Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura JUEVES 20 4 2006 ABC La zarzuela, modelo para construir la nueva ópera española b Los días 25 y 26 de abril el Teatro Albéniz presenta el estreno en España de las óperas Fragmento de Orfeo de Jesús Rueda, y El parque de Luis de Pablo SUSANA GAVIÑA MADRID. Xavier Güell, director artístico del ciclo Operadhoy se convirtió ayer en adalid de la nueva ópera española al defender la urgencia de que se establezcan las condiciones necesarias para llevarla a cabo. Güell se refirió al género de la zarzuela como un antecedente válido para llevar a cabo una experiencia parecida En su opinión, la nueva ópera española debería congregar a su alrededor a todos los grupos de profesionales procedentes de distintos ámbitos: músicos, literatos, artes escénicas y plásticas... Güell hizo estas declaraciones en el transcurso de una rueda de prensa en la que fue presentado el estreno en España de dos de los títulos que abren el ciclo Óperadhoy de esta temporada, estrenados a nivel mundial durante la pasada Bienal de Venecia: Fragmento de Orfeo con música de Jesús Rueda sobre textos de Virgilio y Ovidio; y El parque de Luis de Pablo, sobre el libro Sotoba Komachi del autor japonés Yukio Mishima. Durante el acto, Güell esbozó lo que a su juicio deberían ser las bases para llevar a cabo la nueva ópera española Un acto en el que tomaron la palabra todas las instituciones que colaboran en este ciclo- -Ayuntamiento, Comunidad de Madrid y Fundación Caja Madrid- mientras sentados, junto a la prensa, se encontraban el compositor Luis de Pablo, que no quiso entrar a valorar lo expuesto por Güell, aunque sí confesó su desacuerdo con algunos de los aspectos; el director musical Lucas Pfaff, y varios de los cantantes, Pilar Jurado y Antoni Comás. Las bases para una nueva ópera se resumen en un decálogo de puntos, entre los que destaca la combinación de la palabra cantada con la hablada; su breve duración, no más de una hora señalando como antecedente al género chico libretos sobre temas contemporáneos, pocos elementos musicales y vocales, hacer uso de las nuevas tecnologías o la unión prioritaria de la música con la plástica. Después del estreno de este programa doble en el Albéniz, la próxima cita del ciclo será en el Teatro Español, en el mes de mayo, donde tendrá lugar el estreno absoluto de Murmullos del páramo con música de Julio Estrada, sobre un texto inspirado en el libro de Juan Rulfo, y que contará con la voz de Chavela Vargas y la actuación de Fátima Miranda, entre otros. EFE El Ballet Nacional de España crea un Taller Estudio para jóvenes Ocho bailarinas y otros tantos bailarines de entre 16 y 21 años forman parte del Taller Estudio del Ballet Nacional de España, una nueva iniciativa de formación de esta institución que, según la ministra de Cultura, pretende ser una apuesta de futuro por la danza española. Hay que ayudar a la danza en este país dijo ayer Carmen Calvo durante una visita a este Taller, en la que estuvo acompañada por el director general de Inaem, José Antonio Campos, y el director del Ballet Nacional, José Antonio (en la imagen) En este Taller Estudio, al que aspiraron 130 bailarines, el Ministerio de Cultura ha invertido 350.000 euros. El Grec 2006 muestra su cara más clásica con cinco propuestas de Shakespeare Bieito, Baryshnikov, La Fura y Lila Downs, protagonistas de esta XXX edición b Borja Sitjà se despide de la direc- El festival en cifras Programación: 54 propuestas de música, danza y teatro en 16 escenarios de la ciudad. 21 producciones propias, 14 espectáculos internacionales y 2 estrenos mundiales. Teatro: The Wooster Group, Javier Daulte, Calixto Bieito, Lluis Pasqual, Pau Miró, Teatro de los Sentidos, Manuel Dueso, Álex Rigola, Rosa Novell, Declan Donnellan, Álex Ollé, Herman Bonnin. Danza: It Dansa, CobosMika Company, Mikhail Baryshnikov Hell s Kitchen Dance, Senza Tempo, Sol Picó. Música: Maria del Mar Bonet, Dulce Pontes, Michel Camilo Tomatito, Marina Rossell, Brasil Brasileiro, Teresa Parodi, Homenaje a Pau Casals. Presupuesto: 4.329.000 euros mo 5 de agosto, buscará el balance entre grandes clásicos de la dramaturgia, creadores locales, músicas alejadas de circuitos de las grandes giras y pinceladas de danza centradas en las ción artística del festival, que en esta edición también cede espacio a textos de Ibsen, Kafka, Pinter, Valle- Inclán y Joan Maragall DAVID MORÁN BARCELONA. El teatro sigue mandando, pero menos. De hecho, el Festival de Verano de Barcelona, Grec 2006, rompe este año con la tradición y abrirá sus puertas el próximo 25 de junio con un montaje musical protagonizado por Jabier Muguruza, Quico Pi de la Serra y Javier Ruibal. El concierto inaugural dará el pistoletazo de salida a una edición marcada por el estreno mundial del nuevo montaje de la compañía de Mikhail Baryshnikov, la representación de cinco obras basadas en textos de William Shakespeare, y la adaptación de Calixto Bieito de Peer Gynt de Henrik Ibsen. Será también la última edición dirigida por Borja Sitjà, quien abandona el festival para comandar el desembarco artístico de la cultura catalana en Fráncfort de 2007. Antes de despedirse, Sitjà ha ideado una programación que, hasta el próxi- nuevas propuestas de Baryshnikov y Sol Picó. Es un Grec de fidelidades señaló Sitjà a propósito de una edición en la que repiten Michel Camilo Tomatito, Lila Downs y Maria del Mar Bonet, quien oficializará la recuperación de la Plaça del Rei como escenario. Gotan Project, Kevin Johansen, Dulce Pontes, Albert Pla y Miguel Poveda completan una programación musical algo desdibujada por la pérdida del escenario del Poble Espanyol. El apartado teatral estará encabezado por Shakespeare, de quien se representarán dos versiones de Hamlet -una a cargo de The Wooster Group y la otra cortesía de Lluís Pasqual- -así como nuevas adaptaciones de La tempestad (Lluís Pasqual) Conte d hivern (Ferran Madico) y El mercader (Pep Pla) La versión de Gerardo Vera de Divinas Palabras de ValleInclán; la lectura de La metamorfosis de Kafka a cargo de La Fura dels Baus, y la adaptación de Rosa Novell de Els vells temps de Harold Pinter, añaden impronta clásica a una programación que se adentra en la Ilíada de Alessandro Baricco y rescata Náusica pieza de Joan Maragall adaptada por Herman Bonnín.