Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 JUEVES 20 4 2006 ABC Internacional Bush cambia a su equipo de confianza para soslayar su continua caída de popularidad La muestra más explícita de la crisis es el recorte de competencias a Karl Rove, su gurú electoral b Dimite Scott McClellan, el porta- voz de la Casa Blanca, entre cuyas responsabilidades figura explicar y defender a diario las decisiones del Despacho Oval PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Como parte de la forzada limpieza de primavera en las primeras filas de la Administración Bush- -instigada por el propio Partido Republicano, que con el actual equipo y las políticas en práctica se teme lo peor en las legislativas de noviembre- -ayer se confirmaron cambios adicionales en el organigrama de la Casa Blanca. Una estrategia de renovación acelerada con la toma de posesión este lunes del nuevo jefe de gabinete, Joshua Bolten, encargado de infundir nuevo vigor a un gobierno envejecido prematuramente por la situación en Irak. Scott McClellan, portavoz de Bush, confirmó su dimisión después de que trascendiera la búsqueda de alternativas para uno de los puestos más difíciles y visibles de la Casa Blanca, entre cuyas responsabilidades se encuentra explicar y defender a diario las decisiones del Despacho Oval. McClellan estaba considerado como un secretario de Prensa de limitadas capacidades comparado con los más efectivos portavoces que se sucedieron durante la Administración Clinton. Gracias por los servicios prestados Pese a haber indicado en los últimos días su intención de permanecer como secretario de Prensa de la Casa Blanca, McClellan ha confirmado su salida, diciendo lo he dado todo en este trabajo y a usted señor presidente, y lo voy a seguir dando durante este periodo de transición A lo que su jefe respondió destacando que se trata de una decisión no forzada, y alabando el trabajo realizado con clase e integridad Scott McClellan asumió el puesto de portavoz de la Casa Blanca en junio de 2003, en sustitución de Ari Fleisher. Coincidió con el comienzo del escándalo generado por el caso de la espía delatada, y las vehementes afirmaciones de McClellan desmintiendo que ningún alto cargo de la Casa Blanca estaba implicado en filtrar la identidad de Valerie Plame como parte de una vendetta política sobre la polémica de armas de destrucción masiva en Irak. Las especulaciones sobre sucesores para el decisivo puesto de portavoz se han centrado en Tony Snow, comentarista de la cadena Fox News y con experiencia como escritor de discursos para Bush padre. En la lista también figura Rob Nichols, ex portavoz del Depar- McClellan y Bush, ayer en la Casa Blanca, momentos antes de anunciar la renuncia del portavoz del presidente tamento del Tesoro; Victoria Clarke, ex portavoz del Departamento de Defensa, y Dan Senor, portavoz en Bagdad de la Autoridad Provisional de la Coalición, la entidad dirigida por Paul Bremer durante la posguerra de Irak. De todas las decisiones de personal adoptadas por la Casa Blanca, el más explícito reconocimiento de los graves problemas que tiene la Administración Bush ha sido el anuncio realizado ayer de que Karl Rove, legendario gurú electoral de George Bush, va a dejar sus atribuciones como coordinador de política doméstica. Aunque por el momento mantendrá su puesto como subjefe de gabinete. REUTERS Rove, de nuevo en campaña El llamativo y comentado recorte de responsabilidades de Rove, todavía bajo investigación en el laberíntico caso de la espía delatada, ha sido justificado para que pueda concentrarse en la organización de una efectiva campaña de cara a los comicios parlamentarios previstos en cuestión de siete meses. Cita electoral donde los republicanos anticipan un significativo varapalo en forma de voto de castigo contra la Administración Bush, que pondría seriamente en peligro las actuales mayorías conservadoras en ambas Cámaras del Congreso. Karl Rove, apodado popularmente el cerebro de Bush acompaña al presidente desde sus primeras incursiones en la fascinante y peculiar política de Texas. Con una sucesión de éxitos que