Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 JUEVES 20 4 2006 ABC Deportes El Villarreal sale grogui pero vivo Pudo acabar goleado en Highbury y aparentó ser un equipo muy inferior al Arsenal ARSENAL VILLARREAL Arsenal (4- 1- 4- 1) Lehmann; Eboué, Touré, Senderos, Flamini; Gilberto Silva; Hleb (Van Persie, m. 81) Cesc, Pires, Ljungberg (Bergkamp, m. 81) y Henry. Villarrreal (4- 2- 2- 2) Barbosa; Javi Venta, Quique Álvarez, César Arzo, Arruabarrena; Marcos Senna, Tacchinardi Riquelme, Sorín (Josico, m. 65) José Mari (Guillermo Franco, m. 55) y Forlán (Calleja, m. 90) Árbitro K. Plautz (Aut. Mostró cartulina amarilla a César Arzo, Tacchinardi, Quique Álvarez y Riquelme. Gol 1- 0, m. 41: Touré. 1 0 JULIÁN ÁVILA, ENVIADO ESPECIAL LONDRES. Pudo ser peor para el Villarreal. El Arsenal sólo fue capaz de cosechar un gol para el partido de vuelta, pero demostró ser un equipo muy superior y dejó claro que si su rival quiere estar en la final de París debe tener otra actitud. El Villarreal no fue ayer el Villarreal en su primera cita para entrar en la historia. O mejor dicho, no le dejaron. No se vio a ese equipo que presume de equilibrio táctico, de gusto por la pelota, de trabajo en conjunto. No. Al contrario. Fue un cuadro pobre de espíritu, sin corazón, sin ideas. Un bloque de perfil bajo, impropio para estas alturas de la competición. Llegó tarde a Highbury. Se comprobó desde el primer momento, desde que sonaba el himno de la Champions La primera imagen del encuentro no fue alentadora. Estaban todos formados haciendo la presentación y el equipo español tenía dos jugadores menos. Faltaban el portero y Riquelme. Vamos, que se despistaron en una cita que no acostumbra a regalar una segunda oportunidad. Sorín pugna con Hleb en un lance del partido de Highbury, el último europeo que acoge el mítico estadio ASÍ JUGARON Siempre en una dirección Aprovechó esa tardanza el Arsenal, comandado por un imperial Cesc, para montar el monólogo que requería la ocasión. El equipo de Wenger salió con el pie a fondo en el acelerador y desarboló al rival en las tres jugadas iniciales. La primera parte fue un baño absoluto. Su presión asfixiante en el medio campo borró de un plumazo al Villarreal, incapaz de mantener la posesión del balón más allá de dos pases. Sin la pelota y a merced del contrario, el submarino fue una nave con demasiadas vías de agua. ¡Qué mal lo pasó el conjunto español! Corriendo de lado a lado del campo como pollo sin cabeza en busca de la pelota y del rival pero sin encontrar nada. No hay que personalizar el sonrojo porque todos fueron superados con claridad. Pero se notó en demasía la tardanza y la ausencia de Riquelme, que ARSENAL Lehmann: bien. Eboué: bien. Touré: notable. Senderos: bien. Flamini; bien. Gilberto Silva: bien. Hleb: bien. Cesc: notable. Ljungberg: bien. Pires: regular. Henry: regular. Van Persie y Bergkamp: s. c. El técnico. Arsene Wenger: Bien. Acertó en la elección de Pires por Reyes y supo mover el banquillo cuando se equipo se quedó sin aire. Lo mejor: La dirección de Cesc y el espíritu de equipo. Lo peor: La falta de puntería ante la portería de Barbosa después de haber fabricado un carrusel de ocasiones. estuvo más pendiente de protestar las decisiones del colegiado que de buscar soluciones para su equipo. Y sin su mejor referencia, el Villarreal pierde de- VILLARREAL Barbosa: regular. Javi Venta: regular. Quique Álvarez: bien. Arzo: bien. Arruabarrena: mal. Marcos Senna: regular, Tacchinardi: mal. Riquelme: mal. Sorín: mal. Forlán: mal. José Mari: regular. Guille Franco: regular. Josico: regular. Calleja: s. c. El técnico. Manuel Pellegrini: Regular. No dio con la tecla para parar la hemorragia en el medio del campo. Sus cambios no surtieron efecto. Lo mejor: El trabajo de los centrales y el resultado. Lo peor: La falta de talla, de corazón, de ideas y de ambición. masiados enteros. La mayoría de los problemas en defensa para el equipo español llegaron por el costado izquierdo del Arsenal. Por ahí, Flamini y Ljungberg encontraron una autopista para alcanzar la línea de fondo y mandar balones al corazón del área. Menos mal que Henry casi nunca estuvo en la zona de la muerte en el momento preciso, porque de haber sido así antes del descanso la eliminatoria habría estado cerrada. Y cuando se dejó ver aparecieron el asistente y el colegiado para anular un tanto que debió subir al marcador porque el francés no estaba en fuera de juego. Más de lo mismo El Villarreal aguantó sin descomponerse definitivamente en el primer asalto hasta el minuto cuarenta y uno, cuando el central Touré, en plena avalancha del Arsenal, se aprovechó de un mal achique de la defensa en el fuera de juego para superar a Barbosa. El gol hizo justicia. La misma que no impartió el colegiado dos jugadas más tarde, cuando José Mari fue derribado