Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad VIERNES 21 4 2006 ABC Ciencia Marte sólo pudo albergar vida en su infancia cuando el clima era cálido b Erupciones volcánicas en la segunda era geológica del planeta, hace cuatro mil millones de años, propiciaron un cambio brusco de temperaturas ABC MADRID. Un estudio elaborado por científicos franceses, italianos, rusos, alemanes y estadounidenses revela que Marte sólo pudo albergar vida en su infancia cuando fue un planeta cálido y húmedo. Pero ese ambiente propicio para la vida acabó antes de que el planeta se hubiera desarrollado completamente. Entonces el planeta se enfrió con un cambio brusco de las temperaturas, convirtiéndose en árido y ácido, según este estudio publicado hoy en la revista Science El cambio fue causado por enormes erupciones volcánicas que llenaron la atmósfera de azufre, que después se precipitó sobre toda la superficie de Marte. Hace 3.500 millones de años, las condiciones ambientales en Marte se hicieron cada vez más secas y ácidas, un lugar desagradable para cualquier tipo de vida, ni siquiera la de un microbio indica en el informe John Mustard, geólogo de la Universidad de Brown, en Rhode Island (Estados Unidos) La conclusión del estudio se basa en la historia mineral de Marte, que está estrechamente vinculada a la presencia de agua en el planeta y fue formulada con datos proporcionados por las misiones de órbita y los vehículos exploradores de la Administración Nacional estadounidense de Aeronáutica y del Espacio (NASA) en Marte, informa Efe. Un equipo internacional recupera rocas volcánicas situadas 1.400 metros bajo la corteza oceánica Se acometió con el buque perforador Joides en aguas a 800 kilómetros de Costa Rica b Estas muestras geológicas, nun- ca antes obtenidas, aportarán pistas fundamentales para poder conocer cómo se formaron los fondos oceánicos A. A. C. MADRID. Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha conseguido perforar una secuencia completa de las capas superiores de la corteza terrestre, accediendo a una capa subyacente de rocas volcánicas formadas a partir de magma solidificada y que reciben el nombre de gabros. En un estudio que es destacado hoy en la revista Science estos investigadores detallan que pudieron recuperar muestras de esas rocas tras efectuar una perforación del fondo oceánico hasta una profundidad de 1.400 metros, en un punto situado a unos 800 kilómetros al oeste de Costa Rica, con el buque oceanográfico perforador Joides El investigador Damon Teagle, de la Universidad de Southampton, afirma que este proyecto ha permitido alcanzar un objetivo perseguido desde hace cuarenta años, con el que se espera, en última instancia, averiguar cómo se formó la corteza oceánica. Para los geó- logos, esta cuestión es particularmente relevante porque la formación de las capas terrestres sobre las que asientan los océanos juega un papel clave en el dinámica de las placas tectónicas. Jeffrey Alt, de la Universidad de Michigan, precisa que la disponibilidad de estas muestras de magma fosilizado permitirá comparar la composición de las distintas capas de la corteza oceánica, cuyo grosor tiene unos siete kilómetros. Aunque con anterioridad se han recuperado gabros del subsuelo oceánico, siempre ha sido en zonas menos profundas, donde terremotos y otros procesos geológicos han acercado esas rocas volcánicas hacia la superficie. En este caso se trata de rocas volcánicas de corteza oceánica intacta. Tres eras geológicas El grupo de científicos, encabezado por Jean- Pierre Bibring, astrofísico de la Universidad de París, determinó que en Marte hubo tres eras geológicas claramente definidas. La primera comenzó con el nacimiento del planeta hace unos 4.600 millones de años, y duró unos seiscientos millones de años. Se caracterizó por la presencia de minerales como la camacita y la nontronita, que necesitan mucha agua y temperaturas cálidas para su formación. La segunda, hace entre 4.000 y 3.500 millones de años, revela un cambio dramático en el que el ambiente cálido y alcalino dio paso a uno totalmente árido y ácido en el que se crearon minerales como la hematites gris. La última era en la que se encuentra ahora el planeta comenzó hace unos 3.500 millones de años y durante ese período los minerales se formaron sin la presencia de agua. Esos minerales, en su mayoría ricos en hierro, se pueden encontrar en toda la superficie del planeta. Science El buque Joides arriba. Abajo, muestras geológicas recuperadas de la corteza oceánica Un laboratorio mundial Los miembros de este equipo internacional creen que la clave de su éxito se debe a que encontraron, frente a Costa Rica, el lugar más adecuado para llevar a cabo esta exploración. El buque Joides es la principal instalación científica de un relevante programa internacional de perforación para estudios de paleontología, sedimentología, geofísica y geoquímica. Este barco está equipado para operar en mares con 8.200 metros de profundidad y puede teóricamente perforar hasta 9.000 metros. Dispone de equipos avanzados para taladrar el fondo del mar y obtener muestras, que pueden ser analizadas a bordo en un laboratorio. Alrededor de 62 miembros de la tripulación y 50 científicos de todo el mundo viven en el barco durante sus expediciones, que por regla general duran dos meses, lo que permite hacer seis expediciones científicas por año. Hace unos años, este buque único en su género fue utilizado en una campaña internacional liderada por España en el Mar de Alborán.