Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 4 2006 Nacional 25 Ayer comenzó en Cádiz el juicio por el caso Sanlúcar un intento de compra en 1999 a un edil del Partido Popular para que no apoyara una moción de censura contra el alcalde socialista de esta localidad. El PSOE asegura que fue el propio edil quien se ofreció a ser sobornado Acusados y acusadores del PP y del PSOE comparten banquillo TEXTO ABC FOTO EFE del PSOE de Sanlúcar, fue quien tentó a Manuel Ramírez, que estaba desempleado, y le propuso claramente el soborno- -en el que en principio se incluía también una vivienda- -para que fracasase la moción de censura. Según la Fiscalía, fue el propio García Raposo (expulsado del PSOE, al igual que Agustín Cuevas, a raíz de estos hechos) quien inició las gestiones con los tres empresarios imputados para el pago del dinero. Objetivo: destapar el entramado El alcalde sanluqueño, según señala el escrito de acusación de la Fiscalía, estaba enterado y Ramírez siguió el juego con la intención de destapar el entramado. En este sentido recuerda que, el 17 de octubre de 1999, el concejal del PP se presentó en el juzgado de guardia gaditano para entregar el dinero en metálico que había recibido. Por su parte, la acusación del PSOE señala que fue el edil popular quien se ofreció a ser sobornado al ponerse en contacto con Raposo, mientras que la acusación del PP señala que Ramírez aceptó para destapar la trama. Los tres empresarios procesados por este caso fueron, según la Fiscalía, los que aportaron el dinero tras diferentes reuniones celebradas en el establecimiento Lumi cocinas propiedad de uno de los imputados. Los delitos que se les imputan a los siete procesados, según informa Efe, son cohecho, tráfico de influencias y prevaricación, con penas que varían entre los dos años y seis meses que pide el PSOE para Manuel Ramírez y los ocho meses que pide la Fiscalía para uno de los empresarios procesados. La selección de los nueve miembros del jurado popular que juzgarán a los siete acusados, así como la lectura de los escritos de calificación por parte del secretario centraron la jornada de ayer en la Audiencia Provincial de Cádiz. CÁDIZ. El juicio por el denominado caso Sanlúcar un supuesto intento de soborno a un concejal del Partido Popular de Sanlúcar de Barrameda, comenzó ayer en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz con la comparecencia de los siete procesados, entre ellos el propio edil del PP y dos ex alcaldes socialistas. Este caso se remonta a octubre de 1999, cuando supuestamente se intentó comprar al edil popular del Ayuntamiento sanluqueño Manuel Ramírez para que no asistiese al pleno municipal en el que se iba a votar una moción de censura- -presentada por PP y PA- -contra el entonces alcalde, el socialista Agustín Cuevas. Curiosamente, Ramírez, para quien la Fiscalía pidió ayer la libre absolución, también se sienta en el banquillo acusado por el PSOE de haber iniciado la cadena de acontecimientos al ponerse en venta por 50 millones de pesetas, dos billetes de avión a Lisboa y un contrato de trabajo indefinido en el Ayuntamiento de Chipiona. El ex alcalde socialista de este municipio en aquella fecha, Luis Mario Aparcero, también se sienta en el banquillo de los procesados acusado de cohecho y cooperación necesaria, puesto que el contrato que se ofrecía a Ramírez era en su municipio. El ex concejal del PP en Sanlúcar, Manuel Ramírez (segundo por la izquierda) ayer en el banquillo junto al resto de los acusados La oferta incluía 50 millones de pesetas, dos billetes de avión a Lisboa y un contrato indefinido de trabajo El auto de los hechos pone sobre la mesa tres versiones distintas, según sea la acusación de la Fiscalía, del PP o del PSOE, a las que tendrá que enfrentarse el jurado. La primera indica que otro de los imputados, Rafael García Raposo, ex secretario de organización Catorce heridos al derribar un rayo la torre de una iglesia de León en la que se iba a celebrar un funeral BELÉN MOLLEDA PRIORO (LEÓN) Catorce personas resultaron heridas heridas ayer, tres de ellas graves, como consecuencia del impacto de un rayo en la torre de la iglesia de Prioro, parte de la cual quedó derruida y se vino abajo, según informaron a Ep fuentes de la Subdelegación del Gobierno en León. Cuatro de los heridos lo fueron por efecto de la fulguración del rayo y los otros diez por contusiones diversas. Tres de ellos fueron trasladados en dos helicópteros medicalizados y una ambulancia de soporte vital básico, todos ellos de Sacyl, hasta el Hospital General de León, mientras que los once restantes fueron evacuados al mismo centro sanitario en distintas ambulancias convencionales, según fuentes del Servicio de Emergencias 112. El alcalde de Prioro, Francisco José Escanciano, declaró que el suceso pudo convertirse en una verdadera tra- gedia ya que en esos momentos el templo y sus inmediaciones se encontraban muy concurridos porque se estaba a punto de oficiar una misa de funeral de cuerpo presente. Escanciano explicó que, sobre las cinco y diez de la tarde, la mayor parte de la gente, en torno a más de 200 personas, se hallaba ya dentro de la iglesia y otra veintena se disponía a hacer lo propio para asistir al funeral cuando un rayo impactó en la parte alta de la espadaña del templo y provocó que parte de la misma se derrumbara. Una parte de la estructura de la iglesia se cayó debido al impacto del rayo Como misiles La peor parte se la llevaron los que quedaban por entrar en la iglesia apuntó el regidor, quien explicó que la práctica totalidad de los heridos, cuya vida no corre peligro en ninguno de los casos, resultó afectada por efecto del propio rayo y no por el impacto de las casi tres toneladas de piedras y cascotes caídas desde lo alto de la torre, incluidas tres cruces de gran tamaño. La violencia del rayo fue de tal calibre que, según el alcalde, piedras de entre 50 y 100 kilos fueron proyectadas como misiles a casi un centenar de metros, parte de las cuales provocaron desperfectos tanto en el tejado de la ANA M. DÍEZ iglesia como en ocho o diez turismos que se encontraban allí aparcados, entre ellos el suyo propio, que sufrieron la rotura de lunas. Además, señaló que la fuerte descarga eléctrica dejó fundidas las instalaciones eléctricas del propio templo, así como las del Centro Cultural de la localidad.