Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 4 2006 Sociedad 51 Tecnología Tecnología RFID La tecnología RFID Radio Frequency Identification permite identificar un objeto a través de radiofrecuencia a una distancia que va desde los dos centímetros hasta los tres metros, sin que sea necesario establecer un contacto directo con él. La identificación de objetos con RFID se hace mediante etiquetas. Éstas tienen en su interior un sistema de información inalámbrico formado por la propia etiqueta, una antena y un radio transmisor- receptor. La lectura se realiza cuando la etiqueta RFID entra en una zona electromagnética creada por el lector que decodifica los datos y los envía a un ordenador. El chip de las etiquetas almacena información y es capaz de actualizarla. Por ejemplo, en productos contiene información sobre su procedencia, características, fecha de envasado y de caducidad, etcétera. Las etiquetas RFID se utilizan en las cadenas de aprovisionamiento de productos, en la trazabilidad de medicamentos y en la identificación de animales, entre otros campos. El fin del proyecto encargado por el Ayuntamiento de Estocolmo era reducir los atascos, mediante un cambio de hábitos de la población, y mejorar el medio ambiente. Como muestra del impacto conseguido está el hecho de que han tenido que reprogramar los horarios de los autobuses urbanos porque llegaban antes de la hora prevista. De paso, también se ha reducido el número de multas en un 29 por ciento. Para que el sistema basado en pago de peajes en determinadas horas del día tuviera éxito, el Gobierno sueco y el ayuntamiento de la ciudad invirtieron en infraestructuras de transporte público. Esto es, 12 líneas rápidas de autobús nuevas, la ampliación del servicio en 18 líneas y 1.800 nuevas plazas de aparcamiento en estaciones de tren de cercanías, fuera del centro de la ciudad. Todo lo recaudado durante los siete meses en que se aplicará el sistema se destinará a mejorar los transportes públicos. El 17 de septiembre, los suecos están invitados a votar en un referéndum si continúa en funcionamiento este modelo. Peaje en uno de los puentes de acceso a Estocolmo. En los arcos, dispositivos RFID y cámaras para identificar vehículos ABC Un sistema informático consigue reducir un 25 por ciento el tráfico en Estocolmo Ha aumentado el uso del transporte público en 40.000 usuarios cada día b El proyecto, basado en el pago de peajes, tiene una duración de siete meses, y en septiembre los suecos decidirán en referéndum si se sigue utilizando MARTA VILLALBA MADRID. La tecnología RFID sirve para la identificación de objetos a distancia mediante radiofrecuencia. Está implantada, sobre todo, en los supermercados, como un sistema para saber exactamente cuántos productos están en el almacén, en las estanterías o se han vendido. Esta tecnología, muy conocida y consolidada, proporciona una identificación inequívoca, motivo por el cual se ha integrado en las arterias del corazón de la ciudad de Estocolmo para gestionar el tráfico: el resultado de aplicar el sistema, ideado para que los habitantes cambien de hábitos y cojan los medios de transporte públicos en vez del coche para ir al centro, es que se ha logrado reducir en un 25 por ciento el volumen de tráfico en esa zona (en el primer mes de su puesta en marcha) con un incremento del uso del transporte público de 40.000 usuarios más cada día. El sistema consiste en que todos los coches registrados en Suecia que se adentran de lunes a viernes en un área de 24 kilómetros cuadrados del centro de la ciudad (donde se han instalado 18 puntos de control, con cámaras digitales y sensores para la identificación de vehículos) tienen que pagar por ello. El coste varía en función de la hora del día. En horas punta (7.30 a 8.30) el pre- cio es de dos euros, a otras cuesta uno. Entre las 18.30 y las 6.30 circular por esa zona es gratuito. En días festivos tampoco tiene coste. Existe una tarifa máxima al día de seis euros. Ambulancias, taxis, autobuses y coches respetuosos con el medio ambiente están exentos del abono. El usuario elige si prefiere pagar (para ello tiene un plazo máximo de cinco días, si no se abona pasado este lapso se genera una multa) directamente sobre su cuenta bancaria o en efectivo en pequeños comercios y quioscos. El cargo se genera automáticamente, a través de internet, una vez identificado el vehículo al pasar por los puntos de control. Este reconocimiento puede hacerse de dos maneras: bien (con tecnología RFID) el propietario del vehículo tiene la opción voluntaria de pegar una tarjeta o etiqueta electrónica del tamaño de un paquete de tabaco en el cristal delantero junto al espejo retrovisor del interior del vehículo; o bien no instala nada y la identificación se efectúa cuando unas sofisticadas videocámaras leen la matrícula. Un software gestiona las imágenes. El sistema registra al día el paso de una media de 350.000 vehículos. Y es que la complejidad del proyecto, diseñado, implantado y operado por IBM, no está en las tecnologías utilizadas sino en la integración de todas ellas en los procesos. Un superordenador realiza la más precisa simulación informática de los agujeros negros ABC MADRID. Investigadores de la NASA han alcanzado un nuevo hito en supercomputación con el que ha sido posible reconstruir cómo se comportan y qué apariencia tienen las ondas gravitatorias que emiten los agujeros negros los objetos cósmicos más enigmáticos del Universo. Estos objetos supermasivos tienen campos gravitatorios tan potentes que engullen toda la materia que les circunda en el cosmos. Ni siquiera la energía lumínica de esos objetos puede escapar a la fuerza de gravedad que generan, hasta el punto que resultan invisibles para los telescopios espaciales y terrestres. De ahí el nombre de agujero negro Para intentar desentrañar la naturaleza de estos misteriosos objetos, científicos del Goddard Space Flight Center utilizaron una nueva forma de trasladar las ecuaciones de Albert Einstein al lenguaje informático, de forma que fuese posible descifrar de qué manera se propagan las ondas gravitatorias cuando colisionan dos agujeros negros masivos. Otros equipos de investigadores habían intentado ese mismo objetivo, pero fracasaron en su intento. La NASA anunció ayer que, con ayuda de su más potente superordenador, este equipo sí ha logrado con éxito culminar su simulación informática. Las ondas gravitatorias de los agujeros negros no han podido ser detectadas hasta ahora por los científicos porque apenas interactúan con la materia, de forma que pueden penetrar el polvo y gas que enmascara a estos objetos supermasivos. Debido a estas grandes dificultades, los astrofísicos han depositado sus esperanzas en el potencial de la supercomputación para conocer mejor los agujeros negros