Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid VIERNES 21 4 2006 ABC Expuesto el brazo incorrupto de San Francisco Javier ABC. El brazo incorrupto de San Fran- MADRID AL DÍA LO INHABLABLE ÁNGEL DE FRUTOS SALVADOR cisco Javier fue trasladado ayer a Madrid, procedente de la Comunidad foral de Navarra, y quedó expuesto para ser venerado por los fieles en la iglesia de los jesuitas San Francisco de Borja hasta el 24 de abril. En esa fecha regresará a la iglesia de Il Gesu en Roma, su ubicación habitual. EFE H abla, habla, habla: mana silencio. Cuando el niño mama, mama de algún modo palabras. Con el padre, manda la Ley. Los místicos apelan a lo inefable. Cuenta don José Ortega y Gasset, al respecto, de su no cesar en sus invectivas contra el lenguaje. Que no llega- según ellos- que no alcanza a decir lo que sienten del Amado, que sólo aparenta huecos de sonidos que lo que importa se vela, se vuela. ¡Qué paradoja! luego, resulta que cada uno a, en su lengua, son maestros de la lengua literaria. ¿Se debe ello a que escriben para Dios, interlocutor sin par? Opinión esta compartida con el arquitecto Tusquets quien da cuenta de ciertas maravillas del Arte de otro tiempo, fábrica de maravillas... porque las iba a mirar Dios. Esculpen o pintan o levantan moradas- -dicen estos artífices- para la mirada de Dios, ante la mirada de Dios. Hablar anima malentendidos con el otro; escribir es ser bienentendido por el Otro. No es que se escriba porque nadie le escucha a uno; se escribe porque nadie le puede escuchar. Como a un niño, a quien nadie le hace caso, apenas le hablan, no le escuchan y cuando lo hacen anulan la ganancia del bien decir con el bordoncillo ¡habrase visto! ¡qué ocurrencias tiene el niño! El escritor considera que lo que le ocurre a él, si está bien figurado, le ocurre a todo el mundo. Así, el dolor de vivir, los duendes y decires del amor, los duelos del morir. A lo indecible se llega con alguna experiencia: lo mejor que sabemos, recuerda Goethe, no se puede decir; hay, sin embargo, que decirlo... de otro modo. Como si de figurar las figuraciones desfigurándolas se tratara. Para así entrar en el surco de la letra o en la estela de la voz: las letras tienen- -así como la voz- -leyes que no sabíamos. Lo insabido como si fuera lo insalvable. Gonzalo Rojas escribe una palabra nueva: inhablable para de este modo descategorizar lo inefable de su admirada Teresa de Jesús y para eludir el literario indecible Una palabra nueva, si está en el espíritu de la lengua, es una abertura, un corte, otro mundo.