Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MIÉRCOLES 19 4 2006 ABC Con el siglo XXI, las estatuas han vuelto a los museos y los rockeros al bar Los hermanos Auserón graban un álbum de versiones de clásicos del rock llega al mercado después de servir de argumento a la larga gira realizada el año pasado por los líderes de Radio Futura JESÚS LILLO MADRID. Los grupos jóvenes suelen comenzar haciendo versiones y reconociendo su veneración por los clásicos, pero nosotros hemos tardado cuarenta años, primero como aficionados y luego como profesionales, en hacer ese trabajo comenta Santiago Auserón sobre Las malas lenguas (Dro) álbum que reúne doce adaptaciones de clásicos del rock firmadas en castellano por quien fuera letrista de Radio Futura. Después de presentarlas en una gira que concluyó la pasada temporada, los hermanos Auserón editan un pedazo de historia y de pasión por el clasicismo. Pese a deambular por el escenario de los años ochenta y noventa, cuando Radio Futura emitió sus frecuencias, Santiago y Luis Auserón han evitado reflexionar sobre el pop de su tiempo para rehacer piezas- -The Kinks, Bob Dylan, The Troggs, James Brown, Elvis Presley, Otis Redding- -de primera generación. Creo que hay que llevar la memoria lo más lejos posible, estirarla hasta donde sea posible y no quedarse por el camino. En la Nueva Ola, cuando nosotros comenzamos a tocar, ya se daba el revivalismo, pero en los años cincuenta y sesenta- -explica Santiago Auserón- -todo era nuevo: los negros y los blancos se encontraron en los estudios de grabación y de allí salieron chispas... No podemos olvidar todo lo que tenían esas canciones Las malas lenguas cierra el expediente de una asignatura pendiente para los hermanos Auserón, pero también representa un ejercicio de conb Las malas lenguas fianza en una forma cultural que aún consideran devaluada. Se suele hablar- -comenta Santiago- -de la cultura del rock, pero ligada al sexo, a la juventud, a probar cosas... Pocos han decidido entrar en el taller sonoro del pop para advertir sus virtudes artísticas o literarias En los años sesenta- -añade Luis- -hay quien soñaba con sacar el arte de los museos, y entonces daba lo mismo una canción de Jim Morrison que un cuadro de los expresionistas norteamericanos o que una película de Antonio- ni: la gente estaba abierta a una transversalidad cultural que creo que ha desaparecido. Con el siglo XXI, las estatuas han vuelto a los museos y los rockeros al bar El pop español está muy malito La nueva empresa de los hermanos Auserón es más académica que recreativa. Siguen interpretando en directo algunos éxitos de Radio Futura- las canciones se han portado bien con nosotros y les devolvemos el favor dice Santiago- pero ponen to- do su empeño en la recreación de una antología comisariada para afinar el oído de la audiencia. Estas canciones tienen savia suficiente para revitalizar el pop español, que está muy malito. Hay que ampliar el disco duro de la sociedad, darle el doble de capacidad para que le quepan veinte años más de rock. A partir de ahí, podemos volver a empezar otra vez comenta el cantante. Es necesario entender la huella de las canciones, de la radio, de la televisión, de todo lo que sucedió en un siglo que pasó demasiado deprisa; si no, corremos el riesgo de terminar como guijarros sometidos a la acción de las mareas concluye Santiago Auserón, que ha vuelto a dar muestra de su solvencia literaria al traducir sin traumas formales- hay que tener mano de taller asegura- -unas canciones lastradas por el carácter monosilábico y maleable del idioma inglés. Santiago y Luis Auserón, ayer, durante la entrevista IGNACIO GIL Serrat regresa a la lengua catalana con Mô un disco dedicado a la ciudad de Mahón DAVID MORÁN BARCELONA. Sólo dos años después de someterse a una operación de cáncer de vejiga, Joan Manuel Serrat recupera su voz poética para cantarle al Mediterráneo, a la lluvia, al amor, a su hija Candela, al desaparecido Josep María Bardagí y, sobre todo, a Mahón, micromundo fantástico al que el cantautor barcelonés piropea en Mô primer trabajo compuesto y grabado íntegramente en catalán desde Material sensible (1989) A sus 62 años y con más de una treintena de discos publicados, Serrat reconoce sentirse mucho más libre para encarar proyectos discográficos que responden a razones personales que tienen mucho que ver con el ser humano y muy poco con el mercado musical En este caso, la libertad ha llegado de la mano del idioma y ha cristalizdo en una declaración de amor hacia una tierra que el cantautor ha convertido en lugar de descanso y fuente de inspiración. Parte del trabajo de Mô así como muchas otras canciones, ha nacido teniendo como referencia el escenario de Mahón, por lo que creía que merecía un agradecimiento por escrito explicó ayer Serrat a propósito de un disco cuyo título reproduce el nombre con el que se refieren a Mahón los lugareños. La libertad es también lo que empuja a Serrat a calificar Mô como un disco limitado Es limitado, ya que el idioma marca una limitación, por lo que es muy difícil que esté en el aparador de lujo de la comunicación reconoció. La gira, que arrancará el próximo 27 de abril en Mahón y se detendrá entre el 9 y 28 de mayo en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC) será, pues, la gran aliada de un disco que, de momento, ya ha conseguido agotar todas las entradas para los 17 recitales que Serrat ofrecerá en Barcelona. No pienso renunciar a cantar una sola canción de este disco. Son canciones que difícilmente pasarán por los medios de comunicación, por lo que no quiero perder la oportunidad de recordarle a la gente que existen anunció. También tendrán la oportunidad de descubrir que Mô existe en Madrid, donde Serrat actuará el 30 y 31 de mayo espantando así el fantasma de la catalanofobia. Las fobias van y vuelven. Todas nacen de la ignorancia, e ignorantes hay en todas partes. Nadie tiene la exclusiva apuntó. Defensor de su cancionero como un todo, Serrat evitó también destacar alguna de sus composiciones por encima de otras. Sí que soy capaz de distinguir entre las que me han permitido formarme y las que me han permitido vivir, pero en cuanto a estimación, mi memoria sentimental está más ligada a las canciones de otros que a las mías señaló.