Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura SEMANA GRANDE DEL LIBRO MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Carmen Posadas recrea un Juego de niños sobre la maldad infantil b La nueva novela de la escritora uruguaya ahonda, en forma de thriller psicológico, en las secuelas de los amores y las maternidades tardías G. GIMÉNEZ MADRID. Sobre la maldad en estado puro, ésa que destila la infancia que aún no ha aprendido a medir las consecuencias de sus actos y sobre el precio a pagar por posponer el amor y la maternidad hasta etapas tardías ha construido Carmen Posadas las reglas de Juego de niños (Planeta) la novela con la que lleva su gusto por el thriller hasta el crescendo narrativo definitivo sin aparcar en los márgenes la sátira social ni el relato de costumbres. Siempre cercana al género, en esta ocasión la autora uruguaya realiza un relato psicológico que disecciona los mecanismos de la propia escritura, pequeña transgresión a pautas tradicionales en el gremio: Como los cocineros, los escritores nunca revelan sus recetas, pero aquí yo lo cuento todo: la investigación, la creación de personajes... confesó durante la presentación. La protagonista de Juego de nilos reflejo impúdico de Posadas, es una madura novelista de éxito inmersa en la creación de una obra de misterio y asesinato en la que, inconscientemente, reproduce un episodio oscuro de su niñez que empieza a repertirse en el entorno cercano de su hija, concebida durante un calculado viaje de apareamiento Referencias como ésta a nuevas formas familiares y a decisiones personales inconcebibles hace apenas veinte años salpican un relato que avanza en tres planos narrativos distintos, que no renuncia al humor y donde el destino incierto de los personajes confirma que Posadas es uno de esos escritores ciegos que desconocen hacia dónde caminan sus obras. Roncagliolo novela la muerte como única forma de vida b Tras Pudor -que Tristán Ulloa llevará al cine- el escritor peruano recrea en Abril rojo los sangrientos días de una semana non sancta en un Perú amenazado por Fujimori A. ASTORGA MADRID. La realidad no tiene ningún sentido estético para Roncagliolo. Por eso le llama la atención lo cerca que estamos todos de ser monstruos En Abril Rojo (premio Alfaguara) un hombre gris, mediocre, pulcro, pudoroso, refugiado en su horrible rutina, el fiscal Félix Chacaltana Saldívar, va descubriendo que no es tan distinto al asesino en serie que persigue y quizás hasta cierto punto es su cómplice en la medida en que él trata de no ver lo que ocurre apunta Roncagliolo. Chacaltana Saldívar observa, estudia los conflictos con una inocencia conmovedora y sella los informes con una mueca de duda en los labios. Abril rojo una novela en donde la muerte se convierte en la única forma de vida, habla de las cicatrices de la sociedad peruana, pero se acerca mucho a lo que hoy ocurre en Bagdad- -incide su autor- donde también se libra una guerra contra el terrorismo con medios militares. En algún sentido pudo ocurrir en la Guerra Civil española o en cualquier otra, porque cambiando tres nombres todas las guerras terminan por ser conceptualmente parecidas Roncagliolo glosa la guerra y la muerte, que son temas humanos, no peruanos y el horror, que es el mayor reto para un escritor porque va más allá de lo explicable, de lo razonable Dice la leyenda que en Perú levantas una piedra y te sale una historia costumbrista: Perú es un país tan complejo, conflictivo y absurdo por momentos que darle sentido es una empresa colosal y produce, por lo general, novelas aceptables sostiene el escribidor. Sergio Pitol, entre Fernando R. Lafuente y Virgilio Zapatero CORINA ARRANZ Fernando R. Lafuente: Sergio Pitol es hoy la mejor genealogía borgiana ABC ALCALÁ DE HENARES. El escritor mexicano y premio Cervantes 2005 Sergio Pitol visitó ayer por primera vez la cuna cervantina, Alcalá de Henares, ciudad en donde recibirá el galardón de manos del Rey el próximo viernes, y se mostró asombrado por su belleza Pitol participó en el acto- coloquio titulado El autor y su obra organizado en su homenaje dentro de la programación del Festival de la Palabra que promueven el Ayuntamiento complutense y la Universidad de Alcalá (UAH) Su cicerone alcalaíno fue el director del ABCD las Artes y Letras, Fernando R. Lafuente, quien subrayó que Sergio Pitol forma parte de la mejor genealogía de la literatura en español del siglo XX, la que tiene en Borges el principio de todo: Pitol posee un estilo sobrio y contundente, sin excesos ni barroquismos, que demanda a cada instante la presencia del lector. El escritor mexi- cano es un lector que escribe, un autor que lee Fernando R. Lafuente explicó que la obra narrativa y ensayística de Pitol se distingue por la cadencia del ritmo de su frase, por la claridad insobornable de sus descripciones, por el paisaje intelectual de una tradición literaria creada a través del diálogo intemporal con otros autores; esa polifonía de voces que compone la biblioteca de babel personal en la que uno se pierde con fevor a cada paso Una escritura conjetural, abierta, que refleja los diversos espejos de la vida, en los que las máscaras se ensombrecen y se pierden: Es la de Pitol, una obra mayor en la monumental narrativa hispanoamericana del último medio siglo concluyó. La vicerrectora de Extensión Cultural de la Universidad, Dolores Cabañas, señaló que Pitol ha participado de forma muy activa en todos los actos previstos: Es su propio comisario