Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 4 2006 Nacional 15 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA EL FRENTE VASCO Arnaldo Otegi y Juan José Ibarretxe, durante la reunión sincera, larga y profunda en términos políticos TELEPRESS Otegi avisa al Gobierno de que Batasuna no tiene intención de cambiar de nombre Pidió a Ibarretxe, durante sus tres horas de reunión, que frene a la Ertzaintza la coalición abertzale instó al lendakari a constituir con urgencia la mesa de partidos que aborde la independencia del País Vasco ANA ANTOLÍN VITORIA. El lendakari, Juan José Ibarretxe, aplazó hasta ayer la conclusión de la ronda de contactos que inició con el alto el fuego permanente anunciado por ETA, para poder entrevistarse con el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, que salió de prisión hace doce días. Otegi, que urgió a Ibarretxe a constituir la mesa de partidos y a verificar la voluntad de los Estados español y francés de respetar la decisión de los vascos, aseguró que no están dispuestos a cambiar el nombre de Batasuna para regresar a la legalidad. También le pidió al lendakari que ponga fin con urgencia a las actuaciones de la Ertzaintza contra la izquierda abertzale, desde detenciones a seguimientos de sus actos. Mas parco en palabras con la prensa que en otras ocasiones, el portavoz de Batasuna acudió al despacho del lendakari acompañado por Pernando Barrena y Juan José Petrikorena, que, al igual que él, estuvo en prisión por los actos violentos del 9 de marzo durante la huelga ilegal. Apenas desveló nada de lo tratado en una entrevista que calificó como sincera, larga, duradera y profunda en términos políticos A pesar de las dos horas y media de b El portavoz de reunión- -el encuentro de mayor duración de todos los que han constituido esta ronda de entrevistas- -Otegi reconoció, a preguntas de los periodistas, que casi no había hablado con el lendakari de cómo superar su legalización. Eso sí, aseguró que Batasuna no tiene intención de cambiar su nombre ni de refundaciones para regresar a la legalidad. Requisitos del Ejecutivo Como ya adelantó ABC, el abogado Íñigo Iruín negocia con el Gobierno la legalización de lo que ahora es Batasuna. El Ejecutivo le exige nuevos estatutos, que reflejen su rechazo al terrorismo, así como un cambio de nombre. La coalición se resiste a adoptar otras siglas, aunque guarda en su recámara varios nombres, que incluyen en algunos casos batasuna en caso de que finalmente no le quede otro remedio para poder presentarse a las elecciones de 2007, uno de sus objetivos prioritarios. Por el contrario, Otegi, a quien Ibarretxe le ha otorgado la condición de interlocutor político pese a pertenecer a un grupo ilegalizado, que, en lugar de adoptar Batasuna otra denomi- Otegi dice que la verificación también es saber si se va a respetar lo que decida Euskal Herria nación, más bien será el Estado el que cambie de instancias judiciales Dicho esto, lamentó que, tras el paso dado por ETA para abrir caminos se haya pasado a un momento en el que se intentan reproducir debates que no son reales subrayó. Otegi repitió que estamos ante una oportunidad real de construir un proceso que supere el conflicto político y armado y que, por ello, habían traslado al lendakari, en primer lugar, que debe acabar con urgencia con actuaciones de la Ertzaintza. Se refería a las detenciones de dos colaboradores del comando Vizcaya practicadas después del anuncio de tregua, así como a las prohibiciones de sus convocatorias y los seguimientos y filmaciones realizados a miembros de la izquierda abertzale. Sobre la respuesta ofrecida por el lendakari, afirmó, sin mas, que tiene conciencia de que estas actuaciones no contribuyen a crear un clima de confianza si no de crispación. En segundo lugar, los dirigentes batasunos trasladaron a Ibarretxe, que el pasado 4 de abril se entrevistó con Zapatero, que se dan todas las condiciones y que ya no caben excusas para abordar un diálogo multipartito que concrete la creación de una mesa de partidos- -que rechaza el PP- y se proceda a una verificación democrática de que se respetará lo que los vascos decidian. Esta, según explicó, consistirá en saber si vamos a ser capaces, en toda Euskal Herria, de construir lo que decida este país y los ciudadanos, y si va a ser respetado