Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 21 4 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA EL REMEDIO DEL TAMBORILERO UNQUE en Marbella resulta polémico hasta el origen de la ciudad, podrían haber sido los tirios, los mismos fenicios que fundaron Cádiz, los primeros pobladores de lo que es hoy, con desmesura, uno de los focos máximos de la atracción turística nacional. El conflicto no resulta allí cosa extraña. Según el Diccionario geográfico de España el de Pascual Madoz, en 1843, en el partido judicial marbellense, entonces integrado por la propia Marbella y los ayuntamientos de Benahavis, Benalmádena, Fuengirola, Istán, Mijas y Ojén, resultaron procesadas 60 personas y se perpetraron 32 delitos de homicidio. Mucha tela para una población que, propiamente marbeM. MARTÍN llera, apenas alcanzaba FERRAND los cinco mil habitantes. Ahora, con la constitución de una gestora que regirá el Ayuntamiento de Marbella hasta las próximas elecciones municipales, se ha puesto una cataplasma que, se supone, reducirá la alarmante inflamación a la que llegó el escándalo local a lo largo de los últimos años, los de su máximo esplendor. Aunque el consenso partidista ha sido la cuna en que ya se mece la tal gestora, conviene prevenir que su actuación, al basarse en supuestos falsos, tiene muchas posibilidades de resultar frustrada. Lo que fracasó en Marbella, desde la irrupción política de Jesús Gil y sus secuaces, es el sistema representativo. Los ciudadanos fueron sorprendidos en su buena fe electora y, ocupada la mayoría del consistorio, se instalaron allí los mecanismos de la irregularidad. Hecho el destrozo que ahora investiga en sus efectos y distracciones el juzgado pertinente, la Diputación de Málaga ha sentado en la sala de plenos del Ayuntamiento de Marbella a unos cuantos paracaidistas que, en un modelo a escala de la representación provincial, deben poner orden en el caos establecido. El planteamiento es absolutamente legal, pero tan distante de la razón práctica que, sin riesgo, puede apostarse por su ineficacia. Un cóctel de siglas partidistas no parece la herramienta adecuada para, de forma paralela a la actuación judicial, evaluar los daños municipales y actuar en consecuencia. Una auditoría previa que mida la verdadera naturaleza del problema, al margen de lo penal, sería un prólogo exigible para que un delegado único y consensuado, enviado por la Junta de Andalucía con poderes y mano de hierro, enderezara en lo posible los desmanes acumulados para que dentro de un año pueda tener sentido que las elecciones establezcan un nuevo reparto en el escenario consistorial. Aquí no cabe el remedio del tamborilero, porque si un parche puede mejorar el sonido del tambor es seguro que, aplicado sobre un tejido que debiera ser mínimamente representativo de una demanda ciudadana, sólo servirá para perpetuar y enmascarar el fondo del problema. Eso, en la más favorable de las hipótesis, y que no sirva para complicar y engrandecer el mal que trata de abordarse. JUDAS, UN SANTO un Quisling, según las particulares mitologías nacionaHORA que Judas se ha convertido en el bueno les. O, más modestamente, tendremos que recurrir al de la película (la que Hollywood llamó la histoapellido de algún tránsfuga de los de ahora, de los que ria más grande jamás contada no me extrañacambian de bando por algunas monedas o por conserría que se alzasen voces académicas exigiendo la covar el escaño en la asamblea local. rrección inmediata del Canto XXXIV del Infierno en la Para alguien más bien escéptico y poco dado a creer Commedia de Dante. Después de lo que nos dicen que en las casualidades resulta cuando menos llamativa la revela el manuscrito copto con cuya explotación se va a avalancha de revisionismo que afecta a la tradiforrar la sociedad National Geographic, el seción católica en las semanas previas al estreno ñor Iscariote, que en la construcción dantesca global de la película El Código daVinci. No preera el más villano de todos los condenados, ya no tendo insinuar que el famoso manuscrito copto puede seguir en la Judea (el último recinto del es un montaje, sino señalar que la National Geoinfierno, donde penan los máximos traidores) graphic- -que ya ha comenzado a explotar el ficon la cabeza en la boca de Belcebú y las piernas lón- -ha demostrado un notable sentido de la fuera, pataleando mientras el Emperador del dooportunidad y un buen dominio de la mercadoloroso regno le tritura eternamente con sus dienMANUEL tecnia. Y no es el único ejemplo: Michael Baites. Se impone que algún escritor capaz de asuRODRÍGUEZ gent, uno de los autores de El enigma sagrado, mir el reto reescriba el clásico para ponerlo al RIVERO cuya demanda por plagio a Dan Brown ha desesdía: a Judas habrá que trasladarlo al Paraíso, timado un tribunal británico, acaba de anunciar la aunque en el esquema de Dante se nos antoje un ámbipróxima publicación de su nuevo libro The Jesus Pato mucho más aburrido que su pavorosa morada antepers, en el que presenta explosivas pruebas que desarior. Judas rehabilitado: lo que nos faltaba por ver. fían todo lo que sabemos sobre la vida de Jesús Una De manera que, según todos los indicios, a partir de de ellas vendría a demostrar- -más difícil todavía- -ahora quizás necesitemos aprender a convivir espirique Cristo sobrevivió a la Cruz gracias al apoyo de... tualmente con un Judas más bien bondadoso y apaci ¡Poncio Pilato! ble, nada que ver con aquel felón neurótico que, tras su El momento para las nuevas revelaciones no pueahora desmentida traición, se reventó por la mitad y de ser más oportuno. Al fin y al cabo, entre los lectores todas sus entrañas se desparramaron (Hechos de los de los más de cuarenta millones de ejemplares vendiApóstoles, 1- 18) También tendremos que modificar el dos de la novela de Brown, hay mucha gente que está diccionario: el viejo Iscariote ya no podrá prestar su convencida de que la Iglesia católica está envuelta en nombre de pila como sinónimo de hombre alevoso, una conspiración para ocultar su pasado, y que, por traidor Filólogos e historiadores tendrán que buscar ejemplo, los descendientes de la unión de Cristo y Maotro más adecuado, escarbando en la larguísima nómiría Magdalena, protegidos antaño por el Priorato de na de amigos no fiables, de desleales que al final te la Sión, podrían ser rastreados en la guías telefónicas de hincan por la espalda (a veces, a todo un pueblo) de las ciudades francesas. En pleno desencantamiento venales capaces de ofrecerse al mejor postor o someterdel mundo por emplear la caracterización de Max Wese obsequiosos al invasor extranjero. Ya no diremos, ber, nada como la teoría de la conspiración para volverpor tanto, eres un judas sino eres un don Julián o un lo a encantar. Así vamos. Bellido Dolfos, o un Bruto, o un Macbeth, o un Pétain, o A A