Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes LIGA DE CAMPEONES SEMIFINALES, IDA MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC LOS DUELOS DEL PARTIDO El brasileño despertó en la segunda mitad y contagió al Barcelona para dejar encarrilada la semifinal. Se sacó de la nada una genial asistencia para que Giuly ejecutara a Dida y desde ese momento explotó, junto a Iniesta, todas sus cualidades, desquiciando a la experimentada zaga del conjunto italiano Ronaldinho, dueño de un partido áspero que resolvió con su magia TEXTO ENRIQUE YUNTA Era una de esas noches en la que se esperaba que apareciera una estrella, pues la constelación era enorme tanto en un bando como en otro. La tremenda igualdad durante la primera mitad en San Siro dejó la primera mitad sin brillo, cuanto menos en lo que a individualidades se refiere. Los marcajes al hombre se prodigaron en ambos conjuntos y las defensas se impusieron por encima de las genialidades. Hasta que apareció Ronaldinho, que entendía que el Barça necesitaba su talento. Y lo explotó al máximo en la reanudación. Le acompañó Andrés Iniesta, que realizó un trabajo impecable y se consolidó entre los grandes. El duelo era áspero, lo que otorgaba menos brío a los jugadores técnicos. Pero Ronaldinho decidió que no era necesario esperar a la vuelta del Camp Nou para vislumbrar el pico de la Torre Eiffel. El 10 del Barça se sacó de la nada una excelente asistencia para que Giuly ejecutara de primera a Dida. A partir de ahí, Ronaldinho se creció. Puso en práctica su depurada técnica y bailó él solito a todo el Milán: sombrero a Pirlo, cambios en diagonal precisos y serenidad cuando era necesario. Además, sacó una amarilla a Nesta, desquiciado ante los quiebros del incesante oponente. Cierto es que antes no estuvo especialmente acertado. Se le pegó desde que empezó a rodar el balón un perro de presa como Gattuso, que compensa su limitada técnica con una lucha constante, incansable en todo momento: si el azulgrana se escapaba, palo. Y así durante todo el encuentro. Durante los primeros 45 minutos, Ronaldinho jamás tuvo la ocasión de controlar el balón en condiciones, siempre con un milanista pegado. De todos modos, despertaba el nerviosismo en la grada cada vez que aparecía. Tanto le respetaba la afición que fue ovacionado durante el entrenamiento, hecho que honra a los tifosi Ancelotti tendrá pesadillas con él, capaz de resolver en solitario una eliminatoria de tal calibre. Sandro Rosell, en el libro que publica hoy, dijo que Rijkaard no le quería; pues bien, el técnico holandés le debe media vida. Su compatriota Kaká también tuvo una actuación destacada. Fue el rojinegro más activo y nutrió de asistencias a los hombres de arriba, pero no supieron corresponder. El 10 azulgrana dio toda una lección de fútbol y ofuscó a Kaká, el mejor de los milanistas Tanto Puyol como Nesta se emplearon a fondo en un encuentro en el que se exigía máxima concentración Ni Shevchenko ni Eto o estuvieron acertados, siendo el ucraniano el que tuvo la oportunidad más clara al principio porque el envite exigía una concentración máxima. Nesta se pegó a Eto o y apenas le concedió espacios. Por contra, Puyol se enganchó a Shevchenko. El capitán tuvo que corregir con fre- cuencia los desajustes de la zaga azulgrana, con Márquez especialmente desubicado. Un error del mexicano en la primera mitad obligó a Puyol a frenar a Kaká con una entrada arriesgada y se llevó la amarilla, con lo que quedó condicionado para el resto del partido. Luego se exprimió al máximo para abortar las acometidas italianas y tuvo que duplicarse para afrontar la ausencia de Oleguer, que cayó lesionado. Shevchenko- Eto o. No destacaron las líneas ofensivas. Shevchenko tuvo una ocasión clarísima en la primera parte, de esas que el ucraniano no acostumbra a perdonar. El ayer capitán del Milán- -no estaban ni Costacurta ni Maldini- -remató a bocajarro un centro de Seedorf en el minuto 14, pero su cabezazo golpeó en el cuerpo de Valdés. Shevchenko se entendió bien con Kaká y con el habilidoso Gilardino, sustituto anoche del eficaz Inzaghi, pero carecieron de mordiente. Mientras, no incordió Eto o como suele hacerlo. Tardó mucho en entrar en juego y no fue su mejor noche, pero por suerte para el Barça estaba Ronaldinho. Euforia controlada en los azulgrana Rijkaard: El resultado es estupendo, pero aún queda la vuelta E. O. MILÁN. Frank Rijkaard, cauto como siempre, controló la euforia al termino del partido. No negó que contar con este resultado para afrontar la vuelta de las semifinales ante el conjunto transalpino es más que positivo, pero a su vez pidió tranquilidad al barcelonismo, que sueña desde hace meses con la final de París: El resultado es excelente, estupendo. Pero no debemos olvidar que queda un segundo partido. De todos modos, la ventaja es importante El técnico holandés, quien destacó el buen hacer de Ronaldinho en San Siro, destacó las cualidades del rival y no quiso darlo por muerto: El Milán siempre es un rival peligroso y lo pondrá difícil en el Camp Nou. Precisamente por la calidad del rival estoy aún más contento, hemos ganado en un campo complicado y en un duelo con mucha tensión. La motivación de los jugadores ha sido más importante que la pizarra, se han comportado muy bien. De todos modos, no hay nada de euforia, el equipo está cumpliendo desde hace tiempo y juega a un nivel muy alto Mientras, su colega Carlo Ancelotti resaltó la igualdad que predominó durante todo el encuentro y lamentó la falta de acierto: Evidentemente, queríamos ganar y hemos jugado para eso. No lo hemos conseguido, pero lo intentaremos en Barcelona Ronaldinho, clave en el triunfo, explotó su modestia en la zona mixta: Me entreno mucho y me dedico al máximo; es mi trabajo. Doy gracias a Dios porque me ayuda en los momentos importantes. Pero aún quedan 90 minutos Otro de los hombres que más brilló sobre el césped de San Siro fue Andrés Iniesta, quien dijo que su buen trabajo tuvo mucho que ver con la entrega de sus compañeros: Lo importante es estar bien y me he sentido cómodo, aunque lo que manda es el resultado, tenemos la eliminatoria a favor. Pero hay que ser cautos porque ellos juegan muy bien fuera de casa. El trabajo del equipo ha sido muy bueno, el compañerismo es lo que hace fuerte a nuestro equipo Oleguer forzó la amarilla Puyol: No hemos ganado nada Avanzada la segunda mitad, sintió molestias musculares y vio que no podía continuar. Antes de ser sustituido, e intuyendo que la lesión se alargará más de una semana, forzó la tarjeta para estar limpio antes de la final de París. Van Bommel, Márquez y Puyol están apercibidos para la vuelta. También salió al paso Carles Puyol y aseguró que todo salió a la perfección: Si quieres ganar estos partidos tienes que jugar así. Es una victoria importante, pero no hemos ganado nada y tenemos que seguir trabajando. Todavía no vemos París; personalmente, respeto muchísimo al Milán Nesta- Puyol. Tuvieron trabajo los centrales en la cita de anoche. No porque se produjeran muchas ocasiones, sino