Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional CRISIS EN EL GOBIERNO CATALÁN VIERNES 21 4 2006 ABC Maragall diseña un equipo a su medida para encarar el tramo final de la legislatura. Sólo Xavier Vendrell le ha amargado la fiesta. El cirujano de Carod también asciende Cinco afines y un díscolo TEXTO: M. J. C M. A. P. FOTOS: EFE CiU lleva al Senado sus exigencias de control sobre los aeropuertos ABC MADRID. El Senado debatirá a partir del lunes, con la designación de la ponencia por la Comisión General de Comunidades Autónomas, el nuevo Estatuto de Cataluña, al que se han presentado un total de 140 enmiendas y una propuesta de veto, la del PP. El Pleno del Senado previsiblemente aprobará el nuevo Estatuto de Cataluña la semana del 8 de mayo. CiU registró dos enmiendas con las que pretende retomar la exigencia de que la Generalitat controle los puertos y aeropuertos de interés general entre ellos el de El Prat en Barcelona. Este es uno de los asuntos sobre los que no le fue posible llegar a un acuerdo durante la tramitación del texto en el Congreso. El Grupo Popular registró 73 enmiendas y una propuesta de veto sin apenas modificar los argumentos que defendió en el Congreso para expresar su disconformidad con el Estatuto. Sólo incluyó una novedad: una enmienda que rechaza la redacción de la disposición adicional decimotercera del texto y por la que la Generalitat asume la gestión de los fondos documentales del Archivo de la Corona de Aragón, aspecto que también ha sido objeto de una enmienda del Partido Aragonés (PAR) Su representante José María Mur explicó que igualmente el PAR ha presentado enmienda al preámbulo en el que se alude a la realidad nacional de Cataluña El veto del PP podría prosperar si se suman a él los cuatro senadores de ERC y el de EA en el Grupo Mixto (los mismos grupos que votaron en contra del texto en el Congreso) si bien los republicanos se aprestaron a declarar que, a pesar de su oposición al nuevo Estatuto, no frenarán la tramitación. BARCELONA. La inesperada incorporación del independentista radical Xavier Vendrell al Gobierno de la Generalitat como consejero de Gobernación, en sustitución de su compañero de filas, Joan Carretero, ha desconcertado a los socialistas catalanes y al propio Maragall, que habían diseñado un equipo a medida para afrontar con tranquilidad el último tramo de la legislatura. El perfil y los antecedentes de Vendrell son incompatibles, según fuentes socialistas, con los planes de estabilidad de Maragall. Si cabe, Vendrell todavía es más crítico con el nuevo Estatuto que su antecesor y, además, ha sido vapuleado tras hacerse público que, como secretario de Organización de ERC, envió cartas al personal de la Generalitat exigiendo el pago de una cuota para el partido. Nacido en Sant Joan Despí hace 39 años, Vendrell ocupaba hasta ahora la secretaría general de Presidencia. Llegó allí de la mano de Joan Puigcercós quien consideraba que el titular del departamento, Josep Bargalló, hombre próximo a Carod, no tenía un perfil político suficientemente fuerte. Vendrell militó en las organizaciones radicales Moviment de Defensa de la Terra y Catalunya Lliure. Ya el pasado mes de octubre, Maragall quiso prescindir de Josep Maria Rañé como consejero de Trabajo. El ministro José Montilla se lo impidió. En esta ocasión, el dirigente socialista se ha salido con la suya y ha fichado, para sustituirle, a Jordi Valls, nacido en 1960, licenciado en Derecho y hasta ahora alcalde de Manresa. Bien visto por el sector afín a Maragall y por el aparato del partido, que encabeza Montilla, Valls ha sido el abanderado del impulso de las nuevas tecnologías en Cataluña. Rañé, por su parte, deja el cargo tras haber hecho frente a varias deslocalizaciones y al cierre de importantes fábricas, como las de Samsung, Panasonic y Philips. Considerado una de las caras amables del Gobierno por su accesibilidad, el relevo de Rañé sorprendió a la patronal y a los sindicatos, que no entendían las razones del cese. Los nuevos consejeros Ferran Mascarell Jordi William Jordi Valls Francesc Baltasar Manuel Balcells Xavier Vendrell calde, Pasqual Maragall. Ha dirigido algunas de las principales entidades culturales de la capital catalana, como el Instituto de Cultura de Barcelona o la Fundación Mies Van der Rohe. El filólogo Jordi William sucede a Antoni Siurana como consejero de Agricultura. Considerado un tecnócrata y hombre de partido, es persona de confianza de Maragall, a quien ha asesorado en las campañas electorales. Francesc Baltasar (ICV) será el nuevo consejero de Medio Ambiente y Vivienda, en sustitución de Salvador Milà. Fue alcalde de Sant Feliu durante 21 años y es periodista de profesión. A Carles Solà, independiente vinculado a ERC, le sucede como titular de Universidades el cirujano Manuel Balcells, el médico que atendió a CarodRovira cuando sufrió la angina de pecho. TIRAR MILLAS XAVIER PERICAY La cultura No ha sorprendido el relevo de la consejera de Cultura, Caterina Mieras. Su nombre pasará a la historia porque fue una de las principales impulsoras del retorno de los papeles de Salamanca Su gran fracaso, sin duda, su trabajo al frente del Instituto Ramon Llull. Maragall la sustituye por un peso pesado de la cultura catalana: Ferran Mascarell. Licenciado en Historia Contemporánea, Mascarell ha sido hasta ahora concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Barcelona. Fue allí donde se fraguó su estrecha amistad con el entonces al- D icen que una crisis de gobierno es como un rompecabezas. Que todo consiste en volver a colocar las piezas de modo que el dibujo inicial, el gobierno en cuestión, quede reconstituido, aunque sea con otras caras. Es cierto. Pero quienes así discurren deberían añadir algo esencial a su definición: un rompecabezas es también un juego solitario. Si un jugador se ve obligado a pedir ayuda, señal de que no da la talla. Desde que es presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall ha jugado a la crisis unas cuantas ve- ces. Hace medio año, trató de llevar a término una remodelación parecida a la actual, pero de mayor calado, ya que llevaba aparejada una reducción considerable del número de departamentos. Fracasó, por supuesto: ni uno solo de los tres partidos asociados- -ni siquiera el suyo, el socialista- -estuvo por la labor. El pasado mes de marzo lo volvió a intentar, aprovechando que el consejero Carretero había llamado españolista y demagogo a Rodríguez Zapatero. Tampoco lo logró; Carretero siguió en su puesto y todo siguió igual. Esta vez, en cambio, lo ha logrado. A cambio, ha tenido que aceptar que Esquerra también jugara a la crisis. Sólo así puede interpretarse el relevo en Gobernación. Se va un in- fiel, pero le sustituye un chantajista, Xavier Vendrell, hasta hoy hombre fuerte de Presidencia y recaudador del partido en sus ratos libres. Lo demás no merece demasiados comentarios. Como no sea que Maragall parece decidido a tirar millas y a no pararse en barras de aquí a final de la legislatura. En el fondo, por eso ha nombrado a Mascarell en Cultura. Para que en Fráncfort le monte una feria. Una feria catalana. ¿Saben cuándo cae lo de Fráncfort? Pues justo antes de las autonómicas de noviembre de 2007, en plena campaña. Crucemos los dedos y confiemos en que salga un poco mejor que lo del Fórum. Y, si no mejor, al menos más barato.