Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad JUEVES 20 4 2006 ABC Comunicación ATAQUE A LA PUBLICIDAD ÁNGEL RIESGO Vista aérea de las inundaciones causadas por el huracán Katrina en Nueva Orleáns AP Los periódicos que plantaron cara al huracán Katrina en Estados Unidos, galardonados con el Pulitzer Mi mejor consejo es: contrata empleados con talento, duros y dedicados redacciones de los diarios premiados la noticia se celebró con saltos sobre las mesas, pero se evitó el champagne en honor a los 1.600 muertos MERCEDES GALLEGO, CORRESPONSAL NUEVA YORK. Al día siguiente de que el huracán Katrina arrasase la costa del Golfo de México como un tsunami, los ejemplares del periódico local The Sun Herald amanecían puntualmente junto a las ruinas de las casas de Biloxi, en sus habituales bolsas transparente, como una burla al caos y la destrucción. Tan impresionante esfuerzo para un pequeño periódico de provincia fue premiado el lunes con una medalla de oro al servicio público por el comité que adjudica cada año los prestigiosos premios Pulitzer de periodismo, que también ha reconocido a The Times- Picayune de Nueva Orleáns. En ambas redacciones la noticia se celebró con euforia y saltos sobre las mesas, pero se evitó el champagne en honor a los 1.600 muertos que dejó la tragedia. De hecho, la noticia aparecía en The Sun Herald junto al hallazgo de nuevos restos humanos. b En las Nunca tan pocos han trabajado tanto y tan duro para contar tan tremenda historia que, como todos sabéis, aún no ha terminado dijo a la redacción Stan Tiner, director general del periódico. No dejamos de aparecer ni un día y ese es un testamento para todos en esta sala. Saldremos adelante de esta situación terrible. Pienso que aún está por verse nuestro mejor periodismo añadió el presidente y editor del rotativo, Ricky Mathews. Sólo se perdieron tres ediciones En Nueva Orleáns, la rotura de los diques que hundió el 80 por ciento de la ciudad bajo el agua también forzó a la evacuación de los 240 empleados del Times Picayune Los camiones de reparto que iban a distribuir los periódicos el día 29 de agosto tuvieron que ser utilizados para transportar a los empleados hasta Baton Rouge (Louisiana) desde donde siguieron publicando durante mes y medio. Un centenar de fotógrafos y reporteros se quedaron en la ciudad para seguir documentado la catástrofe. El periódico sólo perdió la impresión de tres ediciones, que aún así estuvieron disponibles on- line Mucha gente me ha preguntado: ¿qué aprendiste de cómo prepararse para un huracán? contó a la redacción Ashton Phelps Jr. presidente y editor del periódico. Mi mejor consejo es: contrata empleados con talento, duros y dedicados, que cuando llegue la hora de un gran reto personal pongan el periódico por delante En esta 90 edición de los premios el Times- Picayune ha ganado también un Pulitzer por su distinguido trabajo en la cobertura de la actualidad. El diario que más Pulitzer se anota este año es The Washington Post con cuatro, premiado por exponer las cárceles secretas de la CIA en Europa y la corrupcción del lobista republicano Jack Abramosff, entre otros temas. Pasarle cuentas al gobierno es lo más importante que puede hacer un periódico dijo su director general Leonard Downie. El segundo periódico más galardonado fue The New York Times con tres premios, seguido por El Rocky Mountain News que, al igual que el Times- Picayune obtuvo dos. Los premios son entregados por la Universidad de Columbia por recomendación de la junta del Pulitzer, integrada por 18 miembros. Son otorgados desde 1917, según las directrices que dejó el editor de periódicos Joseph Pulitzer, fallecido en 1911. e habla mucho del poder de la publicidad, sin embargo estos días unos locutores radiofónicos nos han querido demostrar nuestra insignificancia, nuestra debilidad, tengo la sensación que también nos han querido demostrar la estupidez de todos los que trabajamos en la publicidad. Esos señores, Abellán, Jiménez y algunos otros, no lo han conseguido. La intrusión en el EGM por Jose Antonio Abellán, las declaraciones de Federico Jiménez en su programa La Mañana de COPE y la expulsión de la COPE del EGM y de AIMC, me traen una serie de reflexiones que trato de separar de la repugnancia por lo ocurrido y un cierto temor que me producen comportamientos tan agresivos como los de estos señores. Primero tengo la sensación de que los intereses particulares de unos locutores poderosos, se han antepuesto a los de la empresa en la que trabajan. La COPE y la institución promotora de esa cadena de radio: la Iglesia Católica a través de la Conferencia Episcopal, van a verse muy perjudicadas en su reputación y en sus ingresos por el comportamiento abusivo de un locutor de programas musicales reconvertido primero en periodista deportivo y ahora en experto en investigación de mercados. En mi opinión, el señor Abellán es, más que nada, un mandado de otros locutores más poderosos de esa misma cadena. El segundo pensamiento que la COPE parece enviar a todos los publicitarios a través de sus inquietantes estrellas mediáticas, es que somos todos tontos. 18.000 profesionales, 13.000 millones de euros invertidos en publicidad, aportando al PIB el 2,8 del total del país y el 100 de los ingresos de esa cadena y sin embargo somos todos idiotas, solo Abellán, ese sofisticado analista y Federico Jiménez, ese profundo experto en publicidad, puede explicarnos la verdad sobre el EGM. El tercer pensamiento es la confirmación de una sospecha. Cuando escucho aseveraciones en esa emisora de temas que no conozco en profundidad puedo creérmelos o discrepar, dependiendo de mi grado de simpatía o la credibilidad que otorgue a la fuente. Cuando, en este caso, hablan de lo que ha ocurrido en su agresión a mi profesión; donde por una vez si tengo el conocimiento profundo de lo ocurrido y del daño producido, no tengo que discrepar o creerlo, simplemente observo como mienten vehemente y descaradamente. Estos sabios señores saben de todo, menos de lo que yo sé. A esos salvadores de la investigación publicitaria, gracias, ya nos vamos a ir salvando nosotros solos, lamentablemente sin la COPE, afortunadamente sin sus locutores. S