar y filmados sin pirotecnias absurdas. F. M. B. Calificación: